Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.10 | Siguiente

Actualizado: enero, 2017

 

अभावप्रत्ययालम्बना वृत्तिर्निद्रा॥१०॥

abhāvapratyayālambanā vṛttirnidrā ||10||

El sueño [sin ensueños] es un proceso [mental] que se fundamenta en la idea de ausencia [de otros procesos mentales]

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

Nidrā-el sueño es un vṛtti que se fundamenta en un pratyaya-pensamiento que surge sobre la ausencia

Georg Feuerstein

El sueño es una fluctuación basada en la idea [pratyaya] de no ocurrencia [de otros contenidos de la conciencia]

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

La fluctuación del sueño se basa en la intención de no ser

P. V. Karambelkar

El vṛtti basado en la experiencia de (total) ausencia (de contenidos en citta) es nidrā (sueño sin ensueños)

James Haughton Woods

El sueño es una fluctuación [del complejo mental] basado en la causa de la negación [transitoria] [de las fluctuaciones del sueño y la vigilia]

Pandit Usharbudh Arya

El sueño es la modificación u operación del campo mental que recurre al conocimiento de ausencia o negación y a la causa del mismo

Fernando Tola y Carmen Dragonetti

El sueño profundo (nidrā) es un proceso (vṛtti) cuyo fundamento (ālambana) es la experiencia (pratyaya) de la inexistencia (abhāva)

Emilio García Buendía

El sueño (es) una oscilación (mental) basada en un contenido cognitivo no existente

Oscar Pujol

El sueño es un proceso mental que depende de la percepción de la ausencia

 

Vocabulario

abhāva-pratyaya-ālambanā vṛttiḥ nidrā

nidrā (el sueño es) abhāva-pratyaya-ālambanā-vṛttiḥ (un proceso basado en la idea de ausencia)

 

abhāva-: no suceder, no aparecer; 1) destrucción, supresión, desaparición, ausencia; 2) carencia de existencia.

—En los estados de conocimiento cierto, conocimiento erróneo, conocimiento ilusorio y conocimiento nacido del recuerdo, se permanece despierto. La mente y la conciencia resultan arrastradas por los sentidos hacia los objetos externos: de esta forma se adquiere conocimiento. En el sueño profundo, estos cuatro tipos de conocimiento se hallan ausentes: los sentidos de la percepción dejan de funcionar porque su amo, la mente, descansa. Esto es abhāva, un estado de vacuidad, una sensación de ausencia (Iyengar, BKS “Light on the Yoga Sūtras of Patañjali”).

pratyaya-: noción, intención, idea presente; 1) representación, conocimiento; 2) pensamiento que surge, aparece o se muestra, es decir, aquello que viene al encuentro de la conciencia, paso final en la formación gestáltica; 3) denota cualquier contenido de la conciencia, incluyendo las modificaciones mentales (vṛtti) y el conocimiento trascendente (prajñā).

—Este aforismo pone de manifiesto que el estado de sueño, aunque no tengamos conocimiento de él mientras sucede es, no obstante, un contenido de conciencia contemplado por el Si-mismo trascendental. Patañjali utiliza la palabra pratyaya, traducida aquí como “idea”, para hacer referencia a un contenido concreto de la conciencia (Feuerstein, Georg “The Yoga Tradition” pag 289).

—El término pratyaya tiene un significado propio y básico, bien definido, que se acomoda a todos los sūtras en los que aparece. Dicho significado es el siguiente: etimológicamente, pratyaya deriva de prati + i que significa “ir hacia”, “ir al encuentro de”, es un nombre de agente formado por el sufijo –a; la idea básica que expresa es: “aquello que viene hacia uno”, “aquello que viene al encuentro de uno”. Tanto las ideas y las imágenes como las experiencias y las vivencias son pratyayas en cuanto que ellas, por decirlo así, vienen hacia la mente, se presentan ante la conciencia. En los sūtras II.20, III.2-12-17-19-35 y IV.27 se trata de ideas. Es por ello acertado traducir en estos sūtras el término pratyaya por “representación”, “idea”, “idea que se presenta”, o términos similares. Pero en los sūtras I.10-18-19 se trata de experiencias o vivencias, pero sin perder de vista que tanto en estos sūtras como en los anteriores, se trata de un solo y único proceso, aquel en virtud del cual “algo llega a la conciencia” (Tola y Dragonetti, “Yogasutras de Patañjali” pag. 68).

