Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.19 | Siguiente

Actualizado: enero, 2017

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

sa khalv ayaṃ dvividhaḥ—upāya-pratyayo bhava-pratyayaś ca |

Este (samādhi) es de dos clases: el que se produce por los medios antes citados (práctica y desapego), y el que se produce directamente al morir.

 

tatropāya-pratyayo yogināṃ bhavati |

El primero, producido por tales medios, es el que busca el (verdadero) yogui.

 

भवप्रत्ययो विदेहप्रकृतिलयानाम्॥१९॥

bhavapratyayo videhaprakṛtilayānām ||19||

[El estado de yoga sin objeto] es la experiencia (automática) del propio estado o condición de los [yoguis] que [al morir] trascienden su cuerpo físico y se funden con la naturaleza

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

En el caso de aquellos que están fuera del cuerpo o absorbidos en prakṛti–materia primordial no manifestada, él (el otro nirodha, se encuentra precedido por) el pratyaya-pensamiento que surge (dirigido hacia) el surgimiento

Georg Feuerstein

[El éxtasis de quienes se han] fusionado con la Naturaleza (prakṛti-laya) y [de quienes] no poseen cuerpo (videha) [surge a raíz de la persistencia en] la idea de surgimiento.

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

Respecto a los que están absorbidos en prakṛti y desencarnados, hay una intención de surgimiento

P. V. Karambelkar

(Este viaje o yoga) de los dioses descarnados y de los yoguis fundidos en prakṛti conduce solo a la experiencia (nuevamente) de nacimiento y vida

James Haughton Woods

[La concentración no consciente de los objetos] causada por [medios] ordinarios es la que logran los descarnados y aquellos [cuyos cuerpos] están resueltos en la materia-primera

Pandit Usharbudh Arya

El de los yoguis descarnados (videha) y de aquellos que se han fusionado en prakṛti (prakṛti-layas) se denomina bhava-pratyaya, el samādhi del conocimiento causal de ser. [O: El samādhi experimentado naturalmente al nacer surge en los yoguis videha y prakṛti-laya. O: Bhava-pratyaya, el samādhi del conocimiento causal de ser, deviene en el desencarnado (videha) y en el disuelto en prakṛti (prakṛti-laya)]

Fernando Tola y Carmen Dragonetti

La experiencia (pratyaya) de su condición (bhava) (es el nirodha: represión de los procesos mentales) de los desencarnados (videha) y de aquellos que se disuelven en la materia primordial (prakṛtilaya)

Emilio García Buendía

El origen (de esta clase de samādhi está) en el nacimiento (en el caso) de los incorpóreos y de los disueltos en la materia primordial

Oscar Pujol

[Esta contemplación] es innata para los “incorpóreos” y para “los que se reabsorben en la naturaleza primordial”

 

Estos yoguis se consideran practicantes de poca intensidad, es decir, que practican con escaso fervor (mṛdusaṃvega); consultar I.22 (n.a.)

 

Vocabulario

bhava- pratyayaḥ videha-prakṛti-layānām

videha-prakṛti-layānām (de los que trascienden su cuerpo físico y se funden con la naturaleza), bhava-pratyayaḥ (es la experiencia de su condición)

 

bhava-: surgir a la existencia; 1) ser, esencia, existencia; 2) nacimiento, producción.

pratyaya (pratyayaḥ): (masculino, nominativo, singular) noción, intención, idea presente; 1) representación, conocimiento; 2) pensamiento que surge, aparece o se muestra, es decir, aquello que viene al encuentro de la conciencia, paso final en la formación gestáltica; 3) denota cualquier contenido de la conciencia, incluyendo las modificaciones mentales (vṛtti) y el conocimiento trascendente (prajñā).

videha-: desencarnado, incorpóreo; 1) se entiende generalmente como la separación entre puruṣa y prakṛti en la muerte; 2) muerto, fallecido, difunto.

Con el término videha (desencarnado) Patañjali se está refiriendo a los seres humanos que mueren sin haber alcanzado la liberación. Pierden su cuerpo tosco. Su cuerpo sutil y su espíritu pasan a una nueva reencarnación. Al morir, al dejar de funcionar la mente, se produce el nirodha automático (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali" pag. 110).

prakṛti-: naturaleza, materia primordial, naturaleza esencial de las cosas; 1) se identifica con la fuente de la manifestación (pradhāna), lo indeterminado (aliṅga), la “sustancia” permanente (dharmin) en todas las cosas y lo inmanifestado (avyakta); 2) aspecto activo o creativo de la realidad, opuesto a puruṣa, y compuesto de los tres guṇas.

laya (layānām): (masculino, genitivo, plural) de los disueltos, absortos o fundidos.

prakṛtilaya (prakṛtilayānām): (masculino, genitivo, plural) de los disueltos en el universo, de los absortos en la naturaleza primordial.

Con el término prakṛtilaya, Patañjali se está refiriendo a los seres cuyo cuerpo sutil se disuelve en la materia primera, como es el caso de los liberados en vida que mueren (siempre que el liberado en vida, al morir, no esté en estado de nirodha, puesto que en este caso no habría lugar para el nirodha automático), como es el caso también de todos los seres liberados o no a quienes afecta una disolución cósmica (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali" pag. 111).

Prakṛtilaya: absorción en la naturaleza; es el destino de aquellos que fracasan en trascender la noción de "idea" (bhavapratyaya) y alcanzan una especie de pseudoliberación en un estado sin cuerpo (videha) en el corazón de la naturaleza. Esto describe la condición de las deidades quienes, comparadas con los seres humanos, viven vidas eternas pero que están indefectiblemente condenadas a morir. Según Vyāsa, la presión de las rudimentarias conciencias de los prakṛtilayas, más pronto o más tarde las fuerza de nuevo a la experiencia de encarnación en una u otra realidad natural. La auténtica liberación, que trasciende totalmente la naturaleza, es para siempre (Feuerstein, George "Encyclopedic Dictionary of Yoga").

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

videhānāṃ devānāṃ bhava-pratyayaḥ |

Los seres que trascienden su cuerpo físico (videhas) son deidades que experimentan su existencia.

 

te hi sva-saṃskāra-mātropayogena cittena kaivalya-padam ivānubhavantaḥ sva-saṃskāra-vipākaṃ tathā-jātīyakam ativāhayanti |

Se trata de un estado similar a la soledad trascendental (kaivalya) en virtud de la experiencia mental de sus propios saṃskāras, y superan ese estado cuando estos saṃskāras que lo producen alcanzan su maduración plena.

 

tathā prakṛti-layāḥ sādhikāre cetasi prakṛti-līne kaivalya-padam ivānubhavanti, yāvan na punar āvartate’dhikāra-vaśāc cittam iti ||19||

(De forma similar) los (yoguis) que se funden con la naturaleza (prakṛti) también lo experimentan así, porque todavía conservan impresiones latentes a pesar de su disolución (en los constituyentes primarios de la naturaleza). Y aunque se encuentran en un estado parecido a la soledad trascendental, solo lo experimentan mientras su mente no se ve impelida por la fuerza de las impresiones.

Al producirse, tanto la disolución del cuerpo tosco en sus elementos (tierra, agua, luz, aire, espacio) cuanto la disolución del cuerpo sutil en la materia primera (previa o conjuntamente a la disolución del cuerpo tosco) la mente automáticamente deja de funcionar y los procesos mentales se detienen sin intervención de la voluntad y del esfuerzo del individuo. El sentido del sūtra es: el nirodha automático se produce cuando el individuo ingresa en el estado de videha o prakṛtilaya. Pero es necesario que ese estado llegue a la conciencia del individuo, entre en el ámbito de su conciencia, se subjetivice, se conciencialice, pase por él. Mientras tal cosa no ocurra, el nirodha automático no puede producirse. Al igual que el vṛtti nidrā, no es la mera ausencia de los otros procesos mentales, sino la experiencia de esa ausencia por el individuo (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali" pag 111-112).

Comparar con: según Boja, el sentido es "con solo aparecer en el mundo (estos yoguis) se vuelven partícipes de un tipo particular de samādhi". Tienen poderes, facultades especiales y toda la fenomenología del trance sin haber practicado los requisitos y las técnicas que se señalan más adelante. Todo lo poseen por nacimiento, sin causa aparente. Los videhas son los que han superado las primeras etapas de la concentración (vitarka y vicāra), pero no han logrado ānandasamādhi. Los prakṛtilayas habrían llegado a la cuarta etapa (asmitāsamādhi) pero están aquí detenidos. Según Vyāsa, los incorpóreos serían dioses y los prakṛtilayas yoguis cuyo cuerpo sutil se disuelve en la materia primordial por un cierto período y vuelve después a reencarnarse. Para Taimni se trataría de pseudoyoguis dotados de poderes parapsicológicos innatos que no pueden presentarse como maestros auténticos (Gardini, Walter "Yoga clásico").

Comparar también con: Vyāsa glosa videha por deva, dios. No es acertado porque: a) los dioses poseen cuerpos, aunque de naturaleza divina; b) toda persona que muere y sigue encadenada al ciclo de reencarnaciones, también es videha. Según Boja, videha son un cierto tipo de yoguis: aquellos que no han logrado ir más allá de la concentración sobre ānanda, lo cual es una restricción arbitraria. Con prakṛtilaya, Vyāsa parece referirse a cierto tipo de yoguis cuyo cuerpo sutil se disolvería en la materia primera por un cierto tiempo al término del cual retornarían al ciclo de las reencarnaciones. Durante este tiempo, se experimentaría un cuasi-kaivalya. Según Boja, prakṛtilaya son los yoguis que no han logrado ir más allá de la concentración sobre asmitā. Ambas interpretaciones carecen de fundamento (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali").

Los términos videha y prakṛtilaya hacen referencia a esos seres que en una vida anterior habrían llevado a cabo un trabajo notable, habiendo adquirido así muy elevadas capacidades morales y espirituales. Como consecuencia de sus méritos anteriores estos videhas se reencarnan dotados de disposiciones muy particulares en los campos de la concentración del espíritu, de la paz interior, pero igualmente de ciertas realizaciones concretas que implican la actividad mental. Los prakṛtilayas son aún más avanzados. Alcanzaron anteriormente un muy alto nivel de conciencia y vienen al mundo en una situación próxima a la realización. El aforismo se interpreta generalmente de dos maneras. Una explica que, para esos seres, el nacimiento (bhava) es la causa de dicha situación excepcional. Ahora bien, dado que pratyaya puede significar "los movimientos del espíritu", la otra interpretación dice que esos videhas y prakṛtilayas corren el riesgo de volver a una situación en la que se encontrarán de nuevo agitados. Es un hundimiento; no es seguro que puedan mantener durante toda su vida las cualidades extraordinarias de que están dotados al principio (Desikachar, TKV "Viniyoga").

—Este sūtra se refiere a aquellos yoguis que se han desviado de la práctica y que, en vez de alcanzar el sí mismo, han encontrado una falsa identidad en una u otra manifestación de la naturaleza. Los que se identifican con el núcleo trascendental del mundo se conocen como prakṛtilayas; todos los demás se llaman videhas, “sin cuerpo”. Se puede presumir que esto incluye los numerosos seres angélicos (devas), de cuyas tentadoras invitaciones es advertido el yogui por Patañjali en III.51. Su fracaso en alcanzar la emancipación se debe a la existencia de ideas que aparecen en sus mentes sobre su propia identidad, en lugar de ideas de “cesación” (Feuerstein, Georg "The Yoga-Sūtra of Patañjali").

—Aquí la distinción entre los modos de cesación consciente e hiperconsciente se suplementan haciendo referencia a otras formas, probablemente recogidas de varias teorías contemporáneas sobre cómo lograr la libertad espiritual. Este aforismo expone símbolos de la India mítica, dioses y héroes que están libres de las limitaciones comunes de sus cuerpos físicos pero cuyas condiciones mentales y el depósito de impresiones de las vidas anteriores los mantienen unidos a la naturaleza material (Stoler Miller, Barbara "Yoga. Discipline of Freedom").

—En el sūtra anterior se emplea el compuesto virāma-pratyaya y en éste el de bhava-pratyaya. Se habla pues de dos clases de experiencias o vivencias, en un caso se determina diciendo que es la vivencia de la cesación y en este último caso la vivencia de la propia existencia de su estado divino o supra humano (García Buendía, Emilio "El yoga como sistema filosófico", pag. 229).

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||1.19|| vidēhā prakṛtilayāśca vitarkādibhūmikāsūtrē vyākhyātāḥ, tēṣāṅ samādhirbhavapratyayaḥ, bhavaḥ saṅsāraḥ sa ēva pratyayaḥ kāraṇaṅ yasya sa bhavapratyayaḥ. ayamarthaḥ -- adhimātrāntarbhūtā ēva saṅsārē tathāvidhasamādhibhājō bhavanti. tēṣāṅ paratattvādarśanādyōgābhāsō.yam. ataḥ paratattvajñānē tadbhāvanāyāñca muktikāmēna mahānyatnō vidhēya ityētadarthamupadiṣṭam.

Los que trascienden su cuerpo físico y los que se funden con la naturaleza han sido descritos en el sūtra relativo a los estados de la mente, el especulativo, etc. Su énstasis está relacionado con el devenir, con el ciclo de nacimiento y de muertes (saṃsāra). La expresión “relacionado con el devenir” está formada por la palabra “devenir” (bhava) y la palabra “relacionado con” (pratyaya), que aquí significa “causa” (kāraṇa). El sentido es el siguiente: simplemente con aparecer en el mundo (saṃsāra) se vuelven copartícipes de un tipo similar de énstasis. Esto es para ellos una mera apariencia de yoga, pues carecen de la capacidad de contemplar la realidad (tattva) última. Por eso, con el deseo de la liberación, ha de efectuarse un gran esfuerzo en la comprensión de la realidad última y en su meditación (bhāvanā). Pero, respecto de los otros…

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

Este samādhi sin semilla es de dos clases: o bien como resultado de los medios, o bien espontáneamente al morir. El primero es el resultado de la aplicación de los medios antes descritos (abhyāsa y vairāgya), y es el que pretenden alcanzar los yoguis. Los seres divinos (devas) no poseen cuerpo físico o conexión con los ocho elementos materiales. Por la experiencia mental de sus propios saṃskāras, experimentan un estado parecido a la soledad trascendental, aunque el resto de los saṃskāras ha desaparecido para ellos por abhyāsa y vairāgya. Pero cuando la energía del saṃskāra causante de este saṃskāra termina de madurar, salen de él (de este samādhi). Incluso para los que se han sumergido en la prakṛti existen compromisos que no han sido totalmente realizados. Hasta que no se alcance el conocimiento-de-la-diferencia entre puruṣa y sattvaguṇa, la mente conserva aún un compromiso que no ha sido cumplido, y en este estado experimenta solo algo parecido a la liberación, como les ocurre a los seres divinos. Esto sólo ocurrirá hasta que aparezcan de nuevo los torbellinos mentales por la fuerza de la compulsión de adquirir conocimiento (vidyā).

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.19 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación