Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | IV.7 | Siguiente

Actualizado: marzo, 2017

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

yataḥ

Por tanto (dado que solo la mente del yogui se ha liberado de las impresiones latentes)...

 

कर्माशुक्लाकृष्णं योगिनस्त्रिविधमितरेषाम्॥७॥

karmāśuklākṛṣṇaṃ yoginastrividhamitareṣām ||7||

Las consecuencias de las acciones del yogui no son ni blancas ni negras, mientras que las de los otros son de tres tipos

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

El karma de un yogui (que ha logrado el nirodha de los citta-vṛtti), no es ni blanco ni negro. El de los otros es de tres tipos

Georg Feuerstein

El karma de un yogin no es ni blanco ni negro; el de los otros es de tres tipos [es decir, mezclado]

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

La acción de un yogui no es ni blanca ni negra; la de los otros es de tres tipos

P. V. Karambelkar

Los karmas (acciones) del yogui no son ni blancos (meritorios) ni negros (demeritorios). En otras personas (son) de tres tipos (es decir, blancos o meritorios, negros o demeritorios y mezclados o parcialmente meritorios y demeritorios)

James Haughton Woods

El karma del yogin no es ni blanco ni negro; [el karma] de los otros es de tres clases

Emilio García Buendía

La acción de un yogui (no es) ni blanca ni negra; la de los demás (es) de tres clases

Oscar Pujol

El karma de los yoguis no es ni blanco ni negro. El de la otra gente es de tres tipos distintos

 

Vocabulario

karma aśukla-akṛṣṇaṃ yoginaḥ trividhaṃ itareṣām

karma-aśukla-akṛṣṇaṃ yoginaḥ (las consecuencias de las acciones del yogui no son blancas ni negras) itareṣām (las de los otros) trividhaṃ (son de tres tipos)

 

karma: (n, nom, sg) acción, ocupación, actividad; 1) acción o actividad consciente, 2) acción de depósito (karmāśaya), 3) resultado de una acción, es decir, el efecto o fruición (karmavipāka) que la sigue.

aśukla-: (masculino) no blanco, no brillante, no puro.

akṛṣṇa (akṛṣṇaṃ): (n, nom, sg) no negro, no oscuro.

yogin (yoginaḥ): (m, gen, sg) de un yogui, de un practicante de yoga.

trividha (trividhaṃ): (n, nom, sg) de tres tipos o formas.

itara (itareṣām): (m, gen, pl) de los otros, de los distintos, de los contrarios, de los opuestos, de los diferentes.

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

catuṣpadī khalv iyaṃ karma-jātiḥ—kṛṣṇā śukla-kṛṣṇā, śuklāśukākṛṣṇā ceti |

Hay cuatro clases de efectos de las acciones (karma): negro, gris, blanco y sin color (ni blanco ni negro).

—Los vṛttis se denominan mānasa karmas (actividad mental) diferenciándose de los bāhya karmas (actividad externa) que proviene del mundo exterior mediante los cinco sentidos activos. Estos pueden dividirse en cuatro tipos: 1) kṛṣṇa (negro), 2) śukla (blanco), 3) śuklakṛṣṇa (blanco y negro), 4) aśuklākṛṣṇa (ni blanco ni negro). 1) El karma kṛṣṇa es el acumulado por el malvado, con acciones malvadas y se denomina también adharma (demérito). Puede ser de dos tipos, bāhya y mānasa, siendo la naturaleza del primero hablar mal de otros, robarles sus pertenencias, etc., mientras que la naturaleza del último es la de aquellos estados opuestos a śraddhā, vīrya, etc., denominados śukla karma. 2) El śukla karma son las acciones meritorias o virtuosas. Estas solo tiene lugar como estados mentales, creando mānasa karma. Son śraddhā (fe), vīrya (energía), smṛti (concentración), samādhi (absorción) y prajñā (sabiduría), las cuales son infinitamente superiores a las acciones efectuadas en el mundo exterior mediante los sentidos. El śukla karma es propio de quien se refugia en el estudio y la meditación. 3) El śuklakṛṣṇa karma son acciones logradas en el mundo exterior mediante los sentidos. Se denominan blancas y negras porque las acciones efectuadas en el mundo exterior, independientemente de lo buenas (śukla) que puedan ser, no pueden al mismo tiempo vaciarse de maldad (kṛṣṇa), pues toda acción externa conlleva daño a otros seres. Incluso las obligaciones védicas, aunque meritorias, se asocian con lo negativo, pues entrañan sacrificios de animales. El aspecto “blanco” de estas acciones es que ayudan a otros y hacen el bien, por lo que se llaman dharma, proporcionando alegría, placer y felicidad al hacedor. El aspecto “negro” o kṛṣṇa de estas acciones es que hacen daño a otros, denominándose adharma y ocasionando sufrimiento y dolor en el hacedor. En todos los estados ordinarios de existencia, siempre se permanece bajo la influencia de dharma y adharma, denominados vehículos de las acciones. Aquello en lo que una cosa vive es su vehículo. Por eso, los puruṣas en evolución deben entenderse como viviendo en el cuerpo de las acciones. Mérito o virtud y pecado o demérito son los vehículos de las acciones. Todo el śukla karma, sea mental o externo, se denomina mérito o virtud y produce felicidad; todo el kṛṣṇa karma, sea mental o externo, se denomina demérito, pecado o vicio y conduce al dolor. 4) El karma denominado aśuklākṛṣṇa (ni blanco ni negro) es propio de quienes han renunciado a todo, cuyas aflicciones se han destruido y cuyo cuerpo actual es el último que poseerán. Quienes han renunciado a las acciones, los karma-saṃnyāsis, no ejecutan acciones que dependen de medios externos. No poseen el vehículo negro de las acciones porque no hacen tales acciones. Tampoco poseen el vehículo blanco de las acciones porque dedican a īśvara los frutos de todos los vehículos de la acción, mediante la práctica del yoga (Dasgupta, Surendranath “Yoga as Philosophy and Religion”, pag. 102-103).

—El término karma denota aquí las consecuencias morales de las propias acciones o deseos en términos de activadores subliminales meritorios o no meritorios. El karma se divide tradicionalmente en cuatro categorías: negro (como el de los malvados), blanquinegro (como el de los hombres corrientes cuyos actos son parcialmente meritorios y parcialmente no meritorios), blanco (como el de los hombres piadosos) y, ni blanco ni negro (como el del adepto al yoga) (Feuerstein, Georg “The Yoga-Sūtra of Patañjali”).

Karma - las acciones crean frutos. Estos frutos pueden ser negros, blancos, grises o pueden no tener color. Cada acción y pensamiento crean un efecto en el universo que regresa en el futuro al actor de la acción. Los frutos negros tienen efectos negativos; los frutos blancos tienen efectos positivos; sin embargo, la mayoría de los frutos es gris y tiene un efecto bastante indefinible; los que no tienen ningún color son el resultado de acciones al nivel más alto, libres de interés personal (von Romberg, Margo “http://www.athayog.me.uk/sutra_ch4phn.html“).

 

tatra kṛṣṇā durātmanām | śukla-kṛṣṇā bahiḥ-sādhana-sādhyā,

De éstos (cuatro) (i) el efecto negro (kṛṣṇā) es el de las personas malvadas (durātman); (ii) el gris (śuklakṛṣṇā) es producto de aquellas acciones que se llevan a cabo mediante medios externos.

 

tatra para-pīḍānugraha-dvāreṇaiva karmāśaya-pracayaḥ | śuklā tapaḥ-svādhyāya-dhyānavatām |

El almacenamiento en el depósito de acciones (karmāśaya) de éste (tipo de consecuencias) se lleva a cabo (ocasionando) daño (pīḍā) o beneficio a otros. (iii) El efecto blanco (śuklā) de las acciones es el de aquellos que efectúan ascetismo (tapas), autoinvestigación (svādhyāya) y meditación (dhyāna).

 

hi kevale manasyāyattatvād bahiḥ-sādhanādhīnā na parān pīḍayitvā bhavati |

Puesto que éste (tipo de efectos) solo depende de la mente sensible (manas), no está relacionado con medios externos y no ocasiona daño a otros.

 

aśuklākṛṣṇā saṃnyāsināṃ kṣīṇa-kleśānāṃ carama-dehānām iti | tatrāśuklaṃ yogina eva phala-saṃnyāsād akṛṣṇaṃ cānupādānāt | itareṣāṃ tu bhūtānāṃ pūrvam eva trividham iti ||7||

(iv) Los efectos de las acciones (karma) que no son ni blancos ni negros (aśuklākṛṣṇā), son propios del renunciante (saṃnyāsin), cuyas impurezas (kleśa) se han eliminado y experimenta su última encarnación. De estos (cuatro tipos) el que (pertenece) al yogui no es blanco, debido a que renuncia al fruto de sus acciones; tampoco es negro porque no desea nada (anupādāna) (de tales acciones). Sin embargo, el triple efecto (karma) explicado al principio corresponde a todos los demás seres.

—Y estas personas actúan sin motivación alguna, mientras que otras personas, igualmente dotadas de facultades excepcionales, actúan con algún que otro móvil (Desikachar, TKV “Yoga-sūtra de Patañjali”).

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||4.7|| śubhaphaladaṅ karma yāgādi śuklam. aśubhaphaladaṅ brahmahatyādi kṛṣṇam. ubhayasaṅkīrṇaṅ śuklakṛṣṇam. tatra śuklakarma vicakṣaṇānāṅ dānatapaḥ svādhyāyādimatāṅ puruṣāṇām. kṛṣṇaṅ karma nārakiṇām. śuklakṛṣṇaṅ manuṣyāṇām. yōgināṅ tu sanyāsavatāṅ trividhakarmaviparītaṅ yatphalatyāgānusaṅdhānēnaivānuṣṭhānānna kiṅcitphalamārabhatē.

La acción (karman) que produce buenos frutos, como por ejemplo los sacrificios, es llamada clara (śukla). La que produce malos frutos, como por ejemplo, dar muerte a un brahmán, es llamada oscura (kṛṣṇa). La mezcla de ambas, es llamada blanquinegra (śuklakṛṣṇa). A este respecto, la acción clara es propia de las personas sabias (vicakṣaṇa), que se dedican a dar limosnas, a practicar el ascetismo (tapas) y a estudiar (los Vedas). La negra es propia de los habitantes de los infiernos (nāraka). La blanquinegra es propia de los hombres corrientes. Pero la de los yoguis, entregados a la vida de renunciación, se aparta de esta triple división. No produce ningún fruto, porque lo que emprenden lo hacen con la intención de renunciar al fruto de la acción.

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

Objeción: ¿por qué solo se elimina el depósito de acciones de los yoguis y no el de los demás?

Respuesta: porque el karma del yogui no es ni negro ni blanco, mientras que el de los otros puede ser de tres tipos. Este sūtra es una afirmación general abarcando lo perfecto y lo imperfecto.

Objeción: pero el sūtra anterior también fue una afirmación general.

Respuesta: no, pues tenía un propósito definido: ensalzar las perfecciones provenientes del samādhi; y tal ensalzamiento no es una afirmación general. Por contra, con las referencias establecidas entonces a las perfecciones (prasaṃkhyāna) adquiridas mediante la meditación, se hacía referencia a un campo específico; también se rechazaban las otras cuatro formas de perfección mental, en favor de la perfección surgida del samādhi.

Objeción: acciones como el rito del jyotiḥṣṭoma se aprenden a partir de las escrituras por lo que solo pueden ser blancas, nunca negras.

Respuesta: no es así pues se efectúan de una forma concreta, apareciendo otras consideraciones.

Objeción: se llevan a cabo con la idea de un resultado específico como la obtención del cielo, por lo cual solamente pueden conducir a algo positivo.

Respuesta: no, pues el mismo argumento podría aplicarse en el caso del rapto de la mujer de otro; ahí también se persigue algo que se considera bueno.

Objeción: pero tales acciones envuelven pecados como la crueldad, están prohibidas y se efectúan dominados por la pasión, por lo que no son la misma cosa.

Respuesta: se encuentra el mismo elemento en ambos ejemplos. El egoísmo está prohibido y lleva a una consecuencia indeseable. La vida conduce inevitablemente a algún tipo de crueldad; de tal forma, el sacrificio animal lleva a las dos consecuencias: deseada e indeseada. Lo importante a tener en cuenta es que las consecuencias indeseadas están relacionadas con el daño ocasionado a otros, y eso es algo prohibido. Es un hecho ineludible que si se destruye la vida (en sacrificios, etc.), no se puede aspirar a la alegría del cielo. Y si esto es así, jyotiḥṣṭoma y otros ritos similares que producen dolor, poseen una doble naturaleza.

Objeción: lo que se prohíbe no son los ritos en sí, sino la destrucción de la vida.

Respuesta: no, pues esto acontece cuando se llevan a cabo. Destruir la vida es parte de ellos. Ahora bien, si la consecuencia de la acción de destruir la vida se traslada a otra vida (como mérito) en otro cuerpo, nunca podría haber liberación, pues aunque uno se abstenga de acciones egoístas y prohibidas, resulta ineludible lo que se ha hecho en vidas anteriores.

Objeción: por eso se llevan a cabo los ritos diarios: para destruir el karma de las vidas anteriores.

Respuesta: no, pues no puede hacerse distinción alguna. No podría singularizarse nada respecto de aquellas acciones que han producido frutos indeseables o deseables. Dado que debe haber frutos imprevisibles (futuros), aunque se efectúen los ritos diarios no se obtendrá la liberación, pues hay que volver a nacer. Así, se acepta que incluso aquellas acciones que se efectúan solo para fines meritorios tienen doble consecuencia, pues las acciones con medios externos toman ambas formas: negativa y positiva. Se podría decir que hay acciones que iniciarían más de una vida, de tal forma que al final de cada vida sucesiva habría varios karmas activos que estarían por venir. Así también, dado que el karma de la vida presente perece haciéndola fructificar, es únicamente el fresco deseo kármico producido en la vida actual lo que conduce al cielo, y también el sufrimiento por vivir; en este caso, deviene igualmente como blanquinegro. Encontramos así tanto al sufrimiento concerniente al simple hecho de vivir, como la alegría conocida como cielo, y así la causa de la última se dice que es de doble naturaleza. Siendo esto así, actos prohibidos como el matar, representados por sacrificios de animales, como agniṣṭoma en los ritos kratu, deducimos que son de karma negro. El hecho de matar en los ritos kratu, aunque indeseable en su conjunto, asegura el objetivo.

Objeción: si algunos textos sagrados son considerados como preliminares y otros como secundarios, entonces los primarios no pueden considerarse autorizados. De forma arbitraria, algunos textos contradicen la auténtica naturaleza del rito sacrificial, de tal forma que excluyen los textos sobre sacrificios.

Respuesta: en realidad, el hecho de matar no produce una contradicción; sencillamente provoca un doble efecto, como en el hecho de comer que proporciona tanto placer como sustento corporal. También, el baño en un lugar sagrado se efectúa con un objetivo trascendental y (además) refresca. Así, el matar, aunque hay que admitir que proporciona resultados indeseables, no se aparta de la importante finalidad perseguida con el sacrificio kratu.

Objeción: aunque tengan que llevarse a cabo con medios externos, los ritos diarios (nitya) deben ser karma blanco si se efectúan por sí mismos y no están conectados con deseos.

Respuesta: hay un problema en ellos porque son indistinguibles de ritos similares efectuados con deseo. Con las acciones que se llevan a cabo en base al deseo se produce una deficiencia por la misma asociación con el deseo; de esta forma, tenemos el defecto de la ignorancia trascendental que da origen al deseo y a los otros (kleśas), y esto se aplica indiscriminadamente. Todos los ritos diarios tienen doble naturaleza. El que exista ignorancia en el rito diario se demuestra por el hecho de que siempre hay algo de lo cual arrepentirse. En cualquier caso, solo es un ignorante quien lleva a cabo las acciones: el conocedor no actúa en absoluto. Para el conocedor, el puruṣa, no se concibe ningún estado distinto de su auténtica naturaleza. El estado de su naturaleza existe aisladamente, como cesación de todas las operaciones; así, resulta apropiado decir que un conocedor no soporta ningún efecto. De esta manera, quien se vea obligado a viajar por tierra no llevará un bote, que es un medio para viajar por agua.

Objeción: en ese caso, no hay distinción entre los ritos diarios y los efectuados expresamente para conseguir algo deseado.

Respuesta: los ritos diarios no tienen defectos si se hacen con el objetivo de suprimir la acción para un resultado que se desea. Más aún, si cuando se llevan a cabo los ritos diarios, aparece la concentración en forma de visión correcta como la idea: “¿por qué estoy haciendo esto?”, o “¿cuál es la consecuencia de esto?”, o “¿cuáles son los defectos intrínsecos en la ejecución de estos ritos?”, entonces se logra distinguir los distintos ritos diarios. Pero como ambos son esencialmente blanquinegros, no hay distinción entre las acciones, puesto que se han llevado a cabo mediante medios externos, y, de alguna forma, producirán daño a otros.

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | IV.7 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación