Yogadarshana

Adhyātma Yoga: El yoga del ser interior

Inicio-Home | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Yoga Sūtras | DARŚANA

Sāṃkhya Kārikā | RAMAS DEL YOGA | Sādhus y Yoguis de la India | Upaniṣads | Presentaciones | Religiones comparadas

Abhāva | ADHYĀTMA | Agni | Anna | Aṣṭāṅga | Asparśa | Bhakti | Bhāva | Buddhi | Dhyāna | Ghaṭāsthā | Guru | Haṭha | Hiranyagarbha | Japa | Jñāna Dīpti | Jñāna | Kaivalya | Karma | Kaula | Kriyā | Kuṇḍalinī | Lambikā | Laya | Mahā | Mantra | Nāda | Nirodha | Nyāsa | Pañcadaśaṅga | Pāśupata | Prapatti | Pūrṇa | Rāja | Sahaja | Samādhi | Sāṃkhya | Saṃnyāsa | Saṃpuṭa | Saṃrambha | Saptāṅga | Ṣaḍaṅga | Śiva | Siddha | Sparśa | Tantra | Tāraka | Yantra

 

Adhyātman significa “relativo al si-mismo-esencial” (ātman), a la auténtica naturaleza del individuo.

El yoga de la propia naturaleza esencial o ser interior (adhyātma) es un concepto que aparece por primera vez en el Kaṭha Upaniṣad, hacia el año 1.000 A.C. Su objetivo es la Suprema Esencia, que reside escondida en la “cueva” del corazón.

 

Mediante la realización a través del Adhyātma Yoga, contemplando lo divino, que es difícil de ver, transciende el tiempo y se halla escondido en la cueva del ser (lo más recóndito, el corazón del hombre), el sabio transciende los estados emocionales negativos (harṣa) y el dolor (śoka) (Kaṭha-Up.1.2.12).

El ātman no se alcanza a través del estudio, ni por el intelecto o la sagrada enseñanza. Se alcanza por la elección de sus elegidos —porque él es escogido. A ellos, ātman revela su propia forma (Kata-Up.1.2.23).

 

En esta cita se considera que el si-mismo no es un objeto como los demás que podamos analizar o experimentar. Realmente, es el sujeto transcendental de todo. En consecuencia, no hay nada que pueda hacerse para lograr el “sí-mismo”. Por contra, la realización del si-mismo depende de la gracia. Como expresamente se cita, el “sí-mismo” se alcanza “por quien él escoge”. No obstante, también queda claro en el contexto que el aspirante espiritual puede hacer algo: debe prepararse necesariamente para el acontecimiento de la gracia divina.

El Kaṭha Upaniṣad entiende la práctica espiritual como una involución progresiva o un retornar de la conciencia. El texto distingue siete etapas o niveles que constituyen la Cadena del Ser:

Los sentidos (indriya).

Los objetos de los sentidos (viṣaya).

La mente inferior (manas).

La mente superior o facultad de la inteligencia (buddhi).

El gran “sí-mismo” (mahātātman), una especie de entidad colectiva compuesta de yoes individualizados.

Lo inmanifiesto (avyakta), que es la esencia de la Naturaleza (prakṛti).

El “sí-mismo-trascendental” (puruṣa), la auténtica naturaleza del ser humano.

Solo el “sí-mismo-trascendental” se halla más allá de las dimensiones manifestadas o inmanifestadas de la Naturaleza.

Precisamente, el puruṣa es el objetivo del trabajo psico-espiritual del yogui. Pero ese trabajo sagrado, o alquimia auto-transformadora, se inicia muy humildemente con el control de la tendencia a exteriorizar de la mente.

 

Se entiende como yoga la firme sujeción de los sentidos. Entonces, se logra la atención (apramatta) (Kaṭha-Up.2.3.11).

 

En otras palabras, el yoga es el estado de equilibrio o estabilidad interior que depende de la fijeza de la atención. Cuando se estabiliza la mente, se puede empezar a descubrir las maravillas del mundo interior, el vasto horizonte de la conciencia. Pero, en última instancia, tampoco conduce a la liberación esta contemplación del mundo interior. Se trata solamente de una condición previa para que surja el estado de gracia.

En la literatura Jainista, el texto Yoga Bindu de Haribhadra Sûri (750 D.C.) hace referencia al Adhyātma Yoga como el primero de los cinco grados del auténtico yoga y que consiste en el recuerdo o reflexión constante sobre la propia naturaleza esencial.

En nuestra época, el Adhyātma Yoga lo divulgó el santo Dāda de Aligarh y en 1.929 lo introdujo en el Reino Unido su discípulo Hari Prasād Shastri, fundador del Shanti Sadan en Londres.

Se ha dicho que este es el yoga característico de las Upaniṣads.

 

© Yogadarshana – Yoga y Meditación