Yogadarshana

Prāṇāyāma: fisiología de la respiración

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Enlaces | Contactos | Derechos de autor | Acerca del autor | Bibliografia

Yamas y Niyamas | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Samādhi

Fisiologia | Fisiología sutil | Introducción | Respiración completa | Kumbhaka | Ritmos | Bandhas | Pranayamas menores

Ujjayi | Kapalabhati | Bhastrika | Suryabheda | Chandrabheda | Nadisodhana | Viloma | Anuloma | Pratiloma | Bhramari | Práctica progresiva

 

LOS PULMONES

Son los órganos responsables de incorporar oxígeno al flujo sanguíneo y eliminar del cuerpo el dióxido de carbono (CO2). Los pulmones se encuentran en el pecho situados a ambos lados del corazón. Ocupan la mayor parte del espacio pectoral, dentro de la caja torácica, y se dividen en secciones denominadas lóbulos (tres en el pulmón derecho y dos en el izquierdo). Cada lóbulo está formado de un tejido esponjoso y rosáceo que contiene diminutos tubos para el aire, denominados bronquios y bronquiolos. El aire fluye hacia dentro y hacia fuera de los pulmones a través de estos tubos.

 

Los pulmones están compuestos de millones de diminutos sacos aéreos, denominados alvéolos. Cuando una persona inspira, los alvéolos se llenan de aire fresco, cargado de oxígeno. El corazón bombea sangre que ha sido “utilizada” por el cuerpo hacia los pulmones. Al paso de esta sangre “utilizada” por los alvéolos, la sangre libera el CO2 y toma de éstos el oxígeno del aire.

 

 

La nueva sangre oxigenada se transporta entonces de regreso hacia el corazón, donde es bombeada a su vez hacia el resto del cuerpo. El aire en los alvéolos, que ahora es deficiente en oxígeno, es espirado junto con el CO2 intercambiado.

El movimiento del diafragma (un músculo que separa el pecho del abdomen) permite la expansión pulmonar. Cuando los pulmones se expanden, el aire se introduce en ellos desde el exterior. Cuando se contraen, el aire es forzado a salir. El aire inspirado es calentado, humedecido y limpiado en la nariz y la faringe antes de bajar por un sistema tubular hacia los pulmones. Este sistema tubular forma el árbol bronquial.

 

VIAS AÉREAS SUPERIORES

Son la parte vital del tracto respiratorio, compuesto por la nariz con los cornetes nasales, la boca, la faringe, la laringe y la parte superior de la tráquea.

 

 

Con las mucosas, los receptores nerviosos y olfativos, y los cornetes, la nariz se encuentra perfectamente diseñada para efectuar la función respiratoria inicial. Al inspirar por la nariz, el aire se modifica humedeciéndose y calentándose debido al movimiento de remolino que ocasiona su paso a través de los cornetes nasales. De la misma forma, el polvo y otras partículas se adhieren a las mucosas y el aire entra limpio hacia los pulmones.

Estos beneficios se pierden al respirar por la boca, la cual actúa como un sistema secundario que se activa naturalmente en casos de fuerte demanda de oxígeno.

 

CAPACIDADES PULMONARES

Clínicamente, la capacidad pulmonar se divide en ocho componentes funcionales, tal como se muestra en la tabla siguiente:

 

 

 

 

 

CPT

6000 ml

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CV

4800 ML

 

 

 

--------------------

 

 

 

 

VRI

3000 ml

 

-------------------

VV=600 ml

-------------------

 

VRE

1200 ml

 

 

 

 

CI

3600 ml

 

 

 

 

CRF

2400 ml

 

 

VR

1200 ml

 

 

CPT, Capacidad Pulmonar Total, es el máximo volumen de aire contenido en los pulmones tras una inspiración completa.

CV, Capacidad Vital, es el máximo volumen de aire que teóricamente puede exhalarse tras una inspiración completa

VR, Volumen Residual, es el volumen de aire que permanece siempre en los pulmones por debajo de la Capacidad Vital.

CRF, Capacidad Residual Funcional, es el volumen de aire que permanece en los pulmones, por encima del cual se activa la función respiratoria normal.

CI, Capacidad de Inspiración, es la máxima inspiración posible a partir de la CRF.

VV, Volumen Variable, es el volumen de aire respirado en cada inspiración, en condiciones normales y de relajación.

VRI, Volumen de Reserva de Inspiración, es el volumen de reserva disponible para aumentar el VV hasta la CI.

VRE, Volumen de Reserva de Espiración, es una considerable reserva de volumen que permanece en los pulmones después de una exhalación normal.

 

DIFERENCIAS ENTRE LA RESPIRACIÓN PROVOCADA POR EL DEPORTE Y EL PRĀṆĀYĀMA

La principal diferencia entre estas dos formas de respiración es que la primera es un proceso pasivo producido por la actividad física que genera la práctica deportiva y la segunda es un proceso activo y consciente.

 

La práctica deportiva se inicia con la actividad física. Dicha actividad ocasiona diversos cambios, como una mayor demanda de energía para el cuerpo y la necesidad de eliminar productos de desecho. Para compensar estas demandas, el cuerpo precisa una mayor captación de oxígeno. Esto significa mayor frecuencia de ventilación, la cual se efectúa de forma automática. Una persona que desarrolle actividad física intensa no controlará voluntariamente el Volumen Variable (VV) ni la frecuencia respiratoria.

Por otro lado, el aumento de respiración provocado por la actividad muscular ocasiona un aumento de la frecuencia cardíaca y del pulso que desemboca en estados de excitación y estrés, especialmente en actividades competitivas.

Otro aspecto de la respiración durante la actividad deportiva es que se trata solo de una actividad física sin ningún componente espiritual. Además, conlleva un deterioro de la actividad respiratoria con la edad, dado que la práctica deportiva suele disminuir a partir de los cuarenta o cincuenta años de vida.

 

Por el contrario, el prāṇāyāma  se practica en una atmósfera de relajación física y mental. La respiración se efectúa activamente sin necesidad de compensar demandas biofísicas, dado que no hay actividad física paralela. Se trata de una actividad respiratoria voluntaria y muy consciente, con profunda dimensión espiritual, que engloba distintos ritmos, modos y frecuencias.

En este proceso, la frecuencia respiratoria permanece baja (excepto en algunos tipos especiales de prāṇāyāma ), igual que la frecuencia cardíaca y el pulso, mientras que aumenta notablemente el Volumen Variable, gracias a la inspiración completa y a una mejor utilización de la capacidad respiratoria. La respiración ritmada produce, a su vez, un estado de calma y relajación del sistema nervioso.

La práctica del prāṇāyāma  es independiente de la edad del practicante para personas de salud normal, excepto en casos de enfermedad.

Finalmente, sus técnicas provocan movimientos amplios e intensos de los músculos respiratorios, lo cual ocasiona un aumento de la Capacidad Vital (CV).

 

Aspectos

Deporte

Prāṇāyāma

Modo de respirar

Pasivo

Activo

Demanda biofísica

Presente

Ausente

Frecuencia respiratoria

Elevada

Baja

Control respiratorio

Autónomo

Voluntario

Impacto sobre el sistema nervioso

Excitante

Relajante

Factor edad

Limitado

Casi ilimitado

Motivación

Física

Física y espiritual

 

Ujjayi | Kapalabhati | Bhastrika | Suryabheda | Chandrabheda | Nadisodhana | Viloma | Anuloma | Pratiloma | Bhramari | Práctica progresiva

Fisiologia | Fisiología sutil | Introducción | Respiración completa | Kumbhaka | Ritmos | Bandhas | Pranayamas menores

Yamas y Niyamas | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Samādhi

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Enlaces | Contactos | Derechos de autor | Acerca del autor | Bibliografia

Yamas y Niyamas | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Samādhi

© Yogadarshana – Yoga y Meditacion