Yogadarshana

Sādhus y Yoguis de la India: Vaiṣṇavas, por Dolf Hartsuiker

Inicio-Home | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | Yoga Sūtras | DARŚANA

Sāṃkhya Kārikā | Ramas del Yoga | SĀDHUS Y YOGUIS DE LA INDIA | Upaniṣads | Presentaciones | Religiones comparadas

Introducción | Śaivas | VAIṢṆAVAS | Sādhvis | Austeridades Śaivas | Austeridades Vaiṣṇavas | Kumbhamela | Sādhus extranjeros

 

Vaiṣṇavas, los seguidores de Rāma

Hoy en día no suele adorarse a Viṣṇu como un dios por propio derecho. Son sus reencarnaciones las que se adoran, especialmente Rāma y Kṛṣṇa. Pero por lo que respecta a los sādhus vaiṣṇavas es principalmente Rāma quien les sirve de inspiración.

La epopeya del Rāmāyaṇa, con sus numerosas aventuras ejemplares de Rāma, es la primera fuente de inspiración para adoptar la exclusiva y concentrada actitud de devoción hacia Rāma que es el signo característico de los devotos de Rāma. Rāma desarrolla un importante papel en el Hinduismo contemporáneo. Habita en los corazones de la gente común. Gobierna las vidas de los sādhus que lo adoran. Para muchos sādhus, memorizar, analizar, y asimilar la enseñanza del Rāmāyaṇa es el objetivo al que dedican toda su vida, y algunos se convierten en exégetas profesionales, recitando e interpretando los textos en público.

http://www.adolphus.nl/sadhpix/3335.jpg

Rāma y Sita rodeados por los principales personajes del Rāmāyaṇa y los más importantes dioses del panteón hindú. Arrodillándose ante ellos se encuentra Hanumān, el fiel criado de Rāma, el mono-dios y general del ejército de los monos.

Se cree que simplemente el acto de escuchar las sagradas palabras del Rāmāyaṇa es en sí mismo liberador y puede conferir la gracia de Rāma. Y de una manera incluso más sencilla, la continua recitación del nombre de Rāma desde el corazón iluminará el alma. De hecho, en esta edad oscura, los devotos de Rāma lo consideran como la única forma de alcanzar el absoluto. Y si la iluminación no se alcanza en esta vida, puede alcanzarse en el momento de la muerte, es decir, siempre que se muera pensando en Rāma y con su nombre en los labios. Tal como se canta por los que acompañan los cortejos fúnebres: “Rāma nama satya hai”, “el nombre de Rāma es la Verdad”.

 

Los Rāmānandis

A principios del siglo XIV, Rāmānanda fundó una secta que tuvo numerosos seguidores: la Rāmānanda Sampradaya, conocida popularmente como los Rāmānandis.

Hoy en día, debido a su posición dominante, se considera como una organización separada, pero oficialmente sigue formando parte de la Sṛ Sampradaya, pues Rāmānanda comenzó su andadura ascética como miembro de esta secta. Permaneció siendo leal a la filosofía de su fundador Rāmānuja, pero eligió a Rāma y Sita como sus dioses personales, e hizo de su devoción la principal característica de las prácticas religiosas de la secta. Hablando en términos generales, casi todos los sādhus Vaiṣṇavas son Rāmānandis.

0779

La pintura facial elaborada de Bhagwan Das lo distingue como devoto de señor Rāma.

Hay algunas sectas Vaiṣṇava diferentes y pueden distinguirse por los símbolos pintados en la frente, pero dentro de una misma secta las marcas raramente son del todo idénticas. La mayoría de los sādhus las dan un toque personal. Y algunos hacen variaciones más extremas en el motivo fundamental.

http://www.adolphus.nl/sadhpix/1877.jpg

El resultado puede ser absolutamente impresionante, tal como muestra Hanumān Hari Das, pero no implica necesariamente un estatus más elevado. Ni tampoco, por sí mismo, refleja un mayor grado de espiritualidad.

 

Los Tyagis

Una subdivisión importante de los bairagis Rāmānandi (los que practican el “desapego”, el “no-apego") se conoce como los tyāgis (“renunciantes, ermitaños"). Esta rama también se conoce como tapasī śākhā, o “rama de los penitentes”, puesto que realizan tapas extremos. A menudo viven aparte de otros Rāmānandis en (o cerca de) khak-chowks, espacios abiertos reservados para los tyāgis (kākīs) cubiertos-de-ceniza.

Los mahātyāgis o “grandes renunciantes” son los más extremos. Viven sin abrigo y no usan ropa alguna excepto un taparrabos; muchos guardan silencio, hacen ayunos prolongados y practican haṭha-yoga. La mayoría de los tyāgis guardan un dhuni.

Externamente la diferencia entre tyāgis y nāgas es insignificante.

http://www.adolphus.nl/sadhpix/2328.jpg

Baldeo Das, el fundador del Mahātyāgi Kalsa, se muestra de pie delante de su pequeña ermita, formando con sus manos el tyāga mudrā. En ambos lados de la puerta cuelgan tiestos con plantas tulsi. Los malos espíritus nunca entran donde se colocan plantas tulsi; se consideran el punto de encuentro entre el cielo y la tierra. Sus aromáticas hojas –se trata de una especie de albahaca- se utilizan como ofrendas y con su madera se forman cuentas para los rosarios (malas) de los Vaiṣṇavas.

 

http://www.adolphus.nl/sadhpix/1,181.jpg

Igual que un mahātyāgi, o “gran renunciante”, Seva Das ha hecho voto de vivir siempre al aire libre.

En su “hogar” provisional, en el Kumbhamela de Allahabad, se expone completamente al calor del día y al frío de la noche.

 

Los Sakhis

http://www.adolphus.nl/sadhpix/1943.jpg

Un sakhi, que considera al Señor Rāma como su amante.

Los Vaiṣṇavas, es decir los sādhus que han elegido a Rāma o Kṛṣṇa como su deidad, se caracterizan por una extrema y sensible devoción, así como por una completa auto entrega a una de sus “encarnaciones terrenales” como el rey-dios Rāma o el pastor divino Kṛṣṇa. La deidad se considera como una “persona” con quien el devoto puede establecer una relación íntima, y que adopta generalmente una forma de relación similar a la de amo-esclavo. Algunos sādhus, sin embargo, se atreven a considerarlo como su amante, y puesto que la deidad es varón, se considera absolutamente lógico que tienen que adoptar la postura de “amante” femenina del Señor. Son denominados sakhis. Se imaginan manteniendo una relación de “amor” erótico con él. Algunos sakhis incluso llegan al extremo de fingir regularmente la cópula sexual con su señor -- excepto en los días en que ellos tienen su “período”.

Obviamente, las insinuaciones de su comportamiento sexual los hacen sospechosos a los ojos de otros ascetas, puesto que la norma es la represión de la sexualidad, no su exhibición. Incluso aunque esta exhibición se dirija hacia una deidad. Sin embargo, es una manera reconocida de expresar la devoción a una deidad -- y la devoción es una característica de todos los sādhus.

Estos sādhus travestis deben distinguirse de otro grupo de travestis, o más bien eunucos, que practican la prostitución y desagradables formas de mendicación. Los hijras, como se conocen, se castran totalmente para iniciarse en su casta. Se consideran como “ni hombre ni mujer”, pero se visten como mujeres y se comportan con exagerados amaneramientos femeninos. Como en casi todas las cosas indias, hay un significado religioso en su mutilación voluntaria y en su comportamiento subsecuente. Durante los festivales-Rāma los hijras pueden llegar a disfrazarse como sakhis para conseguir dinero.

Introducción | Śaivas | VAIṢṆAVAS | Sādhvis | Austeridades Śaivas | Austeridades Vaiṣṇavas | Kumbhamela | Sādhus extranjeros

© Yogadarshana – Yoga y Meditación