Yogadarshana

Laya Yoga: El yoga de la disolución

Inicio-Home | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Yoga Sūtras | DARŚANA

Sāṃkhya Kārikā | RAMAS DEL YOGA | Sādhus y Yoguis de la India | Upaniṣads | Presentaciones | Religiones comparadas

Abhāva | Adhyātma | Agni | Anna | Aṣṭāṅga | Asparśa | Bhakti | Bhāva | Buddhi | Dhyāna | Ghaṭāsthā | Guru | Haṭha | Hiranyagarbha | Japa | Jñāna Dīpti | Jñāna | Kaivalya | Karma | Kaula | Kriyā | Kuṇḍalinī | Lambikā | LAYA | Mahā | Mantra | Nāda | Nirodha | Nyāsa | Pañcadaśaṅga | Pāśupata | Prapatti | Pūrṇa | Rāja | Sahaja | Samādhi | Sāṃkhya | Saṃnyāsa | Saṃpuṭa | Saṃrambha | Saptāṅga | Ṣaḍaṅga | Śiva | Siddha | Sparśa | Tantra | Tāraka | Yantra

 

El Laya Yoga es una variante del Kuṇḍalinī Yoga y su significado es el de yoga de la absorción meditativa o de la disolución de los elementos, previa a su disolución natural con la muerte.

La palabra laya deriva de la raíz , que significa “disolverse” o “desvanecerse”, pero también “adherirse” y “permanecer pegado”. Esta connotación dual es preservada en la palabra laya.

Se trata de una técnica tántrica de meditación que persigue la disolución de la mente condicional utilizando preferentemente técnicas como el control de la respiración y los variados mudrā del Haṭha Yoga.

En el Haṭha Yoga, el término laya se refiere a la inmersión o absorción de la atención en la Realidad por medio de la práctica del samādhi. Ocasionalmente, el término laya se emplea como sinónimo de samādhi.

En el Haṭha Yoga Pradīpikā (4.31-34) se dedica esta sección al Laya Yoga. También en éste texto se afirma:

 

El Primigenio Señor Śiva ha mostrado innumerables caminos que conducen a laya, pero parece que el mejor de todos ellos es la práctica de nādam (4.66)

 

En el Amaraugha Prabodha (27ss.), texto atribuido a Gorakṣa, se especifica que el Laya Yoga es adecuado para el practicante medio y consiste en la contemplación del néctar de la inmortalidad en el propio cuerpo. Esto incluye la visualización de Śiva bajo la brillante forma de su falo brillante (liṅgam) situado en el kāma-rūpa (el triángulo rojo dentro del mūlādhāracakra) en la base de la columna. El texto asegura que al cabo de seis meses se adquieren poderes paranormales (siddhi) y longevidad suficiente para trescientos años.

En el Śiva Saṃhitā se afirma:

 

A quien es moderado, que perdona, está ansioso por hacer el bien, habla dulcemente, tiene igual interés por todos los trabajos y no tiene dudas, es decir, al del tipo intermedio, el guru le imparte Laya Yoga (5.21-22)

 

Según el Yoga Bīja:

 

El estado de Laya Yoga es como la identidad (aikya) entre el “campo (kṣetra)” y el “conocedor del campo (kṣetrajñā)” (142).

Tras la realización de esta identidad, ¡oh Diosa!, la mente se disuelve. Cuando sobreviene el estado de Laya Yoga, la fuerza vital (pavana) se estabiliza. Debido a ese estado de absorción se logra la felicidad interior, el estado transcendental (143).

 

En el Laya Yoga, el Macrocosmos (el Universo) se entrelaza directamente con el microcosmos (el cuerpo humano). El laya yogui busca la disolución utilizando técnicas meditativas centradas exclusivamente en el si-mismo-transcendental. Se esfuerza en transcender todo rastro de experiencias sensoriales pasadas fundiendo el microcosmos, la mente, en el transcendental Ser-Conciencia-Felicidad. Persigue desmontar progresivamente el universo interior por medio de una intensa contemplación hasta que solo permanece la única Realidad Transcendental, el si-mismo-esencial.

Siempre se ha considerado este proceso espiritual como una reabsorción gradual de los últimos componentes de la evolución psico cosmológica en los primeros, es decir, la involución de los Muchos en el Uno a través de una progresiva simplificación de la psique o mente.

La Kata Upaniṣad (1.3.13) especifica que se debe controlar el habla con la mente, la mente con el conocimiento de la propia identidad (jñāna-ātman), el conocimiento de la propia identidad con el “grande” (mahāt), y el “grande” (es decir, la mente superior, o buddhi) con en el si-mismo-esencial.

Igualmente, la Praśna Upaniṣad (4.8), afirma que las distintas formas de existencia, tales como los elementos materiales y sutiles, los sentidos, la mente inferior y superior, el sentimiento de individualidad, la conciencia (citta) y la fuerza vital, deben contemplarse como residiendo en el “si-mismo-esencial”.

El Laya Yoga es un ataque frontal a la ilusión de la individualidad. Según Shyam Sundar Goswami, en su libro “Laya Yoga”,

 

El Laya Yoga es la forma de yoga en la que el estado de yoga, que es samādhi, se logra mediante laya. Laya es una profunda concentración que provoca paso a paso la disolución de los principios cósmicos en el aspecto espiritual de la suprema Conciencia-Energía. Es el proceso de absorción de los principios cósmicos en profunda concentración, liberándose así la conciencia de todo lo que no es espiritual y en lo que se encuentra la energía luminosa divina, denominada kuṇḍalinī.

 

El trabajo espiritual del laya yogui parece que ha sido mal interpretado incluso desde la edad media. Esto resulta evidente en el siguiente verso del Haṭha Yoga Pradīpikā:

 

La gente dice “laya, laya”, pero, ¿qué es realmente laya?: es el estado de olvido de los objetos de los sentidos, debido a que los saṃskāras dejan de actualizarse (4.34)

 

El “olvido de los objetos de los sentidos” no es un fallo de la memoria, sino la condición de “carencia objetiva”, o énstasis trans-conceptual, lo que se denomina en vedānta nirvikalpasamādhi, que puede asimilarse al asaṃprajñātasamādhi del Yoga Clásico. En el yoga se explica la memoria como una red de impresiones subliminales (vāsanās). Es algo así como la pervivencia del aroma en la nariz después de haber olido la fragancia de una flor, lo cual, aunque podamos considerarlo algo positivo, nos mantiene prisioneros en el mundo de lo impermanente. Puesto que estas fuerzas tan poderosas producen continuamente actividad mental, también se conocen como activadores subliminales (saṃskāras). En el énstasis más elevado, estas fuerzas subliminales son neutralizadas, preparando la mente para su propia disolución (es decir, transcendencia) en el estado de iluminación.

Los laya yoguis buscan trascender estos modelos kármicos en su propia mente hasta el punto en que se disuelve su cosmos interior. En esta tarea utilizan muchas prácticas y conceptos del Tantra Yoga y el Haṭha Yoga, especialmente el modelo de cuerpo sutil (sūkṣma-śarīra) con sus centros psico-energéticos (cakra) y canales sutiles (nāḍī).

Un concepto central en el Laya Yoga es el de kuṇḍalinīśakti, el poder serpentino que representa la fuerza vital universal manifestada en el cuerpo humano. El despertar y manipulación de esta tremenda fuerza también es un objetivo primero del haṭha yogui. Realmente, el Laya Yoga puede considerarse como una fase superior del Haṭha Yoga.

Hay cinco centros (cakra o "ruedas") a lo largo de la columna vertebral y uno entre las cejas, que se corresponden directamente con algún aspecto de la creación. Estos cakra se unen a través de un canal sutil a lo largo de la columna. La energía creativa primordial (kuṇḍalinī) reside inactiva en la base de la columna, en el cakra raíz. El laya yogui, a través de la meditación y las āsana, incitará a la energía kuṇḍalinī a viajar por el canal central, atravesando cada cakra hasta que alcance su punto final en la cima del cráneo.

A medida que la activada energía kuṇḍalinī asciende desde el centro psico-energético situado en la base de la columna hasta la cima del cráneo, absorbe una porción de energía vital de los miembros y el tronco. Esto se explica esotéricamente como la reabsorción de los cinco elementos materiales (bhūta) en sus complementos sutiles. La temperatura del cuerpo baja considerablemente en estas partes, mientras que se siente el cráneo ardiendo y con un gran calor al tacto. La fisiología de este proceso aún no se explica científicamente. Subjetivamente, sin embargo, los yoguis experimentan una progresiva disolución de su estado de existencia ordinario hasta que recuperan su siempre presente auto-identidad (ātman) que no conoce límites mentales ni corporales. Además, en el clímax de la disolución micro-cósmica, la respiración se detiene naturalmente o se vuelve imperceptible. Esto se conoce como “suspensión absoluta” (kevalakumbhaka). En este punto el yogui se habrá unido con la fuente de la creación.

Si el yogui invierte ahora el proceso, la energía kuṇḍalinī viajará por el canal de vuelta hacia abajo recargando cada centro energético con gran cantidad de prāṇa (energía de fuerza vital). El resultado es que el yogui tendrá más comprensión y control sobre todos los aspectos de la creación cada vez que lleve a cabo este proceso.

El proceso de absorción es común a todas las formas meditativas del yoga, pues consiste en una retirada progresiva  del mundo exterior y una creciente unificación del propio ambiente interno. Sin embargo, en Laya Yoga se presta una atención especial al aspecto psico-energético de todo el proceso.

 

© Yogadarshana – Yoga y Meditación