Yoga Sūtras

Primer capítulo: sobre la interiorización completa o Samādhi Pāda

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

 

Actualizado: febrero, 2017

 

¿Qué es el yoga? (I.1-I.4)

A continuación se expone la enseñanza para provocar el estado de yoga (I.1)

El yoga es el estado en que cesa la identificación con los procesos mentales (I.2)

Entonces, en el estado de yoga, se produce el establecimiento de “lo-que-observa” en sí mismo (I.3)

En cualquier otro caso, “lo-que-observa” se identifica con la actividad mental presente en ese instante (I.4)

 

Modificaciones de la mente (I.5-I.11)

Los procesos mentales son de cinco tipos y pueden estar conectados o no con las causas de aflicción (I.5)

Los procesos mentales son conocimiento válido, conocimiento erróneo, construcción mental, sueño profundo sin ensueños y recuerdo (I.6)

El conocimiento válido se adquiere por percepción directa, inferencia lógica y referencia a autoridades dignas de confianza (I.7)

El conocimiento erróneo es una comprensión defectuosa del objeto que no se corresponde con su apariencia (I.8)

La construcción lógica procede de un conocimiento verbal sin correspondencia objetiva (I.9)

El sueño sin ensueños es un proceso mental que se fundamenta en la idea de ausencia de otros procesos mentales (I.10)

El recuerdo es la “no-completa-desaparición” del objeto percibido (I.11)

 

Práctica y desapego (I.12-I.16)

Mediante la práctica de los métodos del yoga y el desapego, cesa la identificación con los procesos mentales (I.12)

La práctica es el esfuerzo hacia la estabilización emocional e intelectual en el estado de yoga (I.13)

Además, la práctica de los métodos del yoga se consolida solo cuando se lleva a cabo largo tiempo, sin interrupción y de forma correcta (I.14)

El desapego consiste en ser consciente del control de estar libre de deseo hacia todas las cosas, sean o no perceptibles (I.15)

Superior al desapego anterior es la completa indiferencia con respecto a los elementos fundamentales de la naturaleza, como consecuencia de la contemplación del “sí-mismo-esencial” (I.16)

 

Tipos de interiorización (I.17-I.18)

El conocimiento trascendente que se obtiene en el estado de yoga adopta la forma de asociaciones verbales o sutiles acerca del objeto de contemplación, de sensación de felicidad y de conciencia de existencia individual (I.17)

Otro estado de yoga con conocimiento trascendente pero sin objeto, esta precedido del esfuerzo por estabilizarse en la idea de detención de las operaciones mentales de asociación verbal y sutil, así como de las sensaciones de felicidad y de conciencia de existencia individual, y conserva un residuo de impresiones latentes (I.18)

 

Esfuerzos y compromiso (I.19-I.22)

El estado de yoga sin objeto es la experiencia automática del propio estado o condición de los yoguis que al morir trascienden su cuerpo físico y se funden con la naturaleza (I.19)

En los demás yoguis, ese estado de yoga sin objeto está precedido por fe, energía, atención, interiorización con objeto y conocimiento trascendente (I.20)

El estado de yoga sin objeto está próximo para los que practican con mucha intensidad (I.21)

Incluso en éste caso hay diferencias en el acercamiento de los yoguis al estado de yoga sin objeto, puesto que la intensidad de la práctica puede ser débil, moderada o extrema (I.22)

 

Vía directa mediante “om” (I.23-I.29)

El estado de yoga sin objeto también está próximo, para quien orienta todas sus acciones hacia el conocimiento del ser supremo (I.23)

El ser supremo es un aspecto del si-mismo-esencial no afectado por las acumulaciones que resultan de las acciones procedentes de las causas de aflicción (I.24)

En el ser supremo la potencialidad de omnisciencia es insuperable (I.25)

El ser supremo es maestro espiritual incluso de los primeros maestros, puesto que no está limitado por el tiempo (I.26)

La expresión del ser supremo es la sílaba sagrada om (I.27)

Debe practicarse la repetición de “om” junto con la evocación de su significado (I.28)

En consecuencia, mediante la repetición de “om”, se logra la interiorización de la conciencia y la desaparición de los obstáculos (I.29)

 

Obstáculos y soluciones (I.30-I.34)

Enfermedad, apatía, indecisión, falta de entusiasmo, pereza, deseo obsesivo, confusión, incapacidad para alcanzar un cierto nivel de evolución e incapacidad para mantenerlo son los obstáculos que perturban la mente (I.30)

Las perturbaciones mentales ocasionadas por los obstáculos se acompañan de sufrimiento, depresión mental, inquietud corporal y respiración corta e irregular (I.31)

A fin de neutralizar estos acompañantes de los obstáculos, hay que esforzarse por lograr la estabilidad en una sola entidad (I.32)

Se alcanza estabilidad emocional cultivando sentimientos de amistad, compasión, alegría y ecuanimidad ante situaciones de felicidad, desgracia, mérito y demérito, respectivamente (I.33)

De forma opcional, se alcanza estabilidad emocional por medio de la expulsión y retención del aliento (I.34)

 

Estabilización mental (I.35-I.39)

O bien, la mente se mantiene estable en cuanto se produce un proceso mental continuado en el ámbito sensorial (I.35)

O bien, la mente se estabiliza en cuanto se produce un proceso mental continuado sin objeto, luminoso y exento de dolor (I.36)

También se estabiliza la mente cuando su objeto de concentración no causa atracción ni rechazo (I.37)

De forma alternativa, la mente se estabiliza cuando su objeto de concentración es el conocimiento intuitivo que surge a partir del sueño, tanto con ensoñaciones como sin ellas (I.38)

En general, la mente se estabiliza con la meditación en lo que es agradable (I.39)

 

Dominio e interiorización mental (I.40-I.47)

Cuando se estabiliza la mente, el dominio de la meditación se extiende desde el objeto más ínfimo hasta la grandeza más extrema (I.40)

La fusión mental es el establecimiento de la mente, cuya actividad ha cesado, en el conocedor, el proceso de conocimiento o el objeto conocido y, como consecuencia de ello, su coloración como si fuese una joya transparente (I.41)

Ahora, en la fusión mental con asociaciones verbales, se mezclan las construcciones mentales del sonido con que se representa el objeto, de su significado y de la comprensión que produce (I.42)

La fusión mental sin asociaciones verbales se presenta tras la purificación total del subconsciente, es decir, como despojado de su propia naturaleza, reflejando exclusivamente la cosa en sí (I.43)

Con los dos aforismos anteriores, se explica la fusión mental con asociaciones y sin ellas, respecto a un objeto sutil (I.44)

El grado de sutileza del objeto finaliza en lo indeterminado (I.45)

En realidad, (todas) estas fusiones mentales son interiorizaciones completas con semilla (I.46)

La claridad del ser interior aparece en la transparencia de la identificación completa sin asociaciones sutiles (I.47)

 

Transcendencia (I.48-I.51)

Ahí, en la transparencia de la identificación completa sin asociaciones sutiles, el conocimiento intuitivo lleva consigo la verdad (I.48)

El ámbito de éste conocimiento intuitivo es diferente al del proporcionado por la tradición y la inferencia debido a que ahora su objeto es la cosa en sí (I.49)

La impresión latente producida por el conocimiento intuitivo inhibe otras impresiones latentes (I.50)

Con la cesación incluso de ésta última impresión latente, se obtiene la completa cesación de identificación mental y surge la interiorización completa sin semilla (I.51)

 

Samādhi Pāda | Sadhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

© Yogadarshana – Yoga y Meditación