Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.12 | Siguiente

Actualizado: enero, 2017

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

atha-āsām nirodhe ka upāya iti—

Ahora bien, ¿cuáles son los medios para detener (la identificación con los procesos mentales)?

 

अभ्यासवैराग्याभ्यां तन्निरोधः॥१२॥

abhyāsavairāgyābhyāṃ tannirodhaḥ ||12||

Mediante la práctica [de los métodos del yoga] y el desapego, cesa [la identificación con los procesos mentales]

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

El nirodha-finalización de aquellos (vṛtti) tiene lugar mediante abhyāsa–práctica y vairāgya-no-apego

Georg Feuerstein

La restricción de éstas [fluctuaciones se alcanza] a través de la práctica [yóguica] y la ausencia de pasión

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

A través de la práctica y la ausencia de pasión surge la restricción

P. V. Karambelkar

El nirodha (cesación completa) de ese (vṛtti) (se alcanza) a través de los dos (es decir), práctica y desapego

James Haughton Woods

Su restricción es por [medio] de práctica y ausencia de pasión

Pandit Usharbudh Arya

El control de éstos vṛttis se efectúa mediante práctica y desapego

Fernando Tola y Carmen Dragonetti

Su represión (nirodha) (se realiza) mediante el abhyāsa y el desapego (vairāgya)

Emilio García Buendía

Mediante la práctica intensa y el desapego (se consigue) su detención (de la actividad mental)

Oscar Pujol

La detención [de los procesos mentales] se produce mediante la práctica y el desapego

 

Vocabulario

abhyāsa-vairāgyābhyāṃ tad-nirodhaḥ

abhyāsa-vairāgyābhyāṃ (mediante la práctica de las técnicas del yoga y el desapego,) tan-nirodhaḥ (la cesación de esto)

 

abhyāsa-: práctica, ejercicio repetido, disciplina, estudio; 1) práctica específica, ejercicio concreto; 2) esfuerzo por estabilizarse en el estado de yoga; 3) sacar fuera de contexto.

vairāgya (vairāgyābhyāṃ): (n, ins, du) mediante el desapego y..., por medio de la indiferencia y...; 1) con la conciencia de dominio que posee quien no tiene deseo por ningún objeto visto o revelado, y con...

—La práctica perseverante es una forma de actuar, y de ella surge el desapego. Ambos, son interdependientes formando un par indisociable, unidos por su complementariedad. Por un lado, la práctica perseverante, o compromiso con una vía espiritual, conlleva el desapego ante otras vías. Por otro lado, el apego a la vía escogida también debe evitarse. Hay que desapegarse de la práctica como algo en sí mismo, aunque toda la energía se dedique a ella. El uso del ablativo dual (abhyām: origen) acentúa la indisociabilidad de la pareja, implicando una fuerte unión entre la perseverancia y el desapego (Bouanchaud, Bernard “The essence of Yoga”).

tad- (tan-): de aquello, de ello, de esto; 1) de la identificación con los vṛttis.

nirodha (nirodhaḥ): (m, nom, sg) restricción, control, supresión; 1) inhibición o limitación de la acción dentro de un área definida; 2) proceso de supresión, cesación o quietud mental.

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

citta-nadī nāmobhayato vāhinī | vahati kalyāṇāya vahati pāpāya ca |

La corriente mental puede fluir en dos sentidos opuestos: hacia lo positivo y hacia lo negativo.

 

tu kaivalya-prāg-bhārā viveka-viṣaya-nimnā kalyāṇa-vahā,

Cuando se dirige hacia la liberación (kaivalya), discurre por el ámbito del discernimiento (viveka), que es el camino correcto o positivo.

 

saṃsāra-prāg-bhārāviveka-viṣaya-nimnā pāpavahā |

(Por el otro lado), cuando se dirige hacia el saṃsāra (ciclo de nacimiento y muerte), se vuelve hacia el fracaso en el discernimiento, que es el camino negativo.

 

tatra vairāgyeṇa viṣaya-srotaḥ khilīkriyate,

Con el desapego (vairāgya) se reduce la corriente mental hacia los objetos (externos).

 

viveka-darśanābhyāsena viveka-srota udghāṭyata ity ubhayādhīnaś citta-vṛtti-nirodhaḥ ||12||

Con la práctica (abhyāsa) se orienta el curso de la corriente de manera favorable hacia la discriminación. Por consiguiente, la cesación de (identificación con) los procesos mentales depende de ambos (abhyāsa y vairāgya).

—La práctica y la renuncia son los medios más comunes para lograr la salvación (mokṣa). Todos los métodos se encuentran incluidos en estos dos, los cuales son específicamente tratados en el Bhāgavad Gītā. Solo se menciona la práctica del conocimiento discriminativo porque es la práctica principal. A mayor práctica, mayor beneficio. El objetivo de la práctica es la concentración con una poderosa disciplina física, mental y moral. Las dificultades que puedan presentarse no deben ocasionar desaliento, sino que debe proseguirse con firmeza. Muchos, al encontrar dificultades y sentirse incapaces de dominar el tumulto interior, tratan de consolarse con la idea “Dios me empuja hacia el camino del apego”. Pero debe recordarse que, sea bajo la dirección de Dios o de cualquier otra manera, el resultado de la práctica incorrecta conduce al dolor y el de la correcta a la felicidad (Hariharānanda Āranya, Swami “Yoga philosophy of Patañjali”).

—La práctica y el desapasionamiento constituyen los dos polos de cualquier disciplina de yoga. El primero representa el empeño por realizar el sí mismo mediante técnicas de interiorización y unificación; el segundo representa la actitud correspondiente de relajar el ansia por el mundo externo de la multiplicidad (Feuerstein, Georg “The Yoga-Sūtra of Patañjali”).

—El autor propone un medio denominado abhyāsavairāgya. La palabra representa los dos aspectos de una sola y misma acción. Abhyāsa representa todo lo que constituye el intento para llegar a apercibir las cosas con claridad. Vairāgya es el control, el retroceso ante las atracciones de los sentidos, el desapego en relación con lo que nos solicita habitualmente. Uno (abhyāsa) no se da sin el otro (vairāgya) hasta tal punto que forman una sola palabra compuesta de dos ideas (Desikachar, TKV “Viniyoga”).

—Para realizar la supresión de los procesos mentales ambos medios son necesarios y cada uno por separado sería insuficiente para tal efecto. Tanto el abhyāsa como el vairāgya deben mantenerse durante todo el curso del proceso yóguico hasta que se produzca el nirodha en su grado máximo. Pero apenas se produzca el nirodha máximo, ya no puede darse ni el esfuerzo que constituye el abhyāsa ni la conciencia de dominio que comporta el vairāgya, ya que el nirodha máximo es la vaciedad absoluta y total de la conciencia (Tola y Dragonetti, “Yogasutras de Patañjali” pag. 75-76).

—La práctica es el aspecto positivo del yoga; el desapego o renunciación es el negativo. Los dos se equilibran uno a otro como el día y la noche, la inhalación y la exhalación. La práctica es el camino de la evolución; el desapego y la renunciación, el camino de la involución. La práctica tiene que ver con las ocho partes del yoga. La práctica que evoluciona conduce hacia el descubrimiento del sí mismo, implicando yama, niyama, āsana y prāṇāyāma. El camino de la renunciación o involución implica pratyāhāra, dhāraṇa, dhyāna y samādhi. Este viaje interior produce una conciencia desapegada de los objetos externos (Iyengar, BKS “Light on the Yoga Sūtras of Patañjali”).

—La práctica sin el desapasionamiento conduce a un anormal inflado del ego, al ansia de poder y, en consecuencia, a un aumento de la confusión con el mundo exterior. El desapasionamiento sin práctica, por otro lado, es como una navaja sin filo; las energías psicosomáticas generadas a través de la separación de los objetos mundanos permanecen sin una salida y, en el mejor de los casos, originan confusión física y mental. Se deben cultivar ambos polos simultáneamente y con prudencia (Feuerstein, Georg “The Yoga-Sūtra of Patañjali”).

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||1.12|| abhyāsavairāgyē vakṣyamāṇalakṣaṇē, tābhyāṅ prakāśavṛttiniyamarūpā vṛttayastāsāṅ nirōdhō bhavatītyuktaṅ bhavati. tāsāṅ vinivṛttabāhyabhinivēśānāṅ antarmukhatayā svakāraṇa ēva cittē śaktirūpatayā.vasthānam. tatra viṣayadōṣadarśanajēna vairāgyēṇa tadvaimukhyamutpādyatē. abhyāsēna ca sukhajanakaśāntapravāhapradarśanadvārēṇa dṛḍhaṅ sthairyyamutpādyatē. itthaṅ tābhyāṅ bhavati cittavṛttinirōdhaḥ.

Práctica y desapego serán explicados más adelante. Es a (la identificación con) las modificaciones de la mente, en tanto que se manifiestan, inician y restringen, a lo que se refiere la completa cesación por medio de estos dos métodos. Esto supone su colocación como forma potencial en la mente, que es su causa propia, mediante su interiorización, de manera que cesen de estar orientadas hacia el exterior. Por medio del desapego, que nace del reconocimiento de la perversidad de los objetos de conocimiento, resulta su rechazo. Y por medio de la práctica, a través de la enseñanza que trae consigo la quietud que produce felicidad, se obtiene firme estabilidad. Y así, por medio de ambos, se produce la completa cesación de (la identificación con) las modificaciones de la mente.

 

Vācaspati Miśra — Tattva-Vāiśāradī (s. IX?)

El cese de (la identificación con) las modificaciones de citta se alcanza mediante la práctica y el desapego. Para detener (la identificación con) todas las modificaciones es preciso que ambas acciones se cultiven juntas.

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

Los seres humanos que viven en el saṃsāra son arrastrados por la mente hacia los objetos, como si se encontrasen en un río. Se dirigen hacia el saṃsāra y se sumergen en él como dentro de un océano. Mediante el desapego hay que rechazar esta tendencia que nos conduce hacia los objetos y orientar el curso favorable de la corriente, produciendo una contracorriente gracias a la práctica discriminativa. Por tanto, la restricción de (la identificación con) los vṛtti depende de ambos, tanto de la práctica como del desapego.

 

Vijñāna Bhikṣu — Yoga-Vārttika (1525-1580)

Práctica y desapego se explicarán más adelante. Abhyāsa y vairāgya se practican juntas hasta lograr la cesación de (la identificación con) las modificaciones de citta. Igual que el río, unas veces fluye hacia el océano y otras veces en contra. También se filtra hacia abajo, hacia la tierra, pues si solo fluyese hacia el mar, se acabaría secando. Igualmente, citta fluye en ambos sentidos. Vyāsa menciona el objeto del flujo en cada sentido: hacia las ataduras o hacia la liberación. El mundo es una atadura porque citta fluye hacia el mundo. Se ha dicho: “aquellos cuyo citta se mueve hacia el interior alcanzan la liberación y aquellos cuyo citta se mueve hacia el exterior se encadenan. En consecuencia, se prescribe la práctica constante del conocimiento correcto y el siguiente sūtra, que trata sobre la práctica de los medios de cesación, se conoce como abhyāsa.

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.12 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación