Yogadarshana

Prāṇāyāma: ujjāyī

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Enlaces | Contactos | Derechos de autor | Acerca del autor | Bibliografia

Yamas y Niyamas | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Samādhi

Fisiologia | Fisiología sutil | Introducción | Respiración completa | Kumbhaka | Ritmos | Bandhas | Prāṇāyāmas menores

Ujjāyī | Kapālabhātī | Bhastrikā | Sūryabheda | Candrabheda | Nāḍiśodhana | Viloma | Anuloma | Pratiloma | Bhrāmarī | Práctica progresiva

 

En ujjāyī prāṇāyāma el sonido de la respiración procede de la parte superior de la garganta. La parte superior (concretamente, la glotis) debe contraerse ligeramente y el aire, que entra a través de las fosas nasales sin ruido alguno, cuando alcanza la laringe produce un ligeo sonido de “viento”. Este sonido no debe ser fuerte; solo debe ser moderadamente audible para el practicante. De esta manera, la fricción del aire así frenado engendra un sonido sordo y continuo, que no se produce ni por las cuerdas vocales ni por el roce del aire contra el velo del paladar como en el ronquido.

 

La diferencia entre respirar de forma sonora (ujjāyī prāṇāyāma) y respirar silenciosamente se halla en que al contraer la laringe se crea también una ligera contracción en los músculos intercostales. Esto hace que el aire que se inspira rozando las paredes internas del pecho, “empuje” dichas paredes para expandir el pecho.

Por otro lado, en la respiración silenciosa, en donde no hay sonido porque la respiración se lleva hacia el interior, el pecho se expande por si mismo antes de que el aire penetre, creando así un vacío que es llenado con el aire inspirado.

La trayectoria para ambas es la misma, iniciando la inspiración en el bajo abdomen y moviéndose hacia arriba a lo largo del eje espinal; la espiración es en sentido inverso, hacia el bajo abdomen.

 

TEXTOS CLÁSICOS

Con la boca cerrada, inspirar lentamente por ambas fosas nasales de tal forma que el aire produzca un ruido (sordo) al pasar por la garganta hacia los pulmones. Practicar kumbhaka como antes y espirar por iḍā (la fosa nasal izquierda); con esta técnica se eliminan los problemas de flema en la garganta y se incrementa la capacidad digestiva del cuerpo. También cura la hidropesía y los desórdenes en los nāḍis y en los dhātus; este kumbhaka se puede practicar en cualquier situación, tanto sentado como caminando (Haṭha Yoga Pradīpikā, 2.51-53).

 

Cerrar la boca, inspirar el aire del exterior por ambas fosas nasales y ,al mismo tiempo, elevar el aire interno desde el pecho y la garganta y mantener ambos en la boca. Efectuar un vigoroso kumbhaka, practicando jālandhara, y luego espirar el aire por la boca. Todo se logra mediante ujjāyī kumbhaka. Nunca se contraen enfermedades por flema, ni padecimientos nerviosos, indigestión, disentería, tuberculosis, tos, fiebre o inflamación del bazo. Quien practica ujjāyī anula la decadencia y la muerte (Gheraṇḍa Saṃhitā, 5.69-72).

 

TECNICA I: sin kumbhaka.

— Espirar profundamente y adoptar medio jālandharabandha.

— Prepararse para controlar el flujo del aire con prāṇamudrā.

— Efectuar una inspiración con la glotis parcialmente cerrada de forma que se sienta el paso del aire muy arriba y muy adentro, ligeramente frenado y produciendo un sonido característico, como un “saaa” o un “haaa” aspirado. No es preciso contabilizar el tiempo de la inspiración, pero debe ser lenta, uniforme y completa.

— Taponar la fosa nasal derecha y espirar por la izquierda efectuando el mismo cierre parcial de la glotis. Ahora el aire se frena igualmente produciendo el mismo sonido uniforme y regular que durante la inspiración. La espiración tampoco se contabiliza pero debe durar al menos el doble que la inspiración.

— Durante toda la duración del ejercicio hay que concentrarse en el paso del aire, especialmente en el punto donde se frena su flujo y en el ruido que se produce a nivel de la glotis.

— Esto constituye un ciclo. Continuar efectuando los ciclos correspondientes al programa de prácticas.

 

TECNICA II: con kumbhaka.

— La inspiración y la espiración son las mismas que en la técnica I.

— Al final de la inspiración se detiene la respiración (antarakumbhaka), cerrando completamente jālandharabandha y aplicando simultáneamente mūlabandha.

— Si es posible, aplicar también uḍḍiyānabandha en esta fase.

— Durante la retención con los pulmones llenos, las dos fosas nasales se taponan con prāṇa mudra.

— La retención debe durar lo más posible, dentro de las propias capacidades del practicante.

— Durante la espiración, se relaja parcialmente jālandharabandha, igual que durante la inspiración.

 

EFECTOS

— La técnica I, sin retención, es beneficiosa para los problemas de corazón.

— Activa la circulación venosa, debido al efecto de succión que ejerce la esponja pulmonar a consecuencia del aumento de la presión intrapulmonar.

— Provoca la interiorización mental al dirigir la atención al paso del aire por las fosas nasales y al ruido continuo.

 

Inicio-Home | Aṣṭāṅga Yoga | Yoga Sūtras | Escrituras | Artículos | Textos en pdf | Glosario

Enlaces | Contactos | Derechos de autor | Acerca del autor | Bibliografia

Yamas y Niyamas | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Samādhi

Fisiologia | Fisiología sutil | Introducción | Respiración completa | Kumbhaka | Ritmos | Bandhas | Prāṇāyāmas menores

Ujjāyī | Kapālabhātī | Bhastrikā | Sūryabheda | Candrabheda | Nāḍiśodhana | Viloma | Anuloma | Pratiloma | Bhrāmarī | Práctica progresiva

© Yogadarshana – Yoga y Meditacion