Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.28 | Siguiente

Actualizado: enero, 2017

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

vijñāta-vācya-vācakatvasya yoginaḥ—

Cuando el yogui comprende la relación entre las palabras y sus significados, debe comprometerse (a utilizarlo así).

 

तज्जपस्तदर्थभावनम्॥२८॥

tajjapastadarthabhāvanam ||28||

[Debe practicarse] la repetición de “om” [junto con] la evocación de su significado

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

La repetición de eso (om-praṇava) (conduce a) el surgimiento de su significado

Georg Feuerstein

Su recitación [la sagrada sílaba conduce a] la contemplación de su significado

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

(Debe efectuarse) su repetición y la realización de su propósito

P. V. Karambelkar

(1) El (el praṇava) (es) el japa (recitación repetida y continua) y debe practicarse (con) adaptación mental a ello (al sonido de om o praṇava)

(2) (Se debe recurrir a) la recitación repetida y continua de ello (del praṇava) (con) la meditación en su significado (el significado del praṇava)

James Haughton Woods

[Debe efectuarse] su repetición y la reflexión sobre su significado

Pandit Usharbudh Arya

El japa de ese nombre y el cultivo y absorción de su significado (se denomina īśvara-praṇidhāna, la práctica de la presencia de Dios)

Fernando Tola y Carmen Dragonetti

(Debe llevarse a cabo) su repetición (japa) y la evocación (bhāvana) de su sentido (artha)

Emilio García Buendía

La repetición sobre esto y la reflexión sobre el significado de esto (deben practicarse)

Oscar Pujol

La repetición de este (“om”) produce la comprensión de su significado

 

El significado exacto de este aforismo no puede ser descifrado. Los comentadores clásicos lo entienden así: “(Debe efectuarse) su repetición (y) la reflexión sobre su significado”. Lo que parece inferirse de este sūtra es la idea de que la repetición constante de la sílaba om no es suficiente en sí mismo. Debe llevarse a cabo dentro de un esquema mental meditativo a fin de que se convierta en un instrumento real de internalización (Feuerstein, Georg "The Yoga-Sūtra of Patañjali").

Aquí traducimos el aforismo de una forma diferente a la tradicional, que normalmente entiende que Patañjali se refiere a dos prácticas paralelas: “la repetición del praṇava y la meditación sobre su significado”, añadiendo la conjunción “y” (ca), que no se encuentra en el sūtra. Nuestra traducción es más literal y dice que “la repetición del praṇava es la comprensión o contemplación de su significado”; es decir, que mediante la repetición del praṇava se produce la comprensión o la clara actualización de Dios en la mente de la persona que medita (Pujol, Oscar "Yogasūtra", pág. 101).

 

Vocabulario

tat japaḥ tat artha-bhāvanam

taj-japaḥ (la repetición de eso), tad-artha-bhāvanam (la evocación de su significado)

 

tad-: de él, de éste, de eso, suyo.

japa (japaḥ): (m, nom, sg) repetición, recitación, musitación; 1) susurro, recitación; 2) musitar oraciones o mantras.

Japa consiste en la repetición rítmica e ininterrumpida, múltiples veces, de la sílaba om. Esta repetición podrá ser oral o mental (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali").

tad-: su.

artha-: intención, propósito, significado, sentido; 1) el significado, el sentido, la "presencia" mental de aquello a que la palabra se refiere, es decir, objeto de los sentidos estimado, juzgado, repensado y conceptualizado por el sujeto; 2) a fin de, en orden a; razón de ser, propósito o intención del objeto; fin, meta, objetivo.

bhāvana (bhāvanam): (n, nom, sg) realización, nacimiento, surgimiento, aparición; 1) el estado de nacimiento o surgimiento a la existencia, 2) contemplación, consideración, cultivo, proyección o evocación mental.

Algunos traductores (como James H. Woods) interpretan bhāvana como “reflexión” sobre el significado (artha) de om. Otros traductores interpretan el término como “acto de recordar”, pero esto parece más bien una sobrevaloración de la palabra. Comentando el Yoga Bhāṣya (I.28), Vācaspati Miśra en su glosa Tattva-Vāiśāradī, explica bhāvana como “absorbiéndose en la mente una y otra vez”. De esta forma, bhāvana ostenta una cualidad más meditativa que la sugerida por la idea de “reflexión”. Creo que esta es la interpretación correcta (Feuerstein, Georg “konchog”, http://www.yrec.info/sutra-t1114.html).

Bhāvana no es una meditación discursiva, analítica, en la que la mente va determinando sucesivamente las diversas cualidades y atributos morales, espirituales y metafísicos que conforman el concepto, la esencia de la divinidad. Es la evocación de todo el mundo mental enriquecido por los aportes de las sucesivas generaciones que la sílaba om, por decirlo así, arrastra consigo, en un acto único (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali" pag 144).

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

praṇavasya japaḥ praṇavābhidheyasya ceśvarasya bhāvanam |

La repetición (japa) del praṇava debe efectuarse junto con la evocación (bhāvana) del ser supremo.

 

tad asya yoginaḥ praṇavaṃ japataḥ praṇavārthaṃ ca bhāvayataś cittam ekāgraṃ sampadyate |

La repetición (japa) del praṇava, junto con la reflexión sobre su significado (īśvara), proporciona estabilidad de forma natural en la mente del yogui.

 

tathā coktamsvādhyāyād yogam āsīta yogāt svādhyāyam āmanet | svādhyāya-yoga-sampattyā paramātma prakāśate || iti ||28||

Así, se dice: "con la repetición mística (svādhyāya), el yoga se afianza; por medio del yoga, la recitación del mantra se perfecciona. Cuando la repetición mística y el yoga alcanzan su perfección, el ser supremo (paramātman) resplandece intensamente".

—El concepto verbal que debe formarse para comprender el significado de Dios se simboliza mediante la sílaba “om”. Consecuentemente, si la evocación de “om” es correcta, surgirá el pensamiento de Dios. Cuando el símbolo y lo que significa surgen de forma natural īśvarapraṇidhāna puede estabilizarse. Los principios de grahīta y grahaṇa son partes de uno mismo y, por tanto, pueden sentirse o comprenderse. Sin embargo, aunque al principio pueda necesitarse un concepto verbal para su comprensión, se puede tener una idea de ellos sin referirse a palabras concretas. Las contemplaciones nirvitarka y nirvicāra (sūtras I.43 y I.44) son de esa naturaleza. Pero para formarse un concepto de Dios que está más allá de la conciencia de existencia, es precisa la ayuda de palabras. Tal concepto proporciona el recuerdo de ciertas cualidades implícitas —de alguien liberado del dolor, la acción, etc. Pero para el objetivo de tomar conciencia de él, pensar en tales cualidades no es de ayuda. Lo que se puede pensar o sentir como una entidad, es uno u otro de los tres principios de receptor, instrumento de la recepción u objeto recibido, es decir, lo que puede ser conocido. En otras palabras, debe tenerse conciencia de un objeto tosco (luz, sonido, etc.) o de un objeto sutil (intelecto, conciencia de existencia, etc.). Sin embargo, para concebir a Dios como algo exterior a uno mismo hay que dotarlo de forma, color, sonido, etc. Los principiantes en yoga adoptan este método. Si no obstante, se desea concebir a Dios como parte de uno mismo, se debe pensar “yo soy él”. Éste método es sostenido por los śāstras. Los principiantes que encuentran más fácil practicar īśvarapraṇidhāna con una imagen de Dios, deben imaginar una figura luminosa que represente a Dios situada dentro de su corazón. Igual que una persona liberada refleja serenidad mental y un rostro feliz, de acuerdo con su logro espiritual, así debe contemplarse la figura sagrada en el corazón, identificándose plenamente con ella. Se debe repetir la sílaba mística “om” sintiéndose uno mismo como dentro de tal símbolo —sereno, en paz y feliz (Hariharānanda Āranya, Swami "Yoga philosophy of Patañjali").

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||1.28|| tasya sārdhatrimātrasya praṇavasya japō yathāvaduccāraṇaṅ tadvācyasya cēśvarasya bhāvanaṅ punaḥ punaścētasi vinivēśanamēkāgratāyā upāyaḥ. ataḥ samādhisiddhayē yōginā praṇavō japyastadartha īśvaraśca bhāvanīya ityuktaṅ bhavati.

Se refiere a la sílaba sagrada, que está constituida por tres unidades y media de tiempo. Repetirla es pronunciarla debidamente. La realización (bhāvana) de ello, la contemplación repetida del ser supremo, es el medio para obtener la concentración en un punto. Por eso, para lograr el énstasis, el yogui debe repetir la sílaba “om”, meditando sobre su sentido. Así ha sido declarado.

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

Se denomina japa a la práctica de repetir om como expresión del ser supremo, con una consistencia de tres medidas (mātra) o tres medidas y media; la repetición se efectúa mentalmente o en voz baja (upāmsu). La evocación del significado consiste en concentrarse en el ser supremo establecido en el corazón, con el significado mental admitido de forma convencional para la sílaba om. El sūtra anterior afirma que el yogui debe comprometerse con este significado, una vez entendido como tal. El yogui que ha identificado ambos (om y el ser supremo) logra centrar su mente en un punto. El comentador afirma que tal estabilidad mental se consigue con la repetición mística.

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.28 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación