Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | III.47 | Siguiente

Actualizado: marzo, 2017

 

ग्रहणस्वरूपास्मितान्वयार्थवत्त्वसंयमादिन्द्रियजयः॥४७॥

grahaṇasvarūpāsmitānvayārthavattvasaṃyamādindriyajayaḥ ||47||

Al efectuar la contemplación sobre el proceso de percepción, la naturaleza esencial, la individualidad, su interconexión y la finalidad [de los sentidos], se logra el dominio de [esos mismos] sentidos

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

Mediante Saṃyama sobre (sus) procesos de percepción, svarūpa-naturaleza esencial, la sensación de “yo soy”, (su) conexión y la naturaleza de servir a un objetivo, dominio de los indriya-órganos de los sentidos

Georg Feuerstein

A través de [la práctica de] la restricción sobre [el proceso de] percepción, la forma esencial, la “soy-dad”, la conexión y el objetivo [el yogui adquiere] dominio sobre los sentidos

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

A partir de Saṃyama sobre la captación, la propia forma, la “soy-dad”, su conexión y su significado, hay dominio sobre los órganos de los sentidos

P. V. Karambelkar

A través de la práctica de Saṃyama sobre (el poder de) aprensión, (su) estado natural propio, asmitā (conciencia de sí mismo), relación (y) propósito (de los sentidos), (se alcanza) dominio sobre los sentidos

James Haughton Woods

Como resultado de la restricción sobre el proceso de conocimiento, el atributo esencial, el sentimiento de personalidad, la inherencia y el objetivo, [se sigue] la subyugación de los órganos

75. Phulgenda Sinha

Mediante la práctica de Saṃyama en el poder de cognición, en la propia apariencia natural, la conciencia de sí-mismo y los propósitos (deseos, objetivos, metas), se adquiere dominio sobre los órganos de los sentidos

Emilio García Buendía

Por saṃyama sobre el proceso de conocimiento, su propiedad esencial, la yoidad, sus cualidades y su finalidad (se consigue) la victoria sobre los órganos de los sentidos

Oscar Pujol

Gracias al dominio de la percepción, de la esencia, del sentido del yo, de la inmanencia y de la intencionalidad, la conquista de los sentidos

 

—La compleja práctica de autocontrol descrita en III.44 puede aplicarse también al aparato sensorial que representa el nivel tosco de toda la jerarquía. Su esencia (svarūpa) es brillo o luminosidad, como el sattva de la conciencia. Su causa o aspecto sutil es el principio de individuación o “soy-dad” (Feuerstein, Georg “The Yoga-Sūtra of Patañjali”).

—En el sūtra 44 de este mismo Libro se explica el modo de conseguir la denominada victoria sobre los distintos elementos (bhūta, tanto groseros como sutiles); ahora aquí se trata de explicar cómo conseguir la victoria sobre los órganos de los sentidos de la cognición (indriya). Se podría decir que el autor va recorriendo la ontología del sistema Sāṃkhya teniendo como objetivo el explicar la manera de conseguir dominar cada una de dichas categorías mediante la técnica mental propia y específica del yoga (García Buendía, Emilio “El yoga como sistema filosófico”, págs. 417).

 

Vocabulario

grahaṇa-svarūpa-asmitā-anvaya-arthavattva-saṃyamāt indriya-jayaḥ

grahaṇa-svarūpa-asmitā-anvaya-arthavattva-saṃyamāt (al efectuar la contemplación sobre el proceso de percepción, la naturaleza esencial, la individualidad, la interconexión y la finalidad), indriya-jayaḥ (el dominio de los sentidos)

 

grahaṇa-: captación, acto de conocimiento; 1) percepción (pratyakṣa) en sus tres aspectos (sensorial -principalmente-, mental y vivencial).

svarūpa-: identidad, esencia, forma propia, condición propia.

asmitā-: “soy-dad”, “yo-idad”, “ego-idad”; 1) sensación de estar vivo, conciencia de ser o existir individualmente (no debe confundirse con el egoísmo), experimentación de sí mismo como ser individual; 2) personalidad, individualidad (ahaṃkāra).

—Es importante no confundir lo que designa la palabra asmitā y la palabra ahaṃkāra. La primera de ellas se podría traducir como “yoidad” dado que es un abstracto formado a partir de asmi el cual es la primera persona del presente de indicativo del verbo ser. La “yoidad” es visto aquí como una fluctuación mental que genera el sentimiento o sensación de “yo” expresado por ese pronombre personal. Por otro lado, ahaṃkāra es un principio ontológico, es decir, una auténtica realidad visto en el sistema Sāṃkhya como una de las fases del proceso evolutivo de toda la realidad. Literalmente significa “el hacedor de yoes” por lo que remitiría más al problema de la individualidad con independencia de que exista el anterior sentimiento de “yoidad” o no (García Buendía, Emilio “El yoga como sistema filosófico”, págs. 417-418).

anvaya-: asociación, conexión; nexo, vínculo.

arthavattva-: intencionalidad, finalidad, propósito, significado, importancia.

saṃyama (saṃyamāt): (m, abl, sg) mediante el control, a raíz de mantener unido, con el autocontrol; 1) a partir de la contemplación, la concentración perfecta, el completo sometimiento o el autocontrol total; 2) con la práctica continuada de concentración (dhāraṇā), meditación (dhyāna) e identificación completa (samādhi) sobre un mismo objeto.

indriya-: poder, instrumento, órganos de los sentidos; 1) facultad sensitiva correspondiente a un órgano de los sentidos.

jaya (jayaḥ): (m, nom, sg) conquista, victoria, dominio, supremacía, maestría.

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

sāmānya-viśeṣātmā śabdādir grāhyaḥ | teṣv indriyāṇāṃ vṛttir grahaṇam | na ca tat-sāmānya-mātra-grahaṇākāram | katham anālocitaḥ sa viṣaya-viśeṣa indriyeṇa manasānuvyavasīyeteti?

Los objetos de los sentidos son el sonido y otros (objetos similares), abarcando tanto aspectos generales como particulares; (i) la actividad de los sentidos respecto de estos objetos es el proceso de percepción. La naturaleza de la percepción no es solamente el aspecto general. Si el aspecto particular del objeto no fuese captado por el órgano de los sentidos, ¿cómo podría la mente sensible (manas) determinar con precisión el objeto?

—El poder de percepción hace que los sentidos (oído) capten lo universal escondido en los elementos sutiles (tanmātras) (sonido). Cada sentido tiene una naturaleza propia (svarūpa), un tipo particular de sensación que lo distingue del otro y que permite captar la forma específica del objeto percibido (Gardini, Walter “Yoga clásico”).

—Así como hemos hablado de las cinco formas de la creación física o material, del mismo modo podemos hablar de las cinco formas o de los cinco niveles de la creación sensible. La primera forma es la de la percepción o captación (grahaṇa) de los datos sensoriales de los objetos externos. Se trata, por lo tanto, de una acción (kriyā) o de un proceso mental (vṛtti) que implica un cambio de la sustancia mental, que adopta la forma de los objetos externos. La percepción del objeto externo es específica, y no solo general. Es decir, se conoce el objeto con sus cualidades específicas, que son presentadas al intelecto, el cual es capaz, no solo de reconocer el objeto, sino de ser consciente de este reconocimiento (Pujol, Oscar “Yogasūtra”, pag 308-309).

 

svarūpaṃ punaḥ prakāśātmano buddhi-sattvasya sāmānya-viśeṣayor ayuta-siddhāvayava-bhedānugataḥ samūho dravyam indriyam |

(ii) La naturaleza esencial (de los sentidos) es el sentido en sí mismo, una substancia que es producto de la combinación de los aspectos universal y particular de la pureza mental (buddhisattva), cuyas partes son inseparables.

—La segunda forma de los sentidos es su esencia o naturaleza, su forma más íntima (svarūpa), que es común (samānya) a todos los sentidos. Por lo tanto, si la primera forma ponía un énfasis especial en lo específico (viśeṣa), esta segunda se refiere a la forma universal (samānya) de los sentidos, a su naturaleza general, que es la luminosidad. Vyāsa afirma que la esencia de los sentidos es una configuración especial del intelecto caracterizada por la luminosidad. Como dice Hariharānanda, el ojo es una puerta de luz, el oído es una puerta de luz, la lengua y la piel son puertas de luz. Habría que añadir que la luz no viene de afuera, sino de dentro del intelecto. La luz sale y vuelve a entrar por las puertas de los sentidos después de captar las formas de los objetos y configurar moldes luminosos que son introducidos en la mente. Para lograr este nivel habrá que meditar, pues, en la luminosidad de todas las percepciones más que en su contenido (Pujol, Oscar “Yogasūtra”, pag 309).

 

teṣāṃ tṛtīyaṃ rūpam asmitā-lakṣaṇo’haṅkāraḥ |

(iii) El tercer aspecto (de los sentidos) es el sentimiento de individualidad (ahaṃkāra), caracterizado como conciencia de existencia.

—La tercera forma de los sentidos es la egoidad, o el sentido del yo, que es la causa material de los sentidos. Los sentidos salen de la egoidad como los distintos riachuelos surgen de un mismo lago. La egoidad produce los sentidos con su parte sátvica, y por eso los sentidos son luminosos (Pujol, Oscar “Yogasūtra”, pag 309-310).

 

tasya sāmānyasyendriyāṇi viśeṣāḥ | caturthaṃ rūpaṃ vyavasāyātmakāḥ prakāśa-kriyā-sthiti-śīlā guṇāḥ | yeṣām indriyāṇi sāhaṅkārāṇi pariṇāmāḥ |

(La individualidad) es una forma genérica, y los sentidos son sus especializaciones. (iv) El cuarto aspecto (de los sentidos) son los guṇas, los cuales se consideran siempre tendiendo hacia la luz, la actividad y la estabilidad, respectivamente; los sentidos y el sentimiento de individualidad son sus transformaciones.

—La cuarta forma, la inmanencia, igual que en el caso de los elementos se refiere a los constituyentes o guṇa. Hay, sin embargo, una diferencia, porque los guṇa pueden funcionar de dos formas: como determinantes o como objetos determinados. Para decirlo de otro modo, como una función inteligente capaz de determinar la naturaleza de un objeto, o como un objeto no inteligente que puede ser determinado y conocido por la primera función. Esta dualidad de funciones equivale a las dos evoluciones o creaciones que hemos mencionado más arriba: la elemental y la sensorial. ‘Para Vijñāna Bhikṣu, esta cuarta forma se refiere específicamente al intelecto como función de la mente que es capaz de reconocer los objetos (Pujol, Oscar “Yogasūtra”, pag 310).

 

pañcamaṃ rūpaṃ guṇeṣu yad anugataṃ puruṣārthavattvam iti |

(v) El quinto aspecto (de los sentidos) es la dependencia del “sí-mismo-esencial”, inherente en los guṇas.

Esa naturaleza real debe singularizarse antes de que la mente pueda usarla para construir una imagen mental. Sin esta unicidad, la sensación permanecería como un mero fenómeno sensorio y no se convertiría en un acto de sentir. La mente no podría, en tales circunstancias, integrar las sensaciones que percibe por distintos canales, en imágenes mentales compuestas. En la base de esa sensación singularizada hay una combinación particular de los guṇas que forma el aspecto omnipenetrante de los órganos. Pero detrás de cada combinación, existe una función específica que esa combinación tiene que cumplir; es la etapa funcional (Taimni, I.K. “La ciencia de la Yoga”).

—La quinta forma, como en el caso de los elementos, es la doble intencionalidad de los sentidos; es decir, primero hacer posible para el puruṣa la experiencia sensorial y, después, permitir su liberación (Pujol, Oscar “Yogasūtra”, pag 310).

 

pañcasv evetṣv indriya-rūpeṣu yathā-kramaṃ saṃyamas tatra tatra jayaṃ kṛtvā pañca-rūpa-jayād indriya-jayaḥ prādurbhavati yoginaḥ ||47||

Efectuando saṃyama en estos cinco aspectos de los sentidos, dominándolos uno por uno en el orden dado hasta que los cinco son conquistados, surge en el yogui el dominio de los sentidos.

El dominio de los sentidos se adquiere por la práctica de saṃyama sobre la facultad sensorial de observar sus respectivos objetos, sobre la manera en que estos objetos son comprendidos, en que la persona se identifica con el objeto, en que los objetos, los sentidos, la mente y “lo que percibe” están en relación mutua y sobre lo que resulta de dicha percepción (Desikachar, TKV “Yoga”).

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||3.47|| grahaṇamindriyāṇāṅ viṣayābhimukhī vṛttiḥ. svarūpaṅ sāmānyēnaprakāśakatvam. asmitā.haṅkārānugamaḥ. anvayārthavattvē pūrvavat. ētēṣāmindriyāṇāmavasthāpañcakē pūrvavatsaṅyamaṅ kṛtvēndriyajayī bhavati.

La aprehensión consiste en una modificación de la mente (vṛtti), al tomarse ésta hacia los objetos de los sentidos. La esencia (svarūpa), en general, consiste en el hecho de manifestarse. La egoicidad (asmitā) proviene de la yoidad (ahaṃkāra). Tanto la inherencia como la objetividad (arthavattva), han sido explicadas anteriormente. Al practicar el saṃyama con respecto de las mencionadas cinco condiciones de los sentidos, se convierte uno en el conquistador de los sentidos.

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

Todo lo que se trata ahora se basa en lo mismo que el sūtra anterior (III.44), excepto en que aquí la individualidad pura es lo particular correspondiente a los tanmātras en el caso de los elementos. De lo que se trata es de la determinación precisa en el caso de aquellos sin problemas de visión, o de la falta de ella para aquellos otros que no ven correctamente. Por tanto, no hay determinación mental de ningún objeto que no haya sido captado por un órgano de los sentidos. Es en esta operación (vṛtti) de los sentidos, cuyo fundamento es lo particular, en lo que se efectúa el primer saṃyama. En el segundo aspecto de los sentidos la iluminación de un objeto es la aplicación particular de dichos sentidos, igual que iluminar la forma de un objeto, como por ejemplo una jarra, puede ser la aplicación concreta de una lámpara. El universal es luz pura. Igual que un universal como la cualidad de forma tiene ejemplos correspondientes en cosas como objetos físicos, así un sentido, con su naturaleza de luz tiene un particular ejemplo correspondiente en la operación de captación, la cual es en esencia un particular de la substancia que es el sentido. Se debería efectuar saṃyama en esto, el segundo aspecto de los sentidos. Los sentidos, que son combinaciones cuyas partes no existen de forma aislada y cuyo aspecto de penetración es la percepción, son concreciones. Saṃyama va a efectuarse sobre ellos, sobre la inherencia de los guṇas y sobre la finalidad que poseen.

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | III.47 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación