Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | III.18 | Siguiente

Actualizado: febrero, 2017

 

संस्कारसाक्षात्करणात्पूर्वजातिज्ञानम्॥१८॥

saṃskārasākṣātkaraṇātpūrvajātijñānam ||18||

A través de la percepción directa de las impresiones latentes (gracias la contemplación), [surge] el conocimiento de las vidas anteriores

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

Por medio de la percepción de saṃskāra–activadores subliminales, conocimiento de nacimientos previos

Georg Feuerstein

A través de la percepción directa (sākṣāt-karaṇa) de los activadores (saṃskāra) [el yogui logra] conocimiento de [sus] nacimientos previos

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

A partir de la percepción de saṃskāra, hay conocimiento de los nacimientos anteriores

P. V. Karambelkar

Devolviendo los saṃskāras (impresiones latentes de karmas pasados, denominadas karmāśaya) a la conciencia mental (mediante el saṃyama sobre ellos), (se logra) conocimiento de vidas anteriores

James Haughton Woods

Como resultado de la percepción directa de las impresiones subliminales se obtiene conocimiento [intuitivo] de los nacimientos previos

46. Phulgenda Sinha

Presentando directamente ante el ojo mental las impresiones pasadas, se adquiere conocimiento de su clase anterior

Emilio García Buendía

Con la percepción directa de las impresiones subconscientes (se consigue) el conocimiento de los nacimientos previos

Oscar Pujol

Gracias a la actualización de las impresiones latentes, el conocimiento de las vidas anteriores

 

Vocabulario

saṃskāra-sākṣāt karaṇāt pūrva-jāti-jñānam

saṃskāra-sākṣāt karaṇāt (a través de la percepción directa de las impresiones latentes) pūrva-jāti-jñānam (conocimiento de vidas anteriores)

 

saṃskāra-: latencia; 1) impresión latente o subliminal; huella psíquica dejada por una experiencia anterior en la memoria profunda; 2) consecuencia de una acción que condiciona otra futura.

sākṣāt-: con los ojos, a través de la evidencia, de forma directa.

karaṇa (karaṇāt): (n, abl, sg) con la causa, desde la acción.

sākṣātkaraṇa (sākṣātkaraṇāt): (n, abl, sg) a través de la acción de ver con los propios ojos, con la percepción directa, mediante la evidencia, a causa de la inmediatez, con la realización.

Sākṣātkaraṇa, o sākṣātkara (percibir con los ojos), que es conocido como la “percepción del yogui” (yogipratyaka), es la inmediata percepción de cosas en estado de énstasis (samādhi). Ninguna entrada sensorial es complicada pero el yogui, a través del proceso enstático, se convierte en idéntico al objeto, con lo que lo experimenta interiormente. Este término se aplica a menudo a la autorrealización (Feuerstein, George “Encyclopedic Dictionary of Yoga”).

pūrva-: anterior, precedente, primero, previo, primero de una sucesión.

jāti-: nacimiento, producción; 1) entorno social determinado, clase social; 2) especie, clase, categoría de existencia, vida; 3) representa los condicionamientos externos, lo que vincula a una persona con un ambiente determinado.

jñāna (jñānam): (n, nom, sg) 1) conocimiento, comprensión, experiencia; 2) intuición; 3) gnosis; 4) estado en que se conoce algo.

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

dvaye khalv amī saṃskārāḥ smṛti-kleśa-hetavo vāsanā-rūpāḥ vipāka-hetavo dharmādharma-rūpāḥ |

Las impresiones latentes (a las que se refiere este aforismo) son de dos tipos: (i) las que (se manifiestan), (que) dan origen a recuerdos y causas de aflicción, denominadas impulsos potenciales (vāsanā), y (ii) las (que no se manifiestan) que ocasionan que (la vida) sea justa o injusta (de acuerdo con las acciones anteriores).

 

te pūrva-bhavābhisaṃskṛtāḥ pariṇāma-ceṣṭā-nirodha-śakti-jīvana-dharmavad aparidśrīāś citta-dharmāḥ |

Las características o condicionamientos (dharma) mentales imperceptibles son las que han sido depositadas en existencias previas, como modificaciones, acciones, estados de inhibición, poderes, vitalidad y ética (o falta de ella).

 

teṣu saṃyamaḥ saṃskāra-sākṣat-kriyāyai samarthaḥ |

La contemplación (saṃyama) sobre estos (dos tipos) hace surgir la facultad de acceder a la percepción directa de las impresiones latentes.

 

na ca deśa-kāla-nimittānubhavair vinā teṣām asti sākṣāt-karaṇam |

(Las impresiones latentes) no pueden percibirse independientemente de las experiencias de lugar, tiempo y causa.

 

tad itthaṃ saṃskāra-sākṣat-karaṇāt pūrva-jāti-jñānam utpadyate yoginaḥ |

Es, por tanto, a través de la percepción directa de las impresiones latentes, como el yogui logra el conocimiento de las vidas pasadas.

 

paratrāpy evam eva saṃskāra-sākṣāt-karaṇāt para-jāti-saṃvedanam |

Esta percepción directa de las impresiones latentes se aplica también para conocer las vidas de otros seres.

El saṃyama designa los últimos tres miembros del Yoga, dhāraṇā, dhyāna y samādhi. El yogui empieza a concentrarse sobre un “objeto”, sobre una “idea”; por ejemplo, sobre los residuos subconscientes (saṃskāra). Cuando ha logrado ya obtener el ekāgratā, concerniente a esos residuos, comienza a meditarlos, es decir, a asimilarlos mágicamente, a apropiarse de ellos. El dhyāna, la meditación, hace posible el saṃprajñātasamādhi, en la forma de bījasamādhi, el samādhi con soporte (en este caso, los soportes son, evidentemente, los mismos residuos subconscientes). Por medio de la énstasis yogui efectuada con base a esos residuos, se obtiene no solamente la comprensión y asimilación mágica de tales residuos (que el dhāraṇā y el dhyāna ya habían permitido obtener), sino la transmutación del “conocimiento” en “posesión”. El samādhi trae como consecuencia la constante identificación del que medita con lo que medita. Al comprender esos residuos subconscientes hasta el punto de convertirse en los residuos mismos, el yogui los conoce no solamente en función de residuos, sino volviendo a colocarlos en el ambiente de donde fueron sacados; en una palabra, el yogui puede revivir idealmente (es decir, sin tener la “experiencia” de ello) sus existencias anteriores (Eliade, Mircea “Yoga, inmortalidad y libertad”, pag. 92-93).

Cuando el yogui percibe directamente (sākṣātkaraṇāt) la compleja masa de impregnaciones pasadas (saṃskāras) en su sustancia mental, ve claramente las secuencias (kramas) que las hacen nacer. Y siguiendo estas secuencias hasta sus orígenes, llega a las encarnaciones anteriores a través de las que su sustancia mental debió haber pasado para llevar el recuerdo de las experiencias. Los recuerdos de estas encarnaciones pasadas son ahora meras impregnaciones estáticas. La mirada penetrante e inquisitiva del yogui, cargada con la energía de la “visión pura”, por decirlo así, activa estas impregnaciones para que empiecen a desarrollar las secuencias que las hicieron nacer en la forma de una constancia grabada de experiencias pasadas (Desphande, P.Y. “El auténtico Yoga”).

 

atredam ākhyānaṃ śrūyate

Existe una historia en las escrituras para ilustrar este punto.

 

bhagavato jaigīṣavyasya saṃskāra-sākṣāt-karaṇāt daśasu mahā-sargeṣu janma-pariṇāma-kramam anupaśyato vivekajaṃ jñānaṃ prādurabhavat |

El respetable sabio Jaigīṣavya, por medio de la percepción directa de sus propias impresiones latentes, observó que había estado reencarnándose a través de diferentes nacimientos durante diez eones, logrando así el conocimiento nacido del discernimiento (vivekajajñānam);

 

atha bhagavān āvaṭyas tanu-dharas tam uvācadaśasu mahā-sargeṣu bhavyatvād anabhibhūta-buddhi-sattvena tvayā naraka-tiryag-garbha-sambhavaṃ duḥkhaṃ sampaśyatā deva-manuṣyeṣu punaḥ punar utpadyamānena sukha-duḥkhayoḥ kim adhikam upalabdhaṃ? iti |

entonces, el respetable Āvaṭya asumiendo forma humana, se acercó a preguntarle: “a través de eones has estado aprendiendo con la mente pura y clara el dolor de atravesar infiernos y la existencia animal, y una y otra vez has renacido entre dioses y entre hombres; ¿de cuál obtuviste mayor placer o dolor?”.

 

bhagavantam āvaṭyaṃ jaigīṣavya uvāca

Jaigīṣavya respondió al respetable Āvaṭya:

 

daśasu mahā-sargeṣu bhavyatvād anabhibhūta-buddhi-sattvena mayā naraka-tiryag-bhavaṃ duḥkhaṃ sampaśyatā deva-manuṣyeṣu punaḥ punar utpadyamānena yat kiñcid anubhūtaṃ tat sarvaṃ duḥkham eva pratyavaimi |

“durante mis vidas en los diez eones, he conocido con mi mente clara y pura lo que es atravesar infiernos y la existencia animal, y una y otra vez he renacido entre dioses y entre hombres. Respecto a cualquier experiencia, creo que todo ha sido doloroso”.

 

bhagavān āvaṭya uvāca

El respetable Āvaṭya dijo:

 

yad idam āyuṣmataḥ pradhāna-vaśitvam anuttamaṃ ca saṃtoṣa-sukhaṃ kim idam api duḥkha-pakṣe nikṣiptaṃ? iti |

“tú que has vivido tanto y has llegado a dominar la naturaleza, ¿también rechazas como dolorosa esa felicidad nacida del contentamiento (saṃtoṣa) y conocida como insuperable (II.42)?”.

 

bhagavān jaigīṣavya uvāca

El respetable Jaigīṣavya dijo:

 

viṣaya-sukhāpekṣayaivedam anuttamaṃ santoṣa-sukham uktaṃ

“la felicidad nacida del contentamiento es insuperable solo en relación al placer proporcionado por los objetos de los sentidos.

 

kaivalyāpekṣayā duḥkham eva |

Comparada con la felicidad que proporciona la soledad trascendental (kaivalya) no es más que dolor.

 

buddhi-sattvasyāyaṃ dharmas triguṇaḥ | triguṇaś ca pratyayo heya-pakṣe nyasta iti | duḥkha-rūpas tṛṣṇā-tantuḥ |

Pues dicha (felicidad nacida del contentamiento) es solo un aspecto de la pureza mental, que está compuesta de los tres guṇas; y hay que evitar cualquier idea de algo compuesto de los tres guṇas, pues el dolor del deseo se teje entre ellos como un hilo.

 

tṛṣṇā-duḥkha-santānāpagamāt tu prasannam abādhaṃ sarvānukūlaṃ sukham idam uktam iti ||18||

Lo que se denomina felicidad real es eliminación del hilo del deseo, pureza, libertad ante la restricción y buena disposición ante todo”.

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||3.18|| dvividhāścittasya vāsanārūpāḥ saṅskārāḥ. kēcitsmṛtimātrōtpādanaphalāḥ, kēcijjātyāyurbhōgalakṣaṇavipākahētavaḥ, yathā dharmādharmākhyāḥ. tēṣu saṅskārēṣu yadā saṅyamaṅ karōti ēvaṅ mayā

sō.rthōnubhūta ēvaṅ mayā kriyā niṣpāditēti pūrvavṛttamanusaṅdadhānō bhāvayannēva prabōdhakamantarēṇōdbuddhasaṅskāraḥ sarvamatītaṅ smarati. kramēṇa sākṣātkṛtēṣūdbuddhēṣu saṅskārēṣu pūrvajanmānubhūtānapi jātyādīnpratyakṣēṇa paśyati.

Las impresiones latentes (saṃskāra), cuya naturaleza es análoga a la de las impresiones residuales (vāsanā) de la mente, son de dos tipos. Unas tienen por resultado únicamente la producción de la memoria; otras son causa de la maduración de las acciones, cuyas características están dadas por la forma de vida, la duración de la vida y su gozo, y, en este sentido, son denominadas mérito y demérito (dharma-adharma). Cuando se practica el saṃyama en relación a estas impresiones latentes reflexionando acerca de toda modificación de la mente anteriormente experimentada; al pensar cuál objeto ha sido percibido y cuál acción ha sido efectuada por uno, la impresión latente que se despierta y se produce inmediatamente en virtud de la sola meditación, recuerda todo lo pasado. Y se observa gradualmente con claridad en las impresiones latentes autoproducidas el nacimiento, etc., e incluso las vidas anteriormente experimentadas.

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | III.18 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación