Yogadarshana

Yogaterapia: lumbalgia

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Enlaces | Contactos | Derechos de autor | Acerca del autor | Bibliografia

Yamas y Niyamas | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Samādhi

Nombres | Sesión | Galeria | Lumbalgia

 

Notas

1.- La sesión se ha diseñado con objeto de combatir los dolores de espalda, especialmente los localizados en la zona lumbar debidos a una contractura muscular. Por tanto, se excluyen los ocasionados por ciática, hernia, artritis reumatoide u otras causas, los cuales, aunque puedan beneficiarse en parte de esta serie, necesitan una especialización mayor, adaptada a cada paciente.

 

2.- Las personas que sigan esta serie deben ser practicantes de yoga con cierta experiencia, que deseen recuperar rápidamente y de forma segura su nivel de flexibilidad y bienestar. Es probable que algunas de las posturas recomendadas no puedan efectuarse. Por esta razón y por la propia evolución de la dolencia se proporcionan distintas alternativas y grados de dificultad en el detalle de cada postura.

 

3.- No solo son importantes las distintas posiciones, sino también los movimientos que hay que efectuar para adoptarlas, para deshacerlas y para pasar de una a otra. Por ello, es fundamental mantener la atención constantemente y “sentir” en todo momento la zona afectada.

 

                            

Relax I | Gato | Niño | Puente I | Vientos | Silla | Luna | Vela | Puente II | Esfinge | Rayo I | Rayo II | Paloma | León | Saltamontes | Arco | Perro | Pinza | Pinza en torsion | Pinza atada | Loto atado | Yogamudra | Arado | Torsión tendida | Postura secreta | Inversión | Vientre | Relax II

 

Fases en la evolución de la lumbalgia

Primera fase: INMOVILIDAD

Puede durar de tres a cuatro días y, generalmente, esta precedida de algunos síntomas dolorosos.

Se caracteriza por fuerte contractura que provoca dolor intenso e imposibilidad para moverse, especialmente para flexionar el tronco hacia delante, pero también para girarlo o para levantar las piernas y coger pesos.

En esta fase se puede acudir al médico, el cual puede recetar antiinflamatorios, analgésicos y relajantes. Opcionalmente, se recomienda acudir al médico naturista, el cual puede recetar masajes con aceites esenciales, aplicaciones tópicas calientes, tisanas, etc. La fisioterapia es muy recomendable.

Una medida curativa al alcance de todos es la aplicación local de calor: ducha de agua caliente al levantarse por la mañana y antes de acostarse; durante el día, aplicación de calor seco mediante goma de agua caliente, faja eléctrica o, mejor aún, bolsa de trigo caliente.

El movimiento del cuerpo debe ralentizarse y reducirse al mínimo, permaneciendo muy consciente de cada músculo que se mueve para detectar inmediatamente signos de dolor y detenerse.

 

Segunda fase: INICIO DE LA RECUPERACION

Duración entre siete y diez días.

La contractura cede poco a poco y, al final de la fase, permite hacer vida “normal” (coger pesos, andar e incluso doblarse ligeramente hacia delante).

En este periodo la medicación, si ha habido alguna, se suprime; el calor seco, la fisioterapia y los remedios naturistas continúan, aunque desapareciendo su aplicación progresivamente, y se inicia la práctica de la sesión de yoga contra el lumbago, la cual nos permitirá evaluar el progreso de nuestra mejora.

 

Tercera fase: RECUPERACIÓN COMPLETA

Entre diez y treinta días (o más, dependiendo del grado de flexibilidad habitual del practicante).

La contractura solo se nota durante la práctica de algunas posturas y, quizás, al despertar y levantarse por la mañana. El movimiento en la vida diaria es “normal”.

La práctica de la sesión contra el lumbago se mezcla y sustituye progresivamente con otras posturas, hasta que podemos retomar nuestra práctica de posturas habitual.

 

Esquema general de la sesión

La sesión que se detalla es la que hay que incorporar progresivamente durante la segunda fase, siendo competencia de cada uno adoptar más posturas y sustituir los ejercicios gradualmente durante la tercera fase.

No obstante, durante la tercera fase, se recomienda incluir poco a poco y al final de la sesión posturas de pie, variaciones de las posturas sobre la cabeza y sobre los hombros y posturas de torsión.

Las āsanas que se detallan son, por lo general, variaciones de las posturas clásicas.

Los nombres dados son solo indicativos para facilitar su memorización.

 

Nombres | Sesión | Galeria | Lumbalgia

Yamas y Niyamas | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Samādhi

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Enlaces | Contactos | Derechos de autor | Acerca del autor | Bibliografia

© Yogadarshana – Yoga y Meditacion