Pratyaya tiene varios significados, dos de los cuales son relevantes para los sūtras. Puede significar causa, tal como se utiliza en las fuentes budistas, y que es como Vācaspati Miśra lo entiende aquí (igual que en I.19). En otros (II.20, III.2, 12, 17, 19, 35) —y también podría considerarse aquí en este sentido— se refiere a la imagen del objeto impresa en la mente, es decir, a un conocimiento, tal como se entiende en la tradición Vedānta. En la teoría de conocimiento del Yoga, las energías sensoriales, fluyen con la mente a través de los sentidos para captar los objetos (pratyaya, de prati + i, “ir hacia delante”) e imprimir imágenes de dichos objetos en la mente (los cuales son a continuación presentados ante puruṣa, a través de buddhi). Estas impresiones o cogniciones son pratyayas. Aunque algunas veces los comentadores las utilizan como sinónimo de los vṛttis, ambos se distinguen porque representan una impresión singular, instantánea, mientras que un vṛtti es más un flujo de pensamientos o imágenes que puede contener series de pratyayas (Bryant, Edwin F., “Yoga Sutras of Patañjali” pag. 43).

Pratyaya significa en este sūtra “idea, noción o representación”, a diferencia de “experiencia” que implica un tipo de conocimiento presencial y directo no compatible con el término pratyaya en sūtras sucesivos. Pratyaya es “noción” pues no se puede concebir la no-existencia más que por una idea y nunca por una percepción directa o experiencia, ya que no tiene correlato real (Ballesteros Arranz, Ernesto “Yogasutras de Patañjali”).

ālambana (ālambanā): (f, nom, sg) dependiente, basado o soportado por algo; 1) fundamento, base, soporte, apoyo; 2) presencia continua en la memoria reciente.

vṛtti (vṛttiḥ): (f, nom, sg) modificación, giro, fluctuación; 1) remolino, torbellino; 2) proceso o actividad.

nidrā (nidrā): (f, nom, sg) sueño; 1) sueño sin ensueños, sueño profundo, 2) enmascaramiento, ocultamiento, 3) uno de los cinco tipos de procesos mentales (cittavṛtti), que tiene lugar durante el sueño profundo (nidrā) y se fundamenta en la sensación de ausencia de otros contenidos mentales.

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

ca samprabodhe pratyavamarśāt pratyaya-viśeṣaḥ |

El (sueño profundo) es una vivencia especial (de la que se es consciente) al despertar.

 

kathaṃ? sukham aham asvāpsam,

¿Cómo es que (a veces) se tiene (una sensación) agradable al despertar,

 

prasannaṃ me manaḥ prajñāṃ me viśāradīkaroti | |

(como por ejemplo) “he dormido bien; mi mente está tranquila y mi entendimiento se ha aclarado”,

 

duḥkham aham asvāpsam, styānaṃ me mano bhramaty anavasthitam |

(o desagradable, como) “he dormido mal; mi mente está oscura y confusa”,

 

gāḍhaṃ mūḍho’ham asvāpsam |

(o indiferente, como) “he dormido sumido en el estupor;

 

gurūṇi me gātrāṇi,

mis miembros parecen cansados

 

klāntaṃ me cittam |

(y) mi mente débil y perturbada,

 

alasaṃ muṣitam iva tiṣṭhatīti |

como si alguna fuerza se hubiera apoderado de ella”?.

 

sa khalv ayaṃ prabuddhasya pratyavamarśo na syād asati pratyayānubhave | tadāśritāḥ smṛtayaś ca tad-viṣayā na syuḥ |

Ciertamente, esta sensación de lo que se ha conocido (durante el sueño profundo) no existiría si no hubiese (ninguna) experiencia vivencial. Igualmente, los recuerdos relativos a ese (sueño profundo) no existirían.

—En el sueño (nidrā), en el sentido de dormir, también se produce algún tipo de acto psíquico que deja cierto rastro en la consciencia dado que se puede decir “qué bien he dormido” o “he tenido pesadillas” o “no he descansado nada”. Pero lo característico de dicha “oscilación” en la consciencia que se da en el sueño es que se basa (ālambana) en la ausencia o carencia (abhāva) de un contenido representacional o icónico (pratyaya), parecido a la sensación del dolor, que se presenta en otro tipo de “oscilaciones” mentales (vṛtti). Dicho “rastro” en la consciencia que se produce al dormir no se genera en aquellos casos en los que un paciente es sometido a anestesia general pues en esas circunstancias nadie puede proferir frases como las citadas anteriormente al despertar (García Buendía, Emilio, “El yoga como sistema filosófico”, pag. 215).

—El sueño es un vṛtti metido en las células cerebrales o en la sustancia mental circunscripta en la conciencia individual y que forma parte de lo que se llama la capa inconsciente de la mente. Es una consciencia dormitante que experimenta la ausencia de todas las cosas experimentadas en el estado de vigilia. Si no fuera una experiencia, la mente nunca podría haberla recordado (Desphande, P.Y. “El auténtico Yoga”).

 

tasmāt pratyaya-viśeṣo nidrā |

Por tanto, el sueño profundo es una vivencia especial (un tipo concreto de actividad mental).

 

ca samādhāv itara-pratyayavan niroddhavyeti ||10||

(La identificación con el sueño profundo) debe ser inhibida en el samādhi, igual que con las otras vivencias (pratyaya).

—En estado despierto se encuentran activos tanto los órganos de los sentidos y de la acción como el asiento del pensamiento. En el estado dormido sólo continúa activo el asiento del pensamiento, el cual cesa también su actividad durante el sueño profundo. El sentimiento de insensibilidad que aparece en el cuerpo justo antes de dormir es la inercia o tamas. En algunos casos, durante las pesadillas se activan los órganos de los sentidos pero no los de la acción. Se puede oír y ver parcialmente pero no se puede uno mover, como si el cuerpo estuviese congelado. Esta sensación de estar inmovilizado es el tamas anterior. La modificación mental que ocasiona este tamas es el sueño. Puesto que la actividad se encuentra suspendida durante el sueño debido a la influencia de la inercia ocasionada por tamas, surge un estado de quietud que es totalmente opuesto al estado de quietud que aparece con la concentración. El estado de sueño no produce una quietud voluntaria y transparente, al contrario que en la concentración. El sueño es como el agua calma pero turbia, mientras que la concentración es como el agua calma pero clara. Con ejemplos de ayuda, el comentador cita los tres tipos de sueño debidos a los tres guṇa y a su naturaleza como vṛtti. En algunos casos, durante el sueño existe un sentimiento confuso que ocasiona el recuerdo de haber dormido. Realmente, al producirse el sueño solo queda el sentimiento de haber dormido. Anteriormente se ha dicho que toda modificación mental es una especie de conocimiento. Durante el sueño profundo, tiene lugar una sensación oscura e inerte con respecto al cuerpo que produce una modificación mental, la cual es una especie de conocimiento derivado. En los estados de vigilia y de sueño con ensoñaciones surgen procesos mentales como pramāṇa, pero durante el sueño profundo no hay tales procesos. El sueño es un estado relacionado con el poder de retención, o en otras palabras, el sueño es una sensación de languidez que produce un sentimiento borroso del cuerpo; el conocimiento de tal sentimiento es la modificación mental denominada nidrā. Se consigue eliminar la modificación mental debida al sueño profundo con la práctica de la inmovilidad corporal. Con ello, el sueño, que es una reacción para compensar el desgaste corporal, se vuelve innecesario. En este estado de quietud corporal es preciso permanecer en concentración practicando la atención constante o smṛtisadhana, a fin de descansar también la actividad cerebral. La principal práctica para vencer nidrā se denomina sattvasamsevana (el cultivo del autoconocimiento). La vigilancia constante dirigida hacia la investigación de sí mismo, por ejemplo “no quiero olvidarme”, se denomina saṃprajanya. Únicamente esta práctica continuada largo tiempo con firmeza día y noche consigue vencer nidrā, conduciendo la mente hacia saṃprajñāta yoga. Alcanzando este estado y superándolo posteriormente se llega a la concentración asaṃprajñāta. Igual que se manifiestan poderes extraordinarios en algunas personas, también se puede lograr la necesidad de no dormir en algunos (no confundir con el insomnio). Pero si no se acompaña de la cesación de las otras modificaciones mentales no se puede decir que sea yoga. Cuando se practica smṛtisadhana se puede caer en el adormecimiento y así parar los procesos. En este caso, la cabeza se inclina y, aunque algunos pueden permanecer erectos, la respiración se vuelve como durante el sueño. A menudo, prevalece un confuso sentimiento de felicidad debido a la ausencia de cualquier esfuerzo y no se producen recuerdos de ningún tipo. Este estado debe evitarse practicando el sattvasamsevana mencionado anteriormente (Hariharānanda Āranya, Swami “Yoga philosophy of Patañjali”).

—Dado que es un proceso mental, el sueño tiene que ser obstruido si se quiere conseguir la contemplación yóguica, igual que los otros procesos mentales. La victoria sobre el sueño, que conlleva un estado de vigilia permanente en el que la mente no se cansa, porque descansa de forma natural en su estado contemplativo, es una de las prácticas más difíciles del yoga y de cualquier disciplina espiritual que aspire a una trascendencia de las limitaciones mentales. Esto se consigue mediante el guṇa sattva, el elemento más transparente y refinado de la mente (Pujol, Oscar "Yogasūtra", pág. 72).

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

abhāvapratyaya ālambanaṅ yasyā vṛttēḥ tathōktā. tadduktaṅ bhavati -- santatamudriktatvāttamasaḥ samastaviṣayaparityāgēna pravarttatē vṛttiḥ nidrā. tasyāśca sukhamahamasvāpsamiti smṛtidarśanāt smṛtēścānubhavavyatirēkēṇānupapattērvṛttitvam ||1.10||

Esto es lo que se dice de aquella modificación de la mente, cuyo fundamento se encuentra en la idea de lo inexistente. Esto quiere decir que el sueño profundo (nidrā) es aquella modificación de la mente que se presenta acompañada por la desaparición de todo objeto de conocimiento, ocasionada por la oscuridad (tamas) que siempre la precede. Y su condición de ser una modificación de la mente se deduce de la consideración de que uno se recuerda diciendo: “he dormido bien", y este recuerdo sólo es posible si ha existido algún estado de conciencia.

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

La no-existencia (abhāva) significa en este caso ausencia del estado de vigilia, y no la inexistencia en sentido absoluto, porque de esta última no podemos tener noción alguna (es la diferencia entre la no-existencia objetiva —abhāva— y la nada o no existencia absoluta, que es impensable y, por ende, absurda). La noción de no existencia significa que tenemos una idea de esa inexistencia.

El proceso mental del cual esta idea es el fundamento (ālambana) es el que se basa en la noción de no-existencia, y esto es nidrā, el estado de sueño sin ensueños (suṣuptaavasthā).

 

Nāgojī Bhaṭṭa — Yoga-sūtra-vṛtti (s. XVI)

Tamas cubre el intelecto y se convierte en la vivencia (pratyaya), es decir, es la causa de la falta de modificaciones descritas de la conciencia. El sueño, que tiene a tamas como su soporte, es una modificación que tiene la forma de la percepción posterior “estar durmiendo”, y los estados de bienestar, etc., escondidos tras los oscuros objetos que cubren tamas.

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.10 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación