Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | YOGA SŪTRAS | Darśana

Samādhi Pāda | Sādhana Pāda | VIBHŪTI PĀDA | Kaivalya Pāda | Vocabulario | Bibliografía

Anterior | III.19 | Siguiente

Actualizado: julio, 2019

 

प्रत्ययस्य परचित्तज्ञानम्॥१९॥

pratyayasya paracittajñānam ||19||

A través [de la percepción directa] del pensamiento que surge [sobre la observación de otra persona], [se obtiene] la comprensión de su mente

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

(Mediante la percepción directa) de un pratyaya-conocimiento del citta de otro

Georg Feuerstein

[A través de la percepción directa] de las ideas [de otra persona] [en la conciencia], [se obtiene] conocimiento de la otra conciencia

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

[De forma similar, a partir de la percepción] de la idea [de otro], hay conocimiento de otra mente

P. V. Karambelkar

(Efectuando saṃyama) en el contenido de citta (o mente) se alcanza el conocimiento del otro citta (o mente)

James Haughton Woods

[Como resultado de la restricción] sobre una idea que surge [aparece] el conocimiento [intuitivo] del complejo mental sobre otro

47. Phulgenda Sinha

Mediante la percepción de la imagen que surge (de otra persona), se adquiere conocimiento sobre la mente de la otra (persona)

Emilio García Buendía

(Por saṃyama) sobre el contenido mental (surge) el conocimiento de otras mentes

Oscar Pujol

[Gracias a la actualización] de la percepción, el conocimiento de las mentes ajenas

Chip Hartranft

Concentrarse con la perfecta disciplina en las percepciones de otro conduce a percibir la mente de esa persona

 

Vocabulario

pratyayasya para-citta-jñānam

pratyayasya (del pensamiento que surge), para-citta-jñānam (comprensión de la mente de otro)

 

pratyaya (pratyayasya): (m, gen, sg) de la noción, intención o idea presente; 1) de la representación o conocimiento; 2) del pensamiento que surge, aparece o se muestra, es decir, de aquello que viene al encuentro de la conciencia; 3) desde cualquier contenido de la conciencia, incluyendo las modificaciones mentales (vṛtti) y el conocimiento trascendente (prajñā).

para-: masculino) supremo, superior, profundo, elevado 1) otro, diferente, siguiente; 2) indica la idea de ir más allá.

citta-: (neutro) mente, razón, inteligencia, conciencia; 1) sensación, aquello que es percibido, aquello sobre lo que la mente se fija; 2) mente o conciencia en su totalidad, como conjunto de todas sus actividades y funciones; 3) la sede, el órgano, el conjunto de las funciones, actividades, procesos intelectivos, volitivos y emocionales del individuo; 4) se compone de intelecto (buddhi, asmitāmātra), conciencia de existencia individual (asmitā, ahaṃkāra) y mente sensible (manas); 5) es similar al concepto de instrumento interno (antaḥkaraṇa) en el sāṃkhya y el vedānta).

jñāna (jñānam): (n, nom, sg) 1) conocimiento, comprensión, experiencia; 2) intuición; 3) gnosis; 4) estado en que se conoce algo.

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

pratyaye saṃyamāt pratyayasya sākṣāt-karaṇāt tataḥ para-citta-jñānam ||19||

Mediante la contemplación (saṃyama) del pensamiento que surge sobre otro, éste se llega a percibir directamente y, en consecuencia, surge el conocimiento de la otra mente.

—Practicar saṃyama sobre los cambios que sobrevienen en la mente de una persona y sus consecuencias desarrolla en nosotros la capacidad de observar con agudeza el estado mental de los demás (Desikachar, TKV “Yoga-sūtra de Patañjali”).

El yogui que dirige saṃyama hacia una experiencia que tiene de otros hombres, a través de lo que dicen, hacen o parecen, adquiere el conocimiento de lo que hay en sus mentes (Desphande, P.Y. “El auténtico Yoga”).

Gracias al saṃyama referente a las nociones, el yogui efectúa en forma completa la serie infinita de los estados psicomentales de sus semejantes; pues a partir del momento en que “domina desde adentro” a una noción, el yogui ve como en una pantalla todos los estados de conciencia que esa noción es susceptible de originar en el alma de los demás hombres. Ve una infinidad de situaciones que esta noción puede engendrar, pues ha asimilado no solamente el contenido de la “noción”, sino que ha penetrado además en su dinamismo interior, ha hecho suyo el destino humano que tuvo esa noción, etc. (Eliade, Mircea “Yoga, inmortalidad y libertad”, pag. 93).

—Aunque no se afirma explícitamente, el yogui debe aplicar este saṃyama en el contenido de su propio citta con el único deseo de conocer el contenido de la mente de una persona concreta. De esta forma el citta del yogui funciona como un reflector o espejo y automáticamente reproduce la imagen exacta de lo que está presente en ese momento en la mente  de la otra persona. Cuando el yogui practica este saṃyama con la intención de conocer  el contenido de otra mente, en la mente del yogui queda reservada la actividad y el espacio (¿?) necesarios para dicho contenido. Así, la mente del yogui se vaciará de todo contenido y se llenará con la reproducción del contenido de esa otra persona. De esta forma funciona saṃyama para obtener conocimiento de otra mente (Karambelkar, Dr. P.V. “Pātañjala Yoga Sūtra”, pag. 405).

—Entre las perfecciones que resultan de saṃyama —restricción, Patañjali menciona también el reconocimiento de la mente de otra persona. En III.19-20 afirma: “pratyayasya paracittajñānam, na ca tat sālambanaṃ tasyāviṣayībhūtatvāt —mediante la restricción sobre un impulso, se logra conocer la mente de otra persona. Este conocimiento, sin embargo, no se refiere a su fuente, al soporte de tal mente, puesto que la fuente o soporte no se encuentran dentro del campo objetivo”. Se trata de una especie de telepatía, de la lectura de los pensamientos de algún otro mediante la restricción, sin reconocer el objeto sobre el cual se basa su conciencia, sin reconocer su fuente. Por ejemplo, un impulso concreto puede hacer referencia a un momento de odio, amor, enfermedad, etc., pero no sabremos cómo se gestó ese estado… En este sentido, debemos entender pratyaya como un impulso que refleja la vida mental de la persona. Este impulso concierne al color de la piel y a ciertos rasgos, como el brillo de los ojos, etc., a partir de los cuales es posible reconocer el carácter de la persona, sus pensamientos, sentimientos, etc. El carácter de la persona, su temperamento, cada alteración de la mente y sus pensamientos se reflejan en el exterior y de acuerdo a ciertos rasgos es posible clasificar a las personas (Janacek, Adolf “The meaning of pratyaya in Patañjali's Yoga-Sutras”, pag. 246-247).

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||3.19|| pratyasya paracittasya kēnacinmukharāgādinā liṅgēna gṛhītasya yadā saṅyamaṅ karōti tadā parakīyacittasya jñānamutpadyatē sarāgamasya cittaṅ virāgaṅ vēti. paracittagatānapi dharmāñjānātītyarthaḥ.

La representación de las ideas se refiere a la aprehensión de la mente de otros, mediante algún signo característico, como, por ejemplo, los rasgos de la cara. Cuando se practica este saṃyama, entonces surge el conocimiento acerca de la mente de otros. Conoce completamente las formas constitutivas de la otra mente, sea que esa mente esté dominada por la pasión o esté exenta de ella. Este es el sentido.

Bhoja identifica pratyaya con jñāna, lo cual no puede aplicarse en este sūtra. Según Bhoja un cierto rasgo (liṅga) se capta en la cara como fuente y surge el impulso (pratyaya) para la formación del conocimiento (jñāna). Bhoja en III.21, explica que el cuerpo (kāyaḥ, śarīram) tiene grāhyaśakti —el poder de ser captado. El Yogui puede detener este poder, de tal forma que la conexión de tal forma que se corte la conexión del órgano de visión sobre la otra persona. Si aplicamos esta interpretación al sūtra III.19, entonces pratyaya hace referencia a algo que proviene del cuerpo de otra persona, es decir, la śakti que se transforma en pratyaya —impulso. Solo a partir de un impulso se puede desarrollar el conocimiento —jñāna (Janacek, Adolf “The meaning of pratyaya in Patañjali's Yoga-Sutras”, pag. 248).

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

Objeción: pero si se perciben directamente las ideas de otro, ¿ello no significará que el yogui estará alegre cuando lo está el otro y desgraciado cuando el otro sufre?

 

Samādhi Pāda | Sādhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | III.19 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación