Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.50 | Siguiente

Actualizado: enero, 2017

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

samādhi-prajñā-pratilambhe yoginaḥ prajñā-kṛtaḥ saṃskāro navo navo jāyate --

Cuando el yogui alcanza el conocimiento durante el samādhi, la impresión subliminal (saṃskāra) de esta comprensión se reproduce continuamente.

 

तज्जः संस्कारोऽन्यसंस्कारप्रतिबन्धी॥५०॥

tajjaḥ saṃskāro’nyasaṃskārapratibandhī ||50||

La impresión latente producida [por el conocimiento intuitivo] inhibe otras impresiones latentes

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

El saṃskāra–activador subliminal nacido de ésta (prajñā-comprensión) controla otros saṃskāras

Georg Feuerstein

El activador (saṃskāra) que surge de esa [comprensión portadora-de-verdad] obstruye otros activadores [que residen en las profundidades de la conciencia]

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

El saṃskāra que nace de él obstruye otros saṃskāras

P. V. Karambelkar

El saṃskāra producido por ese (ṛtaṃbharaprajñā, es decir, sabījasamādhi) es el que elimina y previene todos los demás saṃskāras

James Haughton Woods

La impresión subliminal producida por éste [estado equilibrado súper-reflexivo] es hostil a otras impresiones subliminales

Pandit Usharbudh Arya

La huella (saṃskāra) producida por ese (samādhi-sabiduría) se opone y anula a otros saṃskāras

Fernando Tola y Carmen Dragonetti

El saṃskāra (impresión subliminal) surgido de éste (tat = prajñā) impide otros saṃskāras

Emilio García Buendía

La impresión subconsciente producida de este modo tiene la capacidad de restringir las otras (impresiones subconscientes)

Oscar Pujol

La impresión latente que nace de esta [visión] detiene a las otras impresiones latentes

 

Vocabulario

tat-jaḥ saṃskāraḥ anya-saṃskāra-pratibandhī

saṃskāraḥ (la impresión latente) taj-jaḥ (producida por éste) anya-saṃskāra-pratibandhī (inhibe otras impresiones latentes)

 

tad (taj): este, ese, aquel.

ja (jaḥ): (m, nom, sg) nacido, producido, causado.

saṃskāra (saṃskāraḥ): (m, nom, sg) latencia; 1) impresión latente o subliminal; huella psíquica dejada por una experiencia anterior en la memoria profunda; 2) consecuencia de una acción que condiciona otra futura.

anya-: otro, diferente, distinto.

saṃskāra-: latencia; 1) impresión latente o subliminal; huella psíquica dejada por una experiencia anterior en la memoria profunda; 2) consecuencia de una acción que condiciona otra futura.

pratibandhin (pratibandhī): (m, nom, sg) ser obstruido, permanecer obstaculizado o impedido.

 

Otras variaciones del texto original:

tat-ja-saṃskāro 'nya-saṃskāra-virodhī

tat-jaḥ saṃskāro’nyasaṃskāra-pratibandhiḥ

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

samādhi-prajñā-prabhavaḥ saṃskāro vyutthāna-saṃskārāśayaṃ bādhate |

El saṃskāra producido por "el conocimiento obtenido durante la interiorización completa” (ṛtaṃbharaprajñā) supera el depósito acumulado de los (otros) saṃskāras ordinarios.

Los saṃskāras son como raíces que penetran profundamente en el suelo y crecen a medida que crece la planta, pero aun cuando la planta es destruida las raíces permanecen imperturbables y pueden brotar de nuevo como plantas cuando las condiciones sean favorables. Por eso, no es suficiente para el yogui detener los estados mentales; tiene que lograr tal hábito de cesación que el saṃskāra generado con ello sea capaz de superar, debilitar y destruir los saṃskāras de aquellos estados que realmente han sido detenidos mediante la contemplación. A menos que se detengan mediante el saṃskāra de cesación (nirodhaja saṃskāra), que es opuesto a los estados mentales previamente logrados adquiriendo poder para destruirlos, brotarán con toda seguridad nuevamente en la estación favorable (Dasgupta, Surendranath “Yoga as Philosophy and Religion”, pag. 97)

—Patañjali postula que existen dos tipos de impresiones latentes: las emergentes (vyutthānasaṃskāra) y las obstructoras (nirodhasaṃskāra). Sin presuponer la existencia de estas impresiones obstructoras, la liberación sería imposible, porque la misma práctica de la meditación produciría impresiones latentes que, a su vez, crearían nuevas percepciones mentales en un ciclo sin fin. Hay que tener en cuenta que las impresiones latentes son propiedades de la mente (citta-dharma); por lo tanto, los cambios de impresiones latentes, de emergentes a obstructoras, son cambios de estados mentales (dharmapariṇāma) y no simples cambios circunstanciales (avasthāpariṇāma) como en el caso de las percepciones (pratyaya). Por eso, aunque se produzca una obstrucción de las percepciones, las impresiones latentes emergentes (vyutthānasaṃskāra) que las provocan permanecen operativas. Será necesaria la acción de las impresiones latentes obstructoras (nirodhasaṃskāra), que pueden suprimir las emergentes y transformar la mente en una mente detenida (nirodhapariṇāma) (Pujol, Oscar "Yogasūtra", pág. 140).

 

vyutthāna-saṃskārābhibhavāt tat-prabhavāḥ pratyayā na bhavanti |

Cuando los saṃskāras ordinarios son superados, las ideas que nacen de ellos dejan de surgir.

 

pratyaya-nirodhe samādhir upatiṣṭhate |

Cuando las ideas (exteriores, objetivas) quedan inhibidas, el samādhi se vuelve natural.

El repetido logro de asaṃprajñāta o nirbījasamādhi, establece saṃskāras de nirodha que sustituyen los saṃskāras previos y, al mismo tiempo, se disuelven a si mismos (pues dejan únicamente una huella de ausencia de identificación) (Burley, Mikel "Hatha-Yoga - Its Context, Theory and Practice").

Tajjaḥ saṃskāraḥ se refiere a la constitución de nuevos sistemas de pensamiento y de acciones basadas en la mayor claridad mental posible. En esta situación, el yogui practica con regularidad la concentración (dhāraṇa), la meditación (dhyāna) y la absorción (samādhi) sobre el objeto que ha elegido; esta práctica, repetida, se desarrolla y forma nuevos saṃskāras. La mente que tenía antes hábitos de distracción y de agitación se carga ahora de un hábito de funcionamiento basado en la claridad, la serenidad y la orientación perfecta. Lo que antes era imposible o muy difícil de realizar es ahora fácil y natural. El samādhi se ha convertido en un saṃskāra, un condicionamiento, un modo normal y habitual de funcionar (Desikachar, TKV "Viniyoga").

 

tataḥ samādhijā prajñā, tataḥ prajñā-kṛtāḥ saṃskārā iti navo navaḥ saṃskārāśayo jāyate |

Entonces se produce el conocimiento de este mismo samādhi y de su correspondiente saṃskāra, y comienza a construirse un nuevo depósito de saṃskāras de éste tipo.

 

tataś ca prajñā tataś ca saṃskārā iti |

De éste (nuevo depósito) surgen nuevos conocimientos (semejantes) y sus correspondientes saṃskāras.

 

katham asau saṃskārātiśayaś cittaṃ sādhikāraṃ na kariṣyatīti?

Y esta nueva acumulación de saṃskāras no puede comprometer otra vez a la mente en la misma dirección,

 

na te prajñā-kṛtāḥ saṃskārāḥ kleśa-kṣaya-hetutvāc cittam adhikāra-viśiṣṭaṃ kurvanti |

porque los saṃskāras que surgen de la comprensión (prajñā) producen la destrucción de las causas de aflicción (kleśas) y, por esa razón, no suponen nada que vuelva a comprometer a la mente.

—La prajñā, como toda actividad mental, deja una impresión subliminal (saṃskāra) que tiene que actualizarse en nuevas actividades mentales y que constituye un factor de encadenamiento al ciclo de las reencarnaciones e impide la liberación. Boja explica esta capacidad del saṃskāra de la prajñā en razón de la fuerza que le da a ese saṃskāra el hecho de que la prajñā, que lo origina, está en contacto con la realidad, cosa que no ocurre con los otros saṃskāras (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali" pag 232).

 

cittaṃ hi te sva-kāryād avasādayanti |

De hecho, son los que consiguen que la mente cese de actuar,

 

khyāti-paryavasānaṃ hi citta-ceṣṭitam iti ||50||

(pues) la actividad de la mente llega a su fin cuando se alcanza el discernimiento (khyāti).

—Este depósito no es otro que citta. Lo que nos está diciendo es, por lo tanto, que este saṃskāra bloquea la actividad de citta y constituye el verdadero nirodha que se proponía en el sūtra I.2 como la meta final del Yoga (Ballesteros Arranz, Ernesto "Yogasutras de Patañjali").

—Aunque sean estos saṃskāras los que dominan, eso no significa que los otros hayan desaparecido definitivamente. Sencillamente están disminuidos, inoperantes, esperando un despertar como el volcán dormido. Sólo la continuidad de la práctica iluminada puede preservar de un brutal despertar. Por eso, en la enseñanza del Yoga no puede abandonarse nunca la práctica, cualquiera que sea el nivel alcanzado (Desikachar, TKV "Viniyoga").

Saṃskāra o impresión latente es una huella formada a partir de cualquier actividad conativa o cognoscitiva de la mente. El recuerdo de las impresiones de (anteriores) conocimientos se denomina memoria, y el resurgimiento de las impresiones de una acción se denomina acción automática. Todo conocimiento y toda acción tienen lugar con ayuda de las impresiones latentes. Para una persona corriente es imposible conocer o hacer algo sin que intervengan de algún modo las impresiones latentes. Las impresiones latentes se dividen en dos clases: dolorosas y beneficiosas, es decir, las nacidas de la ignorancia y las cargadas de conocimiento correcto. Dado que el conocimiento es opuesto a la nesciencia, las impresiones latentes del conocimiento correcto destruyen las impresiones de la nesciencia. El conocimiento derivado de saṃprajñātasamādhi es la cúspide del conocimiento, mientras que la iluminación discriminativa es su estado final. Por tanto, las impresiones latentes de conocimiento derivadas del samādhi son capaces de destruir las impresiones latentes de la nesciencia. Cuando las impresiones de nesciencia se debilitan, también lo hacen las fluctuaciones mentales, pues los flujos mentales se ocasionan realmente con el deseo, el odio y las otras ignorancias. El comentador ha establecido (sūtra I.16) que el conocimiento culmina en el desapego. Así es como a partir del conocimiento de los principios fundamentales derivado a través de saṃprajñātasamādhi y vivekakhyāti o iluminación discriminativa, se logra el completo desapego (Hariharānanda Āranya, Swami "Yoga philosophy of Patañjali").

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||1.50|| tayā prajñayā janitō yaḥ saṅskāraḥ sō.nyānvyutthānajānsamādhijāṅśca saṅskārānpratibadhnāti svakāryakaraṇākṣamānkarōtītyarthaḥ. yatastattvarūpatayā||nayā janitāḥ saṅskārā balabattvādatattvarūpaprajñājanitānsaṅskārānbādhituṅ śaknuvanti. atastāmēva prajñāmabhyasēdityuktaṅ bhavati.

La impresión latente que produce éste conocimiento intuitivo obstaculiza a las otras impresiones latentes, tanto a las que surgen en el estado normal de vigilia, como a las que aparecen durante el énstasis. Esto quiere decir que elimina la posibilidad de que produzcan efectos. Las impresiones latentes que provienen de la forma de los principios absolutos (tattva), por ser más poderosas, son capaces de obstruir a las impresiones latentes que no se originan del conocimiento acerca de la forma de los principios absolutos. Por eso se ha dicho que debe uno ejercitarse sólo en la obtención de este conocimiento perfecto.

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

Cuando el yogui ha alcanzado el conocimiento en samādhi, el saṃskāra que este conocimiento produce se multiplica sin cesar. El conocimiento debe producir su huella (saṃskāra). A medida que este conocimiento se prolonga, este saṃskāra especial aumenta. Pero el producto de este conocimiento que se genera de la meditación sobre el objeto, es diferente de sí mismo. El saṃskāra producido por el conocimiento que posee la verdad, suprime el antiguo depósito acumulado (āśaya) de los saṃskāras ordinarios; puede hacerlo así porque está producido por un objeto diferente, que es el objeto "tal cual es". El depósito acumulado (āśaya) recibe ese nombre, "permanece allí" (āśi), hasta la liberación. Cuando el depósito acumulado de los saṃskāras activadores ha sido superado por el saṃskāra del conocimiento en samādhi, ya no surge ningún vṛtti de él. Por tanto, cuando las modificaciones exteriores se han inhibido por completo, el samādhi cognitivo se convierte para el yogui en algo habitual. De este samādhi surge prajñā, y de prajñā se deriva otro saṃskāra (del mismo tipo). Estos nuevos saṃskāras consiguen que la mente cese de actuar, que desista de su actividad en los procesos mentales que surgen de los saṃskāras extravertidos. El propio esfuerzo de la mente pone fin al conocimiento. La aparición del conocimiento de puruṣa y la existencia de saṃskāras es una contradicción. Quien no tenga sed en absoluto no deseará beber. Del mismo modo, al contemplar a puruṣa, nada le queda a la mente por hacer, y nadie siente que deba hacer algo que ya está hecho.

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.50 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación