Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | IV.8 | Siguiente

Actualizado: marzo, 2017

 

ततस्तद्विपाकानुगुणानामेवाभिव्यक्तिर्वासनानाम्॥८॥

tatastadvipākānuguṇānāmevābhivyaktirvāsanānām ||8||

En estos [tres tipos de consecuencias de las acciones], la manifestación de los impulsos potenciales se corresponde expresamente con la maduración [de sus acciones concretas]

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

De éstos (tres tipos de karma), la manifestación de los vāsanā-rasgos subliminales, se corresponde específicamente con su fruición

Georg Feuerstein

De aquí [se sigue] solo la manifestación de aquellos rasgos (vāsanās) [en las profundidades de la conciencia] que se corresponden con la fruición de su [karma particular]

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

De aquí, la manifestación de las pautas de costumbre se corresponde con la fruición de eso (karma)

P. V. Karambelkar

A partir de éstos (karmas, es decir, aquí karmasaṃskāras) se manifiestan solo (en forma de) tendencias (o deseos), los que son necesarios y adecuados para la fructificación de aquellos (karmas)

James Haughton Woods

Como resultado de esto se sigue la manifestación de aquellas impresiones subconscientes que se corresponden solo con la fruición de su [karma]

Emilio García Buendía

Por ello, la manifestación de las tendencias inconscientes (se produce) solamente acorde al resultado de cada (clase) de aquellas

Oscar Pujol

Por lo tanto, la manifestación de las impresiones latentes se produce en plena correspondencia con la fructificación [del karma]

 

Vocabulario

tataḥ tat-vipāka-anuguṇānām eva abhivyaktiḥ vāsanānām

tataḥ (en estos), abhivyaktiḥ (la manifestación) vāsanānām (de los impulsos potenciales) tat-vipāka-anuguṇānām eva (se corresponde expresamente con su maduración)

 

tad (tataḥ): (indecl) en consecuencia, de esta forma, de ahí, desde allí, desde entonces, por eso, por lo tanto, por consiguiente, así, como, igual que.

tad-: de él, de ellos, suyo.

vipāka-: maduración, fruición; 1) decadencia, deterioro, 2) efecto o resultado de las acciones.

anuguṇa (anuguṇānām): (f, gen, pl) de los correspondientes, de los que se corresponde, de los apropiados, de los afines.

eva: (indecl) 1) de esta forma, así, también; exactamente, verdaderamente, simplemente; 2) ni más ni menos que otro (enfatiza la palabra precedente); 3) solamente, precisamente.

abhivyakti (abhivyaktiḥ): (f, nom, sg) aparición, manifestación.

vāsanā (vāsanānām): (f, gen, pl) de los impulsos o deseos potenciales; 1) externamente sería: de las tendencias psicológicas para actuar de forma concreta ante una serie de estímulos, es decir, del comportamiento instintivo; 2) internamente sería: de una configuración o conjunto de condicionamientos inconscientes o impulsos psíquicos latentes (saṃskāras).

El vāsanā es como un interruptor, un botón. Pulsad sobre él y éste acarrea tal comportamiento. Observando un poco, podéis ver algunos vāsanās en acción en el conjunto del sistema, en la actitud de la persona, su empaque, su cara, su mirada, su manera de expresarse, etc. (Desikachar, TKV “Viniyoga nº 43”).

Vāsanā indica las impresiones residuales que se han transformado en tendencias, deseos, pulsiones. Las huellas físicas de las acciones (semillas) en el fondo de la conciencia, se acumulan (saṃskāras) y se transforman poco a poco en hábitos que hacen más fácil el brotar de la acción correspondiente en tendencias que alimentan la corriente psicomental, las vāsanās (Gardini, Walter “Yoga clásico”).

Vāsanās son latencias sepultadas en el subconsciente, de donde surgen los vṛttis. Las vāsanās alimentan sin descanso a la corriente psicomental, a la serie infinita de los cittavṛttis; y, en virtud de su modalidad específica (subliminal, germinal), los vāsanās constituyen un obstáculo enorme, pues son inalcanzables, difíciles de controlar y dominar. Por la misma razón que su estatuto ontológico es el de la “potencialidad”, su propio dinamismo obliga a los vāsanās a “actualizarse” en forma de actos de conciencia. Así, el yogui, aunque tenga una práctica prolongada y haya recorrido varias etapas de su itinerario ascético, corre peligro de ser vencido por la invasión de una poderosa corriente de “torbellinos” psicomentales precipitados por los vāsanās. Lo que caracteriza a la conciencia humana —y al cosmos en su totalidad— es el circuito ininterrumpido que se establece entre los diferentes niveles biomentales. Los actos del hombre, suscitados por los estados psicomentales (cittavṛttis), originan efectivamente a su vez otros cittavṛttis. Pero esos estados de conciencia son a su vez el resultado de la actualización de las latencias subliminales, de los vāsanās. Así, el circuito latencias-conciencia-actos-latencias, etc., (vāsanāsvṛttiskarmavāsanās) no ofrece solución de continuidad. (Eliade, Mircea “Yoga, inmortalidad y libertad”).

—Debido a que la materia sutil del órgano interno asume todas las formas que le presentan los sentidos, los objetos tienden a dar a la mente una forma o carácter y a dejar en ella una impresión o “memoria”, más o menos permanentes. No solo queda como vestigio la forma del objeto mismo, sino también los sentimientos y pensamientos asociados a ella, así como la voluntad y determinación de actuar que la forma ha provocado; y los vestigios más tarde pueden ser reanimados por el impacto de algo nuevo. De este modo se provocan recuerdos, surgen imágenes de la memoria y se funda la continuidad del deseo vital, el temor y las formas de conducta. Vāsanās son las impregnaciones producidas en el cuerpo sutil por el karma anterior; tienden a causar saṃskāras, cicatrices permanentes que pasan de vida en vida (Zimmer, H. “Filosofías de la India”).

—Cada experiencia deja su huella en la mente profunda (buddhi), la cual a su vez influye en pensamientos y comportamiento. Estas “huellas” son los saṃskāras. Saṃskāras de similar clase se combinan y forman modelos definidos o “estelas” (vāsanās) en la mente profunda. Son fuerzas escondidas tras la vida consciente del hombre y forman el depósito latente de su destino (karmāśaya). A menos que sean completamente extirpadas mediante la práctica del asaṃprajñātasamādhi, el hombre continuará atrapado en el círculo de repetidos nacimientos y muertes (Feuerstein, George “Textbook of Yoga”).

Se puede decir que una actividad voluntaria concreta deja tras de sí una característica subliminal la cual, en conjunción con otras características subliminales similares, trae (a su debido tiempo) ciertas consecuencias para el individuo; también, que por medio de una actividad voluntaria concreta el individuo acumula mérito o demérito. Los activadores subliminales se combinan en características que forman el material del depósito de las acciones (karmāśaya). Estos se manifiestan de acuerdo a la calidad moral de la actividad voluntaria anterior (Feuerstein, Georg “The Yoga-Sūtra of Patañjali”).

Escondido detrás de los procesos mentales manifiestos, reside un vasto e inagotable depósito de estímulos, los denominados “activadores” o saṃskāras, que alimentan la maquinaria de la conciencia. Estos se organizan en configuraciones conocidas como vāsanās, “huellas” o “rasgos” subliminales, que se manifiestan parcialmente en la idiosincrasia del individuo. Este enorme almacén de factores tendenciales constituye el aspecto dinámico de la estructura profunda de la personalidad humana. Los saṃskāras se forman continuamente como resultado de la experiencia del individuo. En otras palabras, cada pensamiento, sentimiento e intención de actuar debe entenderse como una actualización de la tremenda tensión inherente en el depósito subliminal. Por otro lado, la actividad mental rellena a su vez dicho depósito subliminal —perpetuando así el círculo vicioso de la existencia fenomenal (saṃsāra). El depósito de activadores subliminales se concibe como pre-individual. Esto quiere decir que aunque la experiencia mundana (bhoga) refuerza de alguna manera el entramado de saṃskāras, no los origina. El individuo recién nacido no es en modo alguno una tabula rasa. Más bien, su nacimiento es producto del tirón irresistible de las huellas subliminales (Feuerstein, Georg “The Philosophy of Classical Yoga”).

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

tata iti trividhāt karmaṇaḥ | tad-vipākānuguṇānām eveti | yaj jātīyasya karmaṇo yo vipākas tasyānuguṇā vāsanāḥ karma-vipākam anuśerate, tāsām evābhivyaktiḥ |

“En estos” se refiere a que hay tres tipos de acciones (karma blanco, negro y gris); “se corresponde con su maduración (tadvipākānuguṇa)” se refiere a que los impulsos potenciales se corresponden con la maduración de las acciones relacionadas con ellos. Su manifestación depende exclusivamente de ellas.

 

na hi daivaṃ karma vipacyamānaṃ nāraka-tiryaṅ-manuṣya-vāsanābhivyakti-nimittaṃ bhavati | kintu daivānuguṇā evāsya vāsanā vyajyate | nāraka-tiryaṅ-manuṣyeṣu caivaṃ samānaś carcaḥ ||8||

Cuando madura el karma celestial, no hay posibilidad de que se manifiesten otros impulsos potenciales correspondientes a existencias demoníacas, animales o humanas, y solamente lo que está en consonancia con la vida celestial es lo que puede manifestarse. El argumento es el mismo con los otros tipos de karma: demoníaco, animal o humano.

—La razón por la cual existen tales diferencias es porque la tendencia de la mente a actuar basándose en los cinco obstáculos, como la comprensión defectuosa, no ha sido eliminada. Estos obstáculos reaparecerán en el futuro y producirán sus desagradables consecuencias. Solo las prácticas descritas anteriormente para reducir e inactivar los cinco obstáculos, pueden garantizar el fin de estas tendencias. La herencia genética, el empleo de plantas y otros métodos no pueden ser tan eficaces (Desikachar, TKV “Yoga-sūtra de Patañjali”).

La creación de los vāsanās se halla estrechamente unida a la maduración (vipāka) de la actividad humana. Mediante vipāka o fructificación no se indica el surgimiento de una acción en el plano empírico, sino su “consecuencia moral”, expresada en términos de producción de la correspondiente configuración de vāsanās. Estos vāsanās, a su vez, actúan como fuerzas impulsoras para la creación de un nuevo organismo individual tras la muerte del actual sujeto. Pueden considerarse como constelaciones más allá del espacio-tiempo “localizadas” en la estructura profunda del microcosmos (Feuerstein, Georg “The Philosophy of Classical Yoga”).

—Este aforismo afirma simplemente que la manifestación de las impresiones latentes se corresponde con la fructificación del karma. Así, si la fructificación del karma proporciona un nacimiento divino, se activarán las impresiones latentes que proporcionarán un cuerpo y una mente divinos, y no las impresiones latentes que corresponden a un cuerpo humano o animal. Hay, pues, una correspondencia entre la fructificación kármica y la activación de las diferentes impresiones latentes  (Pujol, Oscar “Yogasūtra”, pag 347).

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||4.8|| iha hi dvividhāḥ karmavāsanāḥ smṛtimātraphalā jātyāyurbhōgaphalāśca. tatra jātyāyurbhōgaphalā ēkānēkajanmabhavā ityanēna pūrvamēva kṛtanirṇayāḥ. yāstu smṛtimātraphalāstāsu tataḥ karmaṇō yēna karmaṇā yādṛkśarīramārabdhaṅ dēvamanuṣyatiryagādibhēdēna tasya vipākasya anuguṇā anurūpā vāsanāstāsāmēva tasmādabhivyaktiḥ vāsanānāṅ bhavati. ayamarthaḥ -- yēna karmaṇā pūrvaṅ dēvatādiśarīramārabdhaṅ jātyantaraśatavyavadhānēna punastathāvidhasyaiva śarīrasya||rambhē tadanurūpā ēva smṛtiphalā vāsanāḥ prakaṭī bhavanti. lōkōttarēṣvēvārthēṣu tasya smṛtyādayō jāyantē. itarāstu satyō.pi avyaktasaṅjñāstiṣṭhanti na tasyāṅ daśāyāṅ nārakādiśarīrōdbhavā vāsanā vyaktimāyānti.

En este mundo (iha), las impresiones residuales (vāsanā) provenientes de las acciones (karman) son de dos clases: aquéllas que tienen por fruto solamente la memoria, y aquéllas que tienen por fruto la forma de la vida, su duración y su disfrute. En lo que respecta a aquéllas que tienen por fruto la forma de la vida, su duración y su disfrute, las cuales tienen su origen en una o varias vidas, éstas han sido ya explicadas anteriormente. Pero la manifestación de aquéllas que tienen por fruto solamente la memoria, procede de las acciones (karman). Estas impresiones residuales. son consecuencia o tienen la misma forma de maduración que aquella acción mediante la cual se ha obtenido tal o cual cuerpo, sea el de un dios, el de un hombre o el de un ser intermedio (tiryaga); por tal razón, únicamente, se produce la manifestación de estas impresiones residuales, El sentido es el siguiente. A consecuencia de aquella acción por medio de la cual se obtuvo anteriormente, por ejemplo, el cuerpo de una divinidad, se hacen manifiestas las impresiones residuales cuyo fruto es únicamente la memoria, en el momento en que se vuelve a obtener un cuerpo de tal naturaleza, incluso aunque se hayan interpuesto cientos de otras vidas. Y renacen los recuerdos, etc., incluso respecto de las cosas del otro mundo. Pero otras ideas, aunque existentes, permanecen sin manifestarse; en este estado no encuentran manifestación las impresiones residuales cuyo origen está en el cuerpo de los habitantes de los infiernos (nāraka).

 

Śaṅkara Bhagavatpāda — Yoga-Bhāṣya-Vivaraṇa (s. XIV)

Se ha ensalzado el aislamiento y ahora van a exponerse las causas que lo obstaculizan: impurezas (kleśas), karma y grupos de saṃskāras (vāsanās). El efecto de las impurezas, sus antagonistas, y su cesación, ya se han descrito en detalle. Los próximos sūtras se exponen, pues, con el objeto de explicar de forma similar y en detalle, las acciones, estados, antagonismos y cesación del karma y los grupos de saṃskāras, pues es únicamente con su cesación con lo que se logra el aislamiento trascendental. Los grupos de saṃskāras más remotos, habiéndose establecido como pertenecientes a una clase, tiempo o lugar diferente, no están en inmediata proximidad al karma que ahora madura. Son como los amigos y otras relaciones lejanas en relación con los más próximos, los cuales tienen mayor influencia. Por tanto, los que se encuentran muy distantes no tienen consecuencias inmediatas.

Objeción: en ese caso, se podría finalizar con la siguiente conclusión: suponiendo que haya karma depositado desde hace cientos de eones que deba fructificar en un nacimiento de gato, y que, al mismo tiempo, en el pasado más cercano haya karma que deba fructificar en un nacimiento divino, por oposición al grupo más cercano de saṃskāras divinos, la causa potencial que debería cristalizar en el nacimiento como gato no se actualizaría. Los grupos de saṃskāras del karma de gato, distantes cientos de eones, no se cumplirían a causa de su lejanía y el karma que habría ocasionado tal fruición no se actualizaría. La conclusión sería que el karma y los grupos de saṃskāras no serían significativos.

Respuesta: la respuesta a todo esto se da en el siguiente sūtra.

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | IV.8 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación