Yogadarshana

Prāṇāyāma: sūryabheda

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Enlaces | Contactos | Derechos de autor | Acerca del autor | Bibliografia

Yamas y Niyamas | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Samādhi

Fisiologia | Fisiología sutil | Introducción | Respiración completa | Kumbhaka | Ritmos | Bandhas | Prāṇāyāmas menores

Ujjāyī | Kapālabhātī | Bhastrikā | Sūryabheda | Candrabheda | Nāḍiśodhana | Viloma | Anuloma | Pratiloma | Bhrāmarī | Práctica progresiva

 

Sūryabheda , la respiración solar, es una técnica de prāṇāyāma cuyo objetivo es “perforar” (bheda) el nāḍi solar (piṅgalā), es decir, hacerlo permeable a la circulación de prāṇa.

La respiración se efectúa inspirando siempre por la fosa nasal derecha y espirando por la izquierda con ayuda de prāṇamudrā.

En este ejercicio es fundamental la retención del aliento con los pulmones llenos y una profunda concentración.

Después de efectuar este prāṇāyāma, el practicante debe permanecer concentrado en el pecho, en la región del corazón; suṣumnā nāḍi es activado y las energías vitales ascienden desde el cakra del vientre hasta el cakra del corazón, donde se contempla al sol con un brillo intenso.

 

Según los textos clásicos, el aire inspirado por la fosa nasal derecha debe visualizarse y sentirse como cálido, de color rojo y cargado de prāṇa (por eso se denomina respiración solar). De forma similar, el aire espirado por la fosa nasal izquierda se contemplará de color azul, fresco y cargado de apāna (respiración lunar).

Mediante concentración mental y visualización, la corriente de prāṇa inhalada durante la inspiración se dirige a través de piṅgalā para golpear con fuerza el asiento de kuṇḍalinī en el cakra mūlādhāra. Durante la retención del aliento, se mantiene la concentración en el cakra raíz mientras se observa como se carga de energía fundamental (prāṇa). En la espiración la corriente de energía, ahora bajo la forma de apāna, asciende por iḍā y sale al exterior por la fosa nasal izquierda.

 

TEXTOS CLÁSICOS

El yogui ha de sentarse en una āsana adecuada, en un asiento confortable, e inspirar lentamente por piṅgalā (la fosa nasal derecha). A continuación debe practicar kumbhaka hasta que sienta el prāṇa penetrar en todo su cuerpo, desde la punta de los cabellos hasta las uñas de los dedos de los pies; entonces ha de espirar lentamente a través de iḍā (la fosa nasal izquierda). Esta excelente Sūryabheda na (kumbhaka) ha de practicarse una y otra vez, pues despeja el cerebro (lóbulo frontal y senos), combate los parásitos intestinales y cura los males causados por exceso de vata (Haṭha Yoga Pradīpikā, 2.48-50).

 

Inspirar con la máxima energía por piṅgalā; retener cuidadosamente con jālandharamudrā. Mantener kumbhaka hasta que brote transpiración en la raíz de los cabellos y en las uñas. Los vâyus son diez: prāṇa, apāna, samāna, udāna y vyāna; nāga, kūrma, kkara, devadatta y dhananjaya. El practicante debe levantar todos estos vāyus, inspirando por el sūryanāḍi, desde la raíz del ombligo; después debe expirar a través de iḍānāḍi de forma suave y sin interrupción. Inspirar nuevamente por el orificio nasal derecho, retener el aire en la forma indicada y espirar de nuevo, repitiendo todo el proceso una y otra vez. La inspiración siempre se efectúa a través de la fosa nasal derecha. Sūryabheda —kumbhaka destruye la decadencia y la muerte, despierta la kuṇḍalinīśakti y aumenta el fuego corporal (Gheraṇḍa Saṃhitā, 5.58-68).

 

Después de efectuar este prāṇāyāma, el practicante experimentado debe permanecer concentrado en el pecho, en la región del corazón; suṣumnā nāḍi es activado y las energías vitales ascienden desde el cakra del vientre hasta el cakra del corazón, donde se contempla al sol con un brillo intenso.

 

TÉCNICA I

— Espirar profundamente y prepararse para taponar las fosas nasales con prāṇamudrā.

— Taponar la fosa nasal izquierda (iḍā) y efectuar una inspiración completa a través de la fosa nasal derecha (piṅgalā), lo más profunda posible y con control de la cintura abdominal.

— Detener la respiración dos o tres segundos con los pulmones llenos de aire (antara kumbhaka) y las dos fosas nasales taponadas con prāṇa mudrā.

— Mantener tapada la fosa nasal derecha (piṅgalā) y espirar lenta y profundamente todo el aire de los pulmones por la fosa nasal izquierda (iḍā).

— Permanecer con la respiración suspendida, sin aire en los pulmones (bhaya kumbhaka), dos o tres segundos.

— Empezar de nuevo y repetir todo el proceso anterior varias veces más respirando siempre en el mismo orden.

— El ritmo de la respiración se debe ajustar a 1:0:2:0.

 

 

 

 

 

 


TÉCNICA II

— Espirar profundamente y prepararse para taponar las fosas nasales con prāṇamudrā.

— Taponar la fosa nasal izquierda (iḍā) y efectuar una inspiración completa a través de la fosa nasal derecha (piṅgalā), lo más profunda posible y con control de la cintura abdominal.

— Tragar saliva, adoptar los tres bandhas (jālandhara, uḍḍiyāna y mūla) y detener la respiración con los pulmones llenos de aire (antara kumbhaka) y las dos fosas nasales taponadas con prāṇamudrā durante el mayor tiempo posible, mientras resulte cómodo.

— Mantener tapada la fosa nasal derecha (piṅgalā), aflojar los bandhas y espirar lenta y profundamente todo el aire de los pulmones por la fosa nasal izquierda (iḍā).

— Permanecer con la respiración suspendida, sin aire en los pulmones (bhaya kumbhaka), dos o tres segundos.

— Empezar de nuevo y repetir todo el proceso anterior varias veces más respirando siempre en el mismo orden.

— El ritmo de la respiración se debe ajustar a 1:4:2:0.

 

 

 

 

 

 


TÉCNICA III

— Espirar profundamente y prepararse para taponar las fosas nasales con prāṇamudrā.

— Taponar la fosa nasal izquierda (iḍā) y efectuar una inspiración completa a través de la fosa nasal derecha (piṅgalā), lo más profunda posible y con control de la cintura abdominal.

— Tragar saliva, adoptar los tres bandhas (jālandhara, uḍḍiyāna y mūla) y detener la respiración con los pulmones llenos de aire (antara kumbhaka) y las dos fosas nasales taponadas con prāṇamudrā durante el mayor tiempo posible, mientras resulte cómodo.

— Mantener tapada la fosa nasal derecha (piṅgalā), aflojar los bandhas y espirar lenta y profundamente todo el aire de los pulmones por la fosa nasal izquierda (iḍā).

— Permanecer con la respiración suspendida, sin aire en los pulmones (bhaya kumbhaka) y adoptando los tres bandhas (jālandhara, uḍḍiyāna y mūla), mientras resulte cómodo.

— Empezar de nuevo y repetir todo el proceso anterior varias veces más respirando siempre en el mismo orden.

— El ritmo de la respiración se debe ajustar a 1:4:2:1.

 

 

 

 

 

 

 


Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Enlaces | Contactos | Derechos de autor | Acerca del autor | Bibliografia

Yamas y Niyamas | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Samādhi

Fisiologia | Fisiología sutil | Introducción | Respiración completa | Kumbhaka | Ritmos | Bandhas | Prāṇāyāmas menores

Ujjāyī | Kapālabhātī | Bhastrikā | Sūryabheda | Candrabheda | Nāḍiśodhana | Viloma | Anuloma | Pratiloma | Bhrāmarī | Práctica progresiva

© Yogadarshana – Yoga y Meditacion