Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | III.3 | Siguiente

Actualizado: febrero, 2017

 

तदेवार्थमात्रनिर्भासं स्वरूपशून्यमिव समाधिः॥३॥

tadevārthamātranirbhāsaṃ svarūpaśūnyamiva samādhiḥ ||3||

Ciertamente, ésta (la meditación), [se transforma] en interiorización completa cuando [en la mente] solo brilla el objeto y [ésta] parece como despojada de su propia naturaleza

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

Ésta (citta) en concreto, brillando solo como objeto, como vacía de su propia forma, es el samādhi–absorción cognitiva

Georg Feuerstein

Ésta [conciencia], brillando solo como objeto, como vacía de su esencia, es éxtasis (samādhi)

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

Cuando solo brilla el propósito, como vacío de su propia forma, eso es ciertamente el samādhi

P. V. Karambelkar

Esa misma (dhyāna) (se transforma en) samādhi (cuando el sujeto) está vacío de su forma original (y todavía) se percibe (experimenta) claramente en su misma esencia

James Haughton Woods

Ésta misma [contemplación], brillando [en la conciencia] únicamente como objeto de concentración y, como si estuviese vacía de sí misma, es concentración

31. Phulgenda Sinha

La misma meditación se denomina Samādhi cuando solo brilla el objeto de meditación y el estado mental (del meditador) aparece como vacío de sí mismo

Emilio García Buendía

Ésta, por tanto, brillante en la totalidad del objeto (de la consciencia), como vacía de su propia forma (es) el samādhi

Oscar Pujol

La contemplación es esa misma [continuidad perceptiva] cuando refleja solo el objeto [percibido] y aparece como vacía de sí misma

 

En este sūtra, se utilizan términos del sūtra I.43, que define o describe a la samāpatti sin análisis (de objeto tosco), para definir al samādhi. Esta definición es defectuosa en cuanto equipara el samādhi con dos de sus formas: la samāpatti sin vitarka y por extensión con la samāpatti sin vicāra, siendo así que el samādhi cubre no solo estas dos samāpattis, sino todas las samāpattis y además existe un tipo de samādhi que no está constituido por ninguna samāpatti (Tola y Dragonetti, “Yogasutras de Patañjali” pag. 219).

 

Vocabulario

tad eva artha-mātra-nirbhāsaṃ sva-rūpa-śūnyaṃ-iva samādhiḥ

tad-eva (concretamente, ésta), samādhiḥ (es interiorización completa) artha-mātra-nirbhāsaṃ (cuando solo brilla el objeto), sva-rūpa-śūnyaṃ-iva (como vacía de su auténtica naturaleza)

 

tad: (n, nom, sg) esto, eso, aquello.

Vyāsa y Vācaspati Miśra interpretan este aforismo sumamente técnico de forma distinta. Su lectura es la siguiente: cuando la meditación se muestra solo en la forma del objeto proyectado, en otras palabras, cuando se funde con él, pierde de alguna manera su propio modo de funcionamiento que consiste en la separación entre sujeto y objeto. Sin embargo, dado que estrictamente hablando la meditación es una técnica y no un tipo especial de conciencia inducida por ella, la palabra inicial tad tiene que referirse al flujo unidireccional de ideas mencionado en III.2, es decir, a la conciencia completamente absorta (Feuerstein, Georg “The Yoga-Sūtra of Patañjali”).

eva: (indeclinable) 1) de esta forma, así, también; exactamente, verdaderamente, simplemente; 2) ni más ni menos que otro (enfatiza la palabra precedente); 3) solamente, precisamente.

artha: (masculino) intención, propósito, significado, sentido; 1) el significado, el sentido, la "presencia" mental de aquello a que la palabra se refiere, es decir, objeto de los sentidos estimado, juzgado, repensado y conceptualizado por el sujeto; 2) a fin de, en orden a; razón de ser, propósito o intención del objeto; fin, meta, objetivo.

mātra: (masculino o neutro) 1) solamente, nada más que, 2) puro, neto; 3) medida, tamaño, distancia, cantidad, duración.

nirbhāsa (nirbhāsaṃ): (neutro, nominativo, singular) brillante, visible, iluminado, aparente.

svarūpa: (neutro) identidad, esencia, forma propia, condición propia.

śūnya (śūnyaṃ): (neutro, nominativo, singular) vacío, sin nada; 1) vacío, no ocupado, ausente, no ser, no existencia de algo 2) privado de algo, desprovisto; 3) lo “absoluto”, en el sentido de “algo completamente diferente de la realidad empírica”.

—Entendemos śūnyatā (vaciedad) como “aquello” que no es algo ni tampoco nada y que “permanece” como un “residuo” después de que todas las categorías, elementos, manifestaciones, etc. de la realidad empírica han sido eliminados por el proceso analítico abolitivo. “Aquello” es la verdadera naturaleza de la realidad empírica y también la verdadera realidad. Śūnyatā puede ser designado con el nombre de “absoluto” solamente si tomamos a este término en el sentido de “algo completamente diferente de nuestra realidad empírica” (F. Tola y C. Dragonetti “Nihilismo budista”, pag. 58).

iva: (indeclinable) de igual forma que, igual que, como, aparente.

samādhi (samādhiḥ): (masculino, nominativo, singular) absorción, concentración, poner uno al lado del otro, unión, totalidad; 1) estado de yoga; 2) estado de interiorización completa; 3) estado mental en el que pueden surgir poderes extraordinarios (siddhi); 4) estado de interiorización completa que se logra plenamente a través de la devoción al ser supremo (īśvarapraṇidhāna); 5) estado de interiorización completa, énstasis o meditación profunda en que la mente se “vacía” aparentemente de su naturaleza como pensamiento y solo brilla el objeto de concentración; 6) octavo miembro del yoga de ocho pasos (aṣṭāṅga).

—El samādhi es todo lo contrario de un éxtasis, ya que no es “salida del ser, enajenación”, sino “regreso al ser, interiorización”, lo mismo que el Yoga no es una mística, sino un método psicosomático ordenado a un retorno sobre sí mismo (Varenne, Jean “El Yoga y la Tradición hindú”).

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

dhyānam eva dhyeyākāra-nirbhāsaṃ pratyayātmakena svarūpeṇa śūnyam iva yadā bhavati, dhyeya-svabhāvāveśāt tadā samādhir ity ucyate ||3||

Se dice que cuando en la meditación brilla únicamente la forma del objeto, desprovista aparentemente de su naturaleza como pensamiento, entonces, penetrando la esencia de dicho objeto, (esa meditación deviene en lo que se denomina) interiorización completa (samādhi).

—Aunque es posible una definición formal de samādhi, ninguna descripción puede cubrir por completo la naturaleza de esta condición, la cual trasciende la experiencia diaria. Su componente más fundamental es sin duda la experiencia de completa fusión de sujeto y objeto; la conciencia del yogui asume la naturaleza del objeto contemplado, y lo comprende desde “dentro”; esta identificación se acompaña de un sentimiento de maravillosa paz y aguda vigilancia en una condición en la cual el continuum espacio-tiempo ordinario es temporalmente abolido (Feuerstein, George “Textbook of Yoga”).

—En samādhi desaparece la forma (svarūpa) de la naturaleza subjetiva de la mente, la conciencia que uno tiene de sí mismo. La conciencia no muere ya que vuelve a retomar su forma después del samādhi (“como si” desapareciera). En este aparente vacío penetra ahora el objeto contemplado y allí permanece absorbiendo totalmente la atención. Hay una total unificación y compenetración. La conciencia perceptiva, liberada de cualquier sentimiento de separatividad, se aleja de las limitaciones personales, asume la naturaleza del objeto contemplado y lo entiende “desde adentro” (Gardini, Walter “Yoga clásico”).

Samādhi es ese estado contemplativo en el que el pensamiento se interioriza inmediatamente de la forma del objeto, sin la ayuda de la imaginación (svarūpa), en su aspecto esencial y como si “estuviera vacío de sí mismo”. Según Vācaspati Miśra, el yogui que dejó de usar la “imaginación”, ya no considera el acto y el objeto de la meditación como distintos uno del otro. Hay una coincidencia real entre el conocimiento del objeto y el objeto del conocimiento: este objeto no se presenta ya a la conciencia en las formas que lo delimitan y lo definen en calidad de fenómenos, sino “como si estuviera vacío de sí mismo”. Según Vijñāna Bhikṣu, se llega al samādhi “cuando el dhyāna se libera de las nociones separadas de meditación, objeto de meditación y sujeto meditante, y se mantiene solamente en la forma de objeto meditado, es decir cuando ya no existe nada más fuera de esta nueva dimensión ontológica representada por la transformación del “objeto” en “conocimiento-posesión”. Además, de acuerdo a Vijñāna Bhikṣu, hay una clara diferencia entre el dhyāna y el samādhi: la meditación puede ser interrumpida “si los sentidos entran en contacto con objetos atrayentes”, mientras el samādhi es un estado invulnerable, completamente cerrado a los stímuli (Eliade, Mircea “Yoga, inmortalidad y libertad”).

—Cuando se está tan absorto por un objeto, que la mente se fusiona completamente en él, se llama samādhi. En samādhi estamos casi ausentes, somos uno con el objeto. Perdemos la identidad personal en el sentido del nombre, trabajo, familia, cuenta del banco, etc. En este momento todo esto ha desaparecido. No hay espacio mental entre nosotros y el objeto. En dhyāna hay reflexión. En samādhi la mente no debe pensar ya que está clara, ha comprendido tal como es (Desikachar, TKV “Yoga”).

—El samādhi, en sus variantes (denominadas inferiores), ofrece estrecho parecido con los éxtasis de los occidentales. El individuo en samādhi está sumido en un estado de trance cataléptico. Interiormente se atrinchera en un gozo espiritual que se parece mucho a una narcosis profunda; se complace en ella y busca ardientemente “experiencias” semejantes. De este modo el proceso de disolución de su yo sensible puede retardarse (Godel, Roger “Ensayos sobre la experiencia liberadora”).

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||3.3|| tadēvōktalakṣaṇaṅ dhyānaṅ yatrārthamātranirbhāsamarthākārasamāvēśādudbhūtārtharūpaṅnyagbhūtajñānasvarūpatvēna svarūpaśūnyatāmivā||padyatē sa samādhirityucyatē. samyagādhīyata ēkāgrī kriyatē vikṣēpānparihṛtya manō yatra sa samādhiḥ.

Esto, la meditación ya mencionada. Al resplandecer sólo el objeto, es decir, cuando debido a la coincidencia de forma exterior (ākāra) y objeto, la forma (rūpa) se ha convertido en el objeto, y surge éste como vacío de su propia forma por efecto de una reducción del conocimiento. Esto es llamado el énstasis. El énstasis se produce cuando la mente (manas), apartando todo obstáculo, queda fijada en un solo punto, totalmente unificada.

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

Objeción: anteriormente se estableció (YB. I.1): “yoga es samādhi“, por lo que el samādhi debe incluir todos los miembros. Ahora, sin embargo, se enseña que el samādhi no es nada más que uno de los miembros del yoga. ¿Qué ha sucedido con la distinción entre un miembro y la totalidad de los miembros?

Respuesta: cuando se afirmó: “yoga es samādhi“, se hizo en referencia al aspecto concreto de fijación mental. Pero aquí el punto a considerar es el método por medio del cual lo que era un flujo de ideas, contemplado como objeto de meditación, deviene en la auténtica forma del objeto.

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | III.3 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación