Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | II.5 | Siguiente

Actualizado: mayo, 2017

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

tatrāvidyā-svarūpam ucyate

Ahora se describe la naturaleza de la ignorancia esencial

 

अनित्याशुचिदुःखानात्मसु नित्यशुचिसुखात्मख्यातिरविद्या॥५॥

anityāśuciduḥkhānātmasu nityaśucisukhātmakhyātiravidyā ||5||

La ignorancia esencial es considerar permanente, puro, agradable y consciente, lo que es impermanente, impuro, doloroso e inconsciente

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

Avidyā-ausencia de conciencia de sí es una identificación de permanencia en lo impermanente, pureza en la impureza, felicidad en el dolor y sí mismo en el no-sí-mismo

Georg Feuerstein

La ignorancia es ver [aquello que es] eterno, puro, alegre y [propio del] Sí-mismo como efímero, impuro, doloroso y [propio del] no-sí-mismo (anātman).

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

La ignorancia es ver lo no eterno como eterno, lo impuro como puro, la insatisfacción como placer y el no-sí-mismo como sí-mismo

P. V. Karambelkar

Avidyā-(es) ver (entender) como permanente, puro, placentero (y) (para el propósito del) sí-mismo en lo impermanente, impuro, doloroso (y) no (para el propósito del) sí-mismo (respectivamente)

James Haughton Woods

El reconocimiento de lo permanente, de lo puro, del placer y del sí-mismo en lo que es impermanente, impuro, doloroso y no-sí-mismo es la Conciencia indiferenciada (avidyā)

Pandit Usharbudh Arya

La cognición (errónea) de permanente, puro, placentero y sí-mismo en lo que es impermanente, impuro, doloroso y no-sí-mismo [respectivamente, se denomina] ignorancia

Emilio García Buendía

Ignorancia (es) el ver lo permanente en lo impermanente, lo puro en lo impuro, lo placentero en lo doloroso, esencia en la no esencia

Oscar Pujol

La ignorancia es la visión de lo permanente en lo transitorio, de lo puro en lo impuro, del placer en el dolor y del yo en lo que no es el yo

 

Vocabulario

anitya-aśuci-duḥkha-anātmasu nitya-śuci-sukha-ātma-khyātiḥ avidyā

avidyā (la ignorancia esencial es) nitya-śuci-sukha-ātma-khyātiḥ (considerar permanente, puro, agradable y consciente), anitya-aśuci-duḥkha-anātmasu (lo que es impermanente, impuro, doloroso e inconsciente)

 

anitya-: impermanente, inconstante, temporal, incierto, transitorio, pasajero, efímero; 1) sujeto al paso del tiempo; lo contrario de lo eterno (nitya).

aśuci-: impuro, deshonesto, oscuro; 1) contrario de śuci.

duḥkha-: descontento, sufrimiento, molestia, dolor, pena, dificultad, problema.

anātman (anātmasu): (m, loc, pl) opuesto al uno mismo; 1) contrario a lo que no es real, al no ser.

nitya-: permanente, constante, eterno, perpetuo; 1) no sujeto al paso del tiempo; lo contrario de lo transitorio (anitya).

śuci-: puro, honesto, claro; 1) contrario de aśuci.

sukha-: alegría, placer, comodidad, felicidad.

ātman (ātma-): esencia, naturaleza de lo real, uno mismo; 1) se asimila al sujeto o conocedor de las experiencias (draṣṭṛ), el “si-mismo-esencial” (puruṣa), el ser interior (adhyātma) y la conciencia-energía o poder que subyace a la conciencia (citiśakti).

khyāti (khyātiḥ): (f, nom, sg) discernimiento, visión, contemplación, conocimiento; 1) aceptación permanente de la presencia o existencia de algo.

avidyā: (f, nom, sg) ignorancia, comprensión defectuosa, ilusión; 1) ignorancia de la auténtica naturaleza, es decir, desconocimiento de la realidad esencial; 2) nesciencia, ignorancia existencial o esencial, desconocimiento de la realidad.

—Según el Sāṃkhya Sūtra III.41, la ignorancia es la confusión entre el puruṣa y el flujo de la vida psicomental (Eliade, Mircea “Yoga, inmortalidad y libertad”).

Avidyā es, literalmente, el conocimiento distinto del conocimiento correcto; es un estado de falso entendimiento. Avidyā es la acumulación de acciones. Es la acumulación de muchas acciones hechas sin pensar que hemos repetido mecánicamente, casi ciegamente a través de los años. Nuestra mente esta tan condicionada que aceptamos las normas de ayer como normas de hoy. Tales condicionamientos son llamados saṃskāras. Por estos condicionamientos nuestros pensamientos llegan a estar cubiertos digamos como por un velo de avidyā (Desikachar, TKV “Yoga”).

La ignorancia (avidyā) es la concepción equivocada, basada en un conocimiento erróneo, de que lo no eterno, impuro y doloroso y que no pertenece al auténtico sí mismo, es eterno, puro, placentero, el sí mismo; en otras palabras, es la confusión entre lo que pertenece al dominio de la prakṛti y el puruṣa (Glasenapp, H.V. “La filosofía de los hindúes”).

La nesciencia es un error de conocimiento, una convicción errónea acerca de la propia identidad, congénita al hombre. La educación y socialización refuerzan la innata creencia en el falso sí mismo y sólo volviéndose consciente de los penetrantes mecanismos sociales y culturales que crean y sostienen la errónea imagen del sí mismo, es como se puede empezar a resistirlos e iniciar el descubrimiento de la auténtica naturaleza, del si-mismo (puruṣa) (Feuerstein, Georg “The Yoga-Sūtra of Patañjali”).

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

anitye kārye nitya-khyātiḥ |

(1) La ignorancia esencial (avidyā) es la convicción de permanencia en efectos que son impermanentes.

 

tad yathā, dhruvā pṛthivī, dhruvā sa-candra-tārakā dyauḥ, amṛtā divaukasa iti |

Por ejemplo, las ideas: “la tierra es eterna, el cielo con la luna y las estrellas es eterno, los objetos celestes son inmortales”.

 

tathāśucau parama-bībhatse kāye |

(2) Igualmente, cuando se observa pureza en el impuro cuerpo humano.

 

uktaṃ ca— sthānād bījād upaṣṭhambān niḥsyandān nidhanād api | kāyam ādheya-śaucatvāt paṇḍitā hy aśuciṃ viduḥ ||

Se ha dicho: “el sabio reconoce que el cuerpo es impuro, dada su (primera) residencia, origen, constitución, secreciones y fin último, y puesto que debe limpiarse continuamente”.

El lugar de procedencia del cuerpo es el útero; el germen es el semen; su constitución es la comida asimilada; las secreciones son las emisiones corporales, como el sudor; además, la muerte convierte al cuerpo en algo impuro. El cuerpo requiere una limpieza constante. Por todo esto, el cuerpo se considera como impuro. Considerar tal cuerpo como limpio, agradable y deseable es falso conocimiento (Hariharānanda Āranya, Swami “Yoga philosophy of Patañjali”).

 

ity aśucau śarīre śuci-khyātir dṛśyate |

Así pues, el reconocimiento de pureza en lo que (realmente) es impuro resulta evidente.

 

naveva śaśāṅka-lekhākamanīyeyaṃ kanyā madhv-amṛtāvayava-nirmiteva candraṃ bhittvā niḥsṛteva jñāyate, nīlotpala-patrāyatākṣī hāva-garbhābhyāṃ locanābhyāṃ jīva-lokam āśvāsayantīveti kasya kenābhisambandhaḥ?

El poeta dice: “esta muchacha, hermosa como la luna creciente, con miembros de miel y néctar, ojos como pétalos de un loto azul, parece emanada de la luna como si fuese a refrescar el mundo con su incitante mirada”. ¿Cómo podría existir conexión real entre tales cosas?

 

bhavati caivam aśucau śuci-viparyāsa-pratyaya iti |

Así pues, ahí existe una ilusión de pureza en lo que es impuro.

 

etenāpuṇye puṇya-pratyayas tathaivānarthe cārtha-pratyayo vyākhyātaḥ |

De forma similar, (es una ilusión) la convicción de bueno en lo que no es bueno y de utilidad en lo insignificante.

 

tathā duḥkhe sukha-khyātiṃ vakṣyati—pariṇāma-tāpa-saṃskāra-duḥkhair guṇa-vṛtti-virodhāc ca duḥkham eva sarvaṃ vivekinaḥ [yo.sū. 2.15] iti |

(3) El reconocimiento del placer en lo que es doloroso se describirá más adelante (YS II.15), como: “para el de recta visión, en última instancia, todo es dolor a causa de los sufrimientos inherentes al cambio (continuo de la materia), a la ansiedad (por conseguir algo) y a los condicionamientos heredados (saṃskāra), así como por el conflicto entre los movimientos de los constituyentes fundamentales de la materia (guṇa)”.

 

tatra sukha-khyātir avidyā |

Esta convicción de placer (donde no existe) es ignorancia esencial.

 

tathānātmany ātma-khyātir bāhyopakaraṇeṣu cetanācetaneṣu bhogādhiṣṭhāneśarīre, puruṣopakaraṇemanasy anātmany ātma-khyātir iti |

(4) Asimismo, la atribución de realidad a lo que no es real (en el yogui), sea dotado o no de atributos externos, sea en el cuerpo como asiento de la experiencia exterior, o en la mente, es un encubrimiento del ser real (puruṣa)—; esta es la atribución de consciente a lo que es inconsciente.

 

tathaitad atroktamvyaktam avyaktaṃsattvam ātmatvenābhipratītya tasya sampadam anunandaty ātma-sampadaṃ manvānas tasya vyāpadam anuśocaty ātma-vyāpadaṃ manvānaḥ sa sarvo’tibuddha iti |

Sobre esto se ha dicho: “quien acepta cualquier cosa, manifiesta o no, como parte de su propio ser, se regocija con sus éxitos y se lamenta con sus fracasos, quien piensa así, es una persona totalmente equivocada”.

 

eṣā catuṣpadā bhavaty avidyā mūlam asya kleśa-santānasya karmāśayasya ca sa-vipākasyeti |

La ignorancia esencial tiene estas cuatro divisiones. Es el origen de la ininterrumpida serie de kleśas y del almacén del karma con sus manifestaciones.

De los cuatro síntomas de avidyā, el sentimiento de permanencia en las cosas transitorias es el principal para el tipo de kleśa denominado abhiniveśa o miedo (de morir); en el deseo el principal es el sentimiento de pureza en las cosas impuras; el sentimiento de placer en lo que es doloroso predomina en el rechazo, porque aunque lo rechazado sea un objeto indeseable, el acto del rechazo aparece como agradable o deseable; considerar las cosas que no pertenecen al sí mismo como propias predomina en la conciencia de existencia (asmitā) (Hariharānanda Āranya, Swami “Yoga philosophy of Patañjali”).

 

(excursus gramatical sobre el compuesto sánscrito avidyā)

 

tasyāś cāmitrāgoṣpadavad vastu-sa-tattvaṃ vijñeyam |

Avidyā debe considerarse como una entidad positiva (vastusatattva), como en el caso de “no-amigo” (= enemigo positivo) (a-mitra), o “sin huellas de pezuñas” (= lugar impenetrable para las vacas) (agoṣpada).

 

yathā nāmitrau mitrābhāvaḥ na mitra-mātraṃ kintu tad-viruddhaḥ sapatnaḥ |

Igual que el término amitra (no amigo) no quiere decir “ausencia de amigo”, ni “algo similar a amigo”, sino precisamente lo contrario de amigo, un enemigo;

 

tathā cāgoṣpadaṃ na goṣpadābhāvo na goṣpada-mātraṃ kintu deśa eva tābhyām anyad vastv-antaram |

igualmente, el término agoṣpada (sin huellas de pezuñas) no significa “no visitado por las vacas”, ni tampoco es “un trozo de tierra cuya medida es la pezuña de una vaca”, sino un lugar distinto de ambos.

 

evam avidyā na pramāṇaṃ na pramāṇābhāvaḥ, kintu vidyā-viparītaṃ jñānāntaram avidyeti ||5||

De la misma forma, avidyā no es “fuente de conocimiento correcto” ni “ausencia de conocimiento correcto”, sino un conocimiento de distinta clase, contrario a los dos anteriores (vidyāviparīta).

Igual que la relatividad entre luz y oscuridad (la luz es menos oscuridad y la oscuridad existe donde hay menos luz), toda modificación de la mente es en realidad una mezcla de vidyā y avidyā —con el primero hay menos avidyā y con el segundo menos vidyā. Tal es la diferencia entre ambos. El máximo vidyā es el conocimiento discriminativo, aunque incluso en él existe una traza de asmitā, mientras que en avidyā hay también una sutil conciencia del observador bajo la forma de “yo soy”, “yo conozco”, etc. En realidad todo conocimiento es parcialmente real y parcialmente irreal; cuando predomina la verdad se denomina vidyā y cuando predomina la ilusión se llama avidyā. Confundir una ostra con un trozo de plata no entra en la categoría de avidyā. Es un error. Todos los errores son conceptos equivocados, mientras que avidyā es el conocimiento erróneo que se opone a la liberación y debe ser eliminado (Hariharānanda Āranya, Swami “Yoga philosophy of Patañjali”).

(fin del excursus)

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||2.5|| atasmiṅstaditi pratibhāsō.vidyētyavidyāyāḥ sāmānyalakṣaṇam. tasyā ēva bhēdapratipādanam -- anityēṣu ghaṭādiṣu nityatvābhimānō.vidyētyucyatē. ēvamaśuciṣu kāyādiṣu śucitvābhimānaḥ, duḥkhēṣu ca viṣayēṣu sukhatvābhimānaḥ, anātmani śarīra ātmatvābhimānaḥ. ētēnāpuṇyē pūṇyabhramō.narthē cārthabhramō vyākhyātaḥ.

La ignorancia es considerar que algo es, en lo que no es eso. Esta es la característica general de la ignorancia. He aquí la presentación de sus formas particulares. Es ignorancia suponer eternidad en las cosas no eternas, como por ejemplo, en una vasija. Así como también suponer pureza en las cosas impuras, por ejemplo, el cuerpo; suponer felicidad en las cosas dolorosas; suponer la existencia del sí-mismo en lo que no es el sí-mismo, como el cuerpo. Así se explica la confusión entre correcto y no correcto, entre útil e inútil.

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | II.5 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación