Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.26 | Siguiente

Actualizado: enero, 2017

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

sa eṣaḥ

Éste mismo (el ser supremo) es,

 

पूर्वेषामपि गुरुः कालेनानवच्छेदात्॥२६॥

sa pūrveṣāmapi guruḥ kālenānavacchedāt ||26||

Él (el ser supremo) es maestro espiritual incluso de los primeros [maestros], puesto que no está limitado por el tiempo

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

Éste (īśvara), puesto que no está limitado por el tiempo, es también maestro de los primeros

Georg Feuerstein

En virtud de [Su] continuidad en el tiempo, [el Señor] fue también el mentor de los primeros [adeptos al Yoga].

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

Debido a que no está limitado por el tiempo, es el maestro de los primeros

P. V. Karambelkar

(Él, īśvara) es el (más antiguo) maestro también de los primeros puesto que (él) no es divisible por el tiempo

James Haughton Woods

Maestro también de los Primeros [Sabios], puesto que [con Él] no hay limitación por tiempo

Pandit Usharbudh Arya

Es guru incluso de los primeros, de los antiguos y primeros maestros, porque en Él no hay delimitación por tiempo

Fernando Tola y Carmen Dragonetti

Él ha sido el maestro incluso de los Primeros por cuanto no está limitado por el tiempo

Emilio García Buendía

Éste mismo (īśvara), al no estar sujeto a la limitación por el tiempo, por ello (fue) el maestro de los primeros

Oscar Pujol

Él es el maestro de los [maestros] primordiales, ya que no está sujeto a la limitación temporal

 

Vocabulario

sa pūrveṣām api guruḥ kālena-anavacchedāt

saḥ (éste) guruḥ (es maestro) pūrveṣām api (incluso de los primeros), kālena-anavacchedāt (puesto que no está limitado por el tiempo)

 

sa (saḥ): (m, nom, sg) eso, esto.

pūrva (pūrveṣām): (m, gen, pl) de los anteriores, precedentes, primeros o previos.

api: (indecl) y, también, además, incluso, aunque, pero, aun cuando, a su vez; 1) (a menudo se utiliza para expresar énfasis, en el sentido de) incluso, también, muy.

guru (guruḥ): (m, nom, sg) persona altamente considerada, maestro; 1) guía (espiritual), 2) el que trae la luz, el que aclara las tinieblas.

kāla (kālena): (m, ins, sg) por el tiempo, por el momento.

anavaccheda (anavacchedāt): (m, abl, sg) puesto que no está limitado, debido a que no está condicionado o particularizado.

 

Otras variaciones del texto original:

sa eṣa pūrveṣām api guruḥ kālenānavacchedāt

pūrveṣām api guruḥ kālenānavacchedāt

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

pūrvaṃ hi guravaḥ kālenāvacchidyante |

Los primeros maestros (ṛśis) están sometidos al paso del tiempo.

 

yatrāvacchedārthena kālo nopāvartate, sa eṣa pūrveṣām api guruḥ |

Pero, en el caso del ser supremo (īśvara), el tiempo no le afecta y por ello es el maestro de los primeros maestros.

 

yathāsya sargasyādau prakarṣa-gatyā siddhas tathātikrānta-sargādiṣv api pratyetavyaḥ ||26||

Debe entenderse que a él se le considera como el estado de perfección originario de este período cósmico, e incluso originario de los períodos cósmicos anteriores.

—Para ser el maestro de los primeros, īśvara ha tenido que abandonar kaivalya, aislamiento, y entrar en contacto con la prakṛti, materia, a cuyo dominio pertenecen los Primeros, así como la actividad de guru. Como consecuencia de su vinculación con la prakṛti, el īśvara entra en contacto con el tiempo, se temporaliza; en ese momento la semilla de la omnisciente (ver I.25), que ha yacido en Él, se actualiza y el īśvara es el guru omnisciente. Pero de conformidad con I.24, a pesar de estar en contacto con la prakṛti, el īśvara no es afectado por los kleśas, las consecuencias y las acumulaciones de las acciones (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali" pag 138).

—En este aforismo se designa al Señor como “el maestro de los primeros yoguis”. Puesto que, por definición, īśvara es un principio trascendental, esta afirmación debe tomarse, obviamente, en forma metafórica. Ciertamente, no se puede pensar del Señor como encarnándose con el fin de instruir a quienes aspiran a alcanzar la autorrealización. Esta instrucción, sin embargo, debe ser de otro tipo, distinta de la enseñanza activa: él “guía” al yogui mediante su simple existencia. Su enseñanza debe ser lo que Mircea Eliade denomina “simpatía metafísica”, una atracción incomprensible cuya esencia se ejercita en el yogui. En un nivel empírico, esto se expresa mediante la idealización del Señor como un ejemplo de yogui arcaico y omnipresente (Feuerstein, Georg "The Yoga-Sūtra of Patañjali").

Si se excluye la posibilidad de que īśvara adquiera el papel de docente por medio de una misteriosa fenomenalización de sí mismo, solamente queda una alternativa lógica, y es que su papel como maestro sea totalmente pasivo. Su simple existencia es suficiente desafío para creer en él para el yogui que se mueve por medio de la fe (śraddhā), o cuya disciplina espiritual lo ha conducido a los límites de la existencia condicionada donde puede encontrarse la prueba experimental de su existencia. En otras palabras, īśvara es el arquetipo del yogui que "instruye" con su mera presencia. Yendo un poco más lejos con esta metáfora, se podría decir que la "comunicación" con el yogui es posible en razón de la co-esencialidad óntica de dios con el núcleo más interno del hombre, es decir con el sí-mismo-esencial (puruṣa) (Feuerstein, Georg "The Philosophy of Classical Yoga").

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||1.26|| ādyānāṅ sraṭṛṇāṅ brahmādīnāmapi sa gururupadēṣṭā. yataḥ sa kālēna nāvacchidyatē, anāditvāt. tēṣāṅ punarādimattvādasti kālēnāvacchēdaḥ.

Él es el maestro, el instructor, incluso de los primeros dioses, como Brahmā y otros, porque no está limitado por el tiempo, porque es sin comienzo, mientras que todos los demás, por definición, tienen un comienzo.

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

El sattva del ser supremo es puro sattva, y en él siempre se encuentran sometidos rajas y tamas, de tal forma que no está determinado por el dharma (ley natural); el conocimiento que aparece en él es pura iluminación y trasciende el tiempo. La supremacía que brota (de este puro sattva) también trasciende el tiempo. Del mismo modo que en el fuego, el calor y la luz no están limitados por el tiempo (mientras dure el fuego), así la pureza, el conocimiento y la perfección del sattva puro alcanzan su estado sin determinación temporal (en el ser supremo). Por eso establece el comentador que "el ser supremo no está afectado por el tiempo", y se dice precisamente por esa razón. Su papel como maestro no tiene límites. Se ha afirmado que él es el estado de perfección del conocimiento y la pureza desde el principio de este período cósmico, e incluso desde el principio de períodos cósmicos anteriores. Esto se prueba por inferencia, a partir de la aparición de los seres, y también se establece en las sagradas escrituras. Por eso se extiende igualmente al origen de períodos cósmicos anteriores respecto a los seres de aquellos primeros tiempos. Del mismo modo, la inferencia y las escrituras establecen lo propio para tiempos futuros. Lo que da a entender el sūtra es esto: del mismo modo que distintos gurús se manifiestan continuamente como maestros del conocimiento y del dharma para alumnos que dependen exclusivamente de ellos, así los practicantes deben meditar profundamente sobre el ser supremo, que es el maestro de todos los maestros, haciéndose devotos de él bajo distintos nombres, como Nārāyana, etc. Igual que el maestro humano vuelve su rostro hacia el discípulo auténticamente entregado y le concede su apoyo, así este supremo maestro concede su gracia cuando se dirige hacia él la contemplación. El texto sagrado dice: "el que profesa suprema devoción al ser supremo, y a su maestro como al ser supremo, es un mahātmā, y en él se manifiestan con esplendor las glorias que se han descrito" (Svet. Up. 6.23). Y la tradición dice también: "el que actúa para mí, contemplándome como el supremo y rindiéndome devoción, libre de ataduras, sin odio hacia nadie, llega hasta mí, ¡oh, Pandava!" (Bhag. Gītā II.55).

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.26 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